Tecnología obsoleta o como un simple fallo en un router puede dejar en tierra a miles de vuelos

Escrito por Claudio Valero
Redes
0

Estar a la última en tecnología no es fácil ni barato y muchas organizaciones ni se plantean realizar una inversión en este sentido “mientras funcione lo que tenemos”. El problema es que pasa el tiempo y se mezclan miles de sistemas, unos más obsoletos que otros que pueden fallar en cualquier momento y que costará mucho volver a poner en marcha. El caso de las aerolíneas no es diferente y hemos llegado a ver cómo un simple fallo en un router puede dejar en tierra a miles de vuelos.

“Si funciona, no lo toques”, esa es la máxima que suele imperar en los negocios debido a lo caro que resulta invertir (al menos de primeras) en nueva tecnología. Tenemos casos para todos los colores, pero quizá uno de los más sonados lo encontramos en este taller mecánico que se resiste a dejar de utilizar su viejo, pero funcional Commodore 64.

Un router puede dejar en tierra miles de vuelos

El problema es que, si se estropea ese obsoleto ordenador del taller de coches, los efectos no pasarían de contrariar al propio dueño y a algunos clientes. Sin embargo, esta forma de proceder no es única y se realiza a mucha mayor escala. Y claro, cuando pasa algo, quedan afectados miles de clientes, operaciones y mucho más.

avion

Uno de los casos más sonados es de las aerolíneas, grandes empresas que luchan contra el envejecimiento de la tecnología que les ha ayudado durante muchos años. Los sistemas que antes únicamente automatizaban tareas como la venta de billetes, ahora tienen que integrarse dentro de plataformas que se vinculan con los móviles o que ofrecen información a los pilotos antes de despegar.

Research Labs, una firma francesa especializada, ha estudiado el problema y ha señalado que los sistemas son enormes y están en diferentes plataformas y diferentes idiomas, teniendo que trabajar todos juntos. El manteniendo es tan complejo como caro y los fallos cada vez más frecuentes.

Desde la aerolínea United señalan que la creación de un nuevo sistema desde cero no proporcionaría los suficientes beneficios como para lanzarse a esta aventura. Ese es uno de los mayores problemas, no compensa. Sin embargo, los problemas técnicos se suceden todos los días. Sin ir más lejos, un simple router dejó en tierra 2.300 vuelos de Southwest Airlines el pasado verano.

Pero esto no es algo exclusivo de las aerolíneas. En banca y seguros tenemos al sistema Cobol como principal responsable de las transacciones, con un mantenimiento relativamente económico y en un entorno que no se plantea cambiar a otra cosa.

Fuente > wsj