¿Es el streaming ilegal un tipo de piratería menos grave que la descarga directa?

Con el paso de los años la piratería de contenidos a través de Internet ha ido evolucionando de manera paralela a como lo han hecho los métodos que han intentado acabar con la misma, por lo que se podría decir que se ha adaptado a los tiempos modernos con el fin de no desaparecer y seguir ofreciendo todo tipo de contenidos de manera ilícita a millones de usuarios.

Es por todo ello que, como muchos de vosotros probablemente ya habréis comprobado de primera mano, el streaming directo ha ido suplantando, poco a poco, a las descargas ilegales en los últimos años. Y es que hay que tener en cuenta que buena parte del movimiento pirata dio comienzo y se extendió gracias a las redes P2P de las que se han venido haciendo uso por medio de clientes como uTorrent o emule, aunque parece que este sistema ha pasado a un segundo plano.

Sin embargo y a pesar de hablar en ambos casos hablamos de piratería de contenidos a través de Internet, las leyes y por lo tanto las correspondientes sanciones, son mucho menos graves para aquellos que hacen uso del mencionado streaming, que para los que descargan contenidos en forma de películas, series o música de manera local. Por tanto, aquellos grupos, gobiernos y propietarios de los derechos que luchan para acabar con este movimiento, están en total desacuerdo con esta diferencia, más si tenemos en cuenta el constante crecimiento del streaming en tiempo real.

Sirva como ejemplo que para las leyes de los EE.UU., el streaming y la descarga pirata son dos delitos diferentes, al igual que sucede con los castigos derivados de ambas acciones. Es más, el streaming en estos momentos es considerado como un delito menor, mientras que la descarga se considera como un delito grave en Internet, lo que en estos momentos no está demasiado bien visto por aquellos que luchan contra todo ello.

El streaming pirata es menos sancionable que las descargas

Para la mayoría la diferencia entre ambos métodos es evidente, ya que por un lado al consumir contenidos en tiempo real no se almacenan los mismos en nuestros dispositivos de modo local, mientras que para la descarga y posterior reproducción de estos, el almacenamiento de ficheros supone un requisito indispensable.

Pero claro, para los titulares de los derechos y para la industria del entretenimiento en general, la piratería es la piratería, se lleve a cabo por el sistema que sea, por lo que esa diferencia no es algo comprensible. Y es que bajo su punto de vista el daño a la industria, ya sea del cine, la televisión o la música, es muy similar, por lo que ambos deberían ser considerados como delitos graves y ser sancionados bajo el mismo rasero.

De hecho y gracias a los dispositivos equipos equipados con el software Kodi y sus add-ons ilegales, el consumo en tiempo real de películas y series está creciendo de manera importante, por lo que considerarse como un delito menor en lugar de grave, se considera algo difícil de asimilar y que debería modificarse de inmediato.

¿Pensáis vosotros que el streaming es una piratería menos sancionable o grave que la descarga y almacenamiento de contenidos con derechos de autor?