Tesla Wall Connector: un wallbox con hasta 40 amperios y enchufe normal

Carlos González

Tesla acaba de presentar un nuevo wallbox, una estación de carga doméstica que, evidentemente, está diseñada para cargar sus coches eléctricos en casa. Esta vez no hace falta que esté conectado directamente al sistema eléctrico doméstico, sino que se conecta directamente a un enchufe convencional. Y a pesar de esto, tiene una velocidad notablemente superior, alcanzando un máximo de 40 amperios. El anterior Gen 2 Mobile Connector era capaz de suministrar 32 amperios como máximo.

Los coches eléctricos se pueden conectar de forma directa a un enchufe de pared de casa –o más bien, del garaje-. El problema en estos conectores para carga de coches eléctricos es que la velocidad de carga es notablemente inferior a la deseable; como alternativa, hay fabricantes que ofrecen sus wallbox. Un ‘adaptador’ de corriente que hace de intermediario, y que permite suministrar más energía al vehículo para reducir el tiempo de carga del mismo. Tesla es uno de estos fabricantes, y en Estados Unidos acaban de lanzar el Tesla Wall Connector. Solo tienes que conectarlo a un enchufe doméstico convencional para que suministre hasta 40 amperios.

Es algo más caro, pero la instalación se reduce a cero y puede ofrecer hasta 40 amperios a tu coche eléctrico

El Wall Connector de Tesla es algo más caro que el Gen2 Mobile Connector, y las soluciones sin enchufe normal; pero la clave está en que es capaz de alcanzar 40 amperios, como comentábamos anteriormente, y no se queda en los 32 amperios que podíamos alcanzar antes como máximo. Por otro lado, con este equipo se reduce por completo la necesidad de instalación. Cuenta con un cable de 7,3 metros de largo y únicamente hay que ‘colgarlo’ donde queramos, pero no es necesaria la instalación eléctrica específica.

Se va a vender únicamente en color plata y allí, en Estados Unidos, ya está disponible para poder comprar con un precio de 500 dólares. Con este tipo de equipamiento, la compañía presidida por Elon Musk no solo está liderando en el sector del coche eléctrico, sino que también está ofreciendo una infraestructura mucho más amplia que la de sus competidores tanto a nivel doméstico como en la red de carreteras a nivel mundial.