18650, las pilas que dan vida a todos los coches eléctricos

18650, las pilas que dan vida a todos los coches eléctricos

Carlos González

Los coches eléctricos llevan varios años entre nosotros, en realidad, pero en los últimos meses han dado un importante salto. En España representan apenas un 5% de las ventas junto con los híbridos convencionales y enchufables, pero Ginebra 2018 ha venido cargada de nuevos modelos eléctricos. Es evidente que entre ahora el principio de la próxima década se producirá el ‘boom’ de los coches eléctricos. Y sobre ellos, 18650 es la cifra clave.

No hay que volverse loco con la base de los coches eléctricos porque su principio es realmente sencillo. La base de estos vehículos de propulsión alternativa es tan sencilla –y compleja, al mismo tiempo- como una pila 18650. Es una batería, relativamente parecida a las AA o AAA –entre otras- que tenemos en casa. Pero con un formato específico: 180 x 60 mm, de alto y diámetro. Y las hay con diferentes especificaciones técnicas tanto por su capacidad máxima de descarga como por su capacidad energética.

La pila 18650 es la base de (casi) todos los coches eléctricos: ¿cómo es esta ‘celda’?

En la batería de un Tesla Model S 100D, o P100D, o bien de los Model X en las mismas versiones, contamos con 100 kWh. Esta batería está compuesta de 16 módulos. Y estos módulos están compuestos por 516 celdas, cada uno de ellos, para un total de 8.256 celdas. Si cambiamos de modelo, o sencillamente de versión, nos encontraremos con baterías más pequeñas que, sencillamente, cuentan con menos módulos y celdas, pero que siguen una estructura y composición idéntica, o muy similar.

Estas ‘celdas’ son tan sencillas como pilas 18650. El principal fabricante a nivel mundial, en estos momentos, es Panasonic. Pero estas baterías, para uso en el sector automovilístico, o no, las fabrican también Samsung, Sony, LG y decenas de marcas chinas. Ahora bien, no todos los fabricantes tienen la misma capacidad de producción, y esto es lo que explica que algunas sirvan a fabricantes del sector del automóvil, o no. Eso, y las especificaciones técnicas de sus pilas 18650, así como la fiabilidad, durabilidad y estabilidad de las mismas.

Las pilas 18650 no tienen nada de ‘especial’, y no serán las que se usen en todos los coches eléctricos

Siguiendo un formato similar, y con una composición también muy parecida, están las pilas 20700, 21700 y otras tantas. Son más grandes y permiten conseguir unas especificaciones técnicas mejores. Con una mayor capacidad, y unas capacidades superiores también en cuanto a la capacidad máxima de descarga. En una pila 18650 hay limitaciones importantes en cuanto a capacidad y amperaje.

Si bien es cierto que hay pilas 18650 de hasta 6.000 mAh, la mayoría de ellas rondan los 2.600-3.000 mAh y con 25-30A, aproximadamente. En formato 21700, que corresponden a la nueva generación de baterías de Tesla –por ejemplo-, la capacidad supera los 3.500 mAh por celda y en torno a los 35A. Esto permite conseguir baterías –en el conjunto de estas celdas, en diferentes módulos- con una mayor capacidad para más autonomía. Ahora bien, la autonomía depende de muchos otros factores como la aerodinámica y el peso del vehículo, la eficiencia de su motor eléctrico y un larguísimo etcétera.