5 días sin cargar el móvil: así es la impresionante batería de sulfuro de litio

La investigación en baterías está más activa que nunca. Cada vez son más dispositivos los que dependen de ellas, y conseguir una mejora que se pueda aplicar en el día a día puede reportar millones e incluso miles de millones de euros a una empresa. Ahora, un grupo de investigadores ha dado uno de los mayores pasos a la hora de crear una batería de sulfuro de litio que dura hasta 5 días de uso.

Batería de sulfuro de litio: 5 días de uso del móvil

Actualmente, los mejores móviles ofrecen duraciones de batería de entre 4 y 8 horas de uso, mientras que en standby pueden durar uno o hasta varios días. El diseño de las baterías actuales ha ido variando ligeramente para llegar a triplicar la energía almacenada con respecto a mediados de los 90, además de haber mejorado su seguridad. Así, este nuevo diseño podría llegar a mejorar de manera espectacular el tiempo que podemos usar nuestros dispositivos.

baterias movil

La batería de sulfuro de litio (Li-S) ha sido desarrollada por investigadores de Australia, que afirman que la batería dura hasta 120 horas de uso, lo que implica que podríamos estar incluso más de una semana sin cargar el móvil. También mencionan que los coches eléctricos que la equipasen podrían tener autonomías de más de 1.000 kilómetros.

Los investigadores usaron los mismos materiales de una batería de litio estándar, pero reconfiguraron el diseño de los cátodos de sulfuro para poder soportar cargas superiores sin que hubiera una pérdida de rendimiento o capacidad. Gracias a ello, afirman que sus baterías ofrecen al menos cuatro veces más rendimiento que las actuales. A esto hay que sumarle que son más respetuosas con el medio ambiente.

Los primeros prototipos ya se han probado con éxito en Alemania

La batería utiliza una arquitectura reforzada cuyo diseño viene inspirado por un método que fue utilizado por primera vez para la creación de detergente en polvo en la década de 1970. El nuevo método busca crear enlaces entre partículas para repartir mejor la carga y ofrecer un nivel de estabilidad que no se había visto en ninguna batería hasta ahora. Al mejor rendimiento y estabilidad hay que sumarle que las baterías también son más baratas de fabricar, y usa materiales asequibles y abundantes.

Desde Europa y China ya se ha confirmado el interés en estas baterías. Los investigadores ya han registrado la correspondiente patente para el proceso de fabricación, y las celdas basadas en este diseño ya se han probado con éxito en Alemania. De momento van a seguir realizando más pruebas en Australia, donde han recibido 2,5 millones de dólares de financiación del gobierno y empresas internacionales para probar esta batería en coches y en almacenamientos de redes eléctricas.