Una nueva ley permitirá a los partidos políticos enviarte al móvil propaganda electoral sin consentimiento

Los partidos políticos rara vez están de acuerdo en algo y cuando lo están es porque han negociado a base de bien sobre la materia en cuestión. Sin embargo, existen contadas excepciones como la que vamos a ver a continuación. En este caso, hablamos de la nueva Ley de Protección de datos que permitirá a los partidos políticos enviarte al móvil propaganda electoral sin consentimiento. Ningún partido se opone al texto de la nueva ley que ahora deberá pasar el trámite del senado.

Todos los grupos políticos están a favor de impulsar una nueva Ley de Protección de Datos que marcará un antes y un después en nuestro país. Concretamente, por permitir el envío de propaganda electoral sin consentimiento a cualquier ciudadano por cualquier medio de comunicación directa. Esto incluye mensajes de WhatsApp, correo electrónico o mensajes privados en redes sociales.

Para ello, “podrán utilizar datos personales obtenidos en páginas web y otras fuentes de acceso público”. El problema es que esto está tajantemente prohibido para empresas con fines comerciales, pero se permitirá en el caso de los partidos políticos. La nueva ley llega al senado para su aprobación definitiva.

Nueva Ley de Protección de datos: propaganda electoral sin consentimiento al móvil

En la nueva ley encontramos el siguiente artículo 58 bis:

Utilización de medios tecnológicos y datos personales en las actividades electorales.

  1. La recopilación de datos personales relativos a las opiniones políticas de las personas que lleven a cabo los partidos políticos en el marco de sus actividades electorales se encontrará amparada en el interés público únicamente cuando se ofrezcan garantías adecuadas.
  2. Los partidos políticos, coaliciones y agrupaciones electorales podrán utilizar datos personales obtenidos en páginas web y otras fuentes de acceso público para la realización de actividades políticas durante el periodo electoral.
  3. El envío de propaganda electoral por medios electrónicos o sistemas de mensajería y la contratación de propaganda electoral en redes sociales o medios equivalentes no tendrán la consideración de actividad o comunicación comercial.
  4. Las actividades divulgativas anteriormente referidas identificarán de modo destacado su naturaleza electoral.
  5. Se facilitará al destinatario un modo sencillo y gratuito de ejercicio del derecho de oposición.

Leyendo los 5 puntos anteriores podemos entender lo preocupante de la situación. Si bien evitará el gasto innecesario de papel para las elecciones generales (aunque dudamos que se elimine completamente), representa una vulneración bastante grave de la privacidad de los usuarios.

Geolocalización 1,2GB

Varios juristas españoles han puesto el grito en el cielo con las posibilidades que abre este cambio legislativo. Señalan que convertirá los datos personales en mercancía electoral y no han dudado en calificarlo como el Cambridge Analytica español.