Nintendo Switch: castigo en bolsa y razones para no confiar en la consola

Esta semana –y despues de varias de espera, con constantes filtraciones-, finalmente se ha presentado la Nintendo Switch. La nueva videoconsola ha venido a empujar tras una generación perdida por parte del fabricante que con Wii U no ha sido capaz de aguantar el tipo frente a PlayStation 4 y Xbox One. Tanto es así que sus rivales Sony y Microsoft han actualizado sus plataformas con sutiles cambios, y manteniendo el soporte, pero Nintendo ha tenido que saltar una generación en busca de los usuarios perdidos –que, sin embargo, sí mantiene en las portátiles-. Pero ¿lo ha conseguido? La primera respuesta del mercado, el bursátil, augura otro fracaso a Nintendo con un primer desplome de sus acciones.

A un horario impopular en nuestro país –las cinco de la madrugada- se presentaba Nintendo Switch con un evento de más de una hora en el que inicialmente se mostró lo mismo que ya conocíamos sobre la videoconsola: un híbrido ‘sobremesa’ – ‘portátil’ que mantiene este punto clave como diferenciación e innovación frente a sus rivales, que han apostado casi al unísono por la realidad virtual. A esto Nintendo no se suma, a pesar de que no sólo el sector del hardware específico de los videojuegos –y especializado en ello- lo ha hecho, sino también compañías dedicadas a los teléfonos inteligentes. ¿Mala idea? Sin tener aún una respuesta para esto, por lo ‘pronto’ que es, lo que sí es cierto es que Nintendo, otra vez, ha apostado por un camino paralelo.

nintendo desplome bolsa

Nintendo Switch ha provocado un desplome en Bolsa de la compañía ¿es esto lo que estábamos esperando?

Falta evolución, y es evidente. No falta innovación en tanto que el formato híbrido es novedoso e interesante, pero se mantiene con un hardware obsoleto y unas prestaciones que no están a la altura de los competidores más directos: las otras videoconsolas de sobremesa. Es un salto generacional que abandona el soporte para lo lanzado hasta la fecha y apuesta por un ‘todo nuevo’ que, en realidad, arrastra errores anteriores. Por ejemplo, que el conjunto de hardware más básico no se acerca, ni por asomo, a las prestaciones de PlayStation 4 y Xbox One. Pero muchísimo menos a PlayStation 4 Pro y Project Scorpio, aún no estrenada. Pero ¿qué importa esto, si Nintendo busca más la ‘jugabilidad’ sobre la calidad gráfica?

Importa porque de este conjunto de hardware forman parte también la pantalla o la batería. Apostar por un formato híbrido es innovador, sí, pero hacerlo con una pantalla de 1280 x 720 píxeles y poco más de 6 pulgadas de diagonal, o una batería que sólo ofrece 2,5 horas de autonomía, es lo que la Bolsa ha representado con un desplome de las acciones de la compañía: una decepción. Más aún si tenemos en cuenta que un hardware de años atrás, al más puro estilo Apple con el iPhone SE, se vende más caro que sus rivales, por 329 euros frente a los 299 de la competencia.

Nintendo switch 250

No parece suficiente a ningún nivel ¿conseguirá Nintendo convencer a los más pequeños de la casa?

Evidentemente, de la mano de una nueva generación de hardware viene también una nueva generación de software. Esto significa que, puntuales –o casi- a la cita, volveremos a tener a los habituales ‘Mario bla-bla’ y otros tantos títulos que van moviéndose de una a otra videoconsola sin apenas cambios, como por ejemplo ‘Mario Kart’. Estará presente en esta nueva videoconsola, cómo no, y uno de los lanzamientos estrella es Super Mario Odyssey, pero para él tendremos que esperar hasta finales de 2017, y esto es algo que tampoco ha gustado demasiado. Los inversores desconfían también del éxito en sus primeros días de lanzamiento al mercado por la falta de videojuegos ‘potentes’ más allá de ‘The Legend of Zelda’, que parece ser lo más sólido cuando se estrene. Y es importante porque la fecha escogida es pésima, pero está perfectamente estudiada para mejorar los resultados del trimestre.

Y hay un tema importante en todo esto: los ‘youtubers’. Sí, se han convertido en una pieza clave del puezzle del sector de los videojuegos, y tanto PlayStation 4 como el formato PC, principalmente, han conseguido enganchar a estos ‘influencers’ que son un escaparate para los más pequeños de la casa. Algo que también ha conseguido Nintendo 3DS, principalmente por Pokémon Sol y Luna, pero que de momento, Nintendo Switch no ha conseguido. Es más, los comentarios de los primeros ‘youtubers’, para desgracia de Nintendo, han sido negativos por la falta de títulos interesantes en su fecha de estreno a nivel mundial. Otro punto en contra, que habría servido de trampolín para la nueva videoconsola.

El lanzamiento se augura un fracaso, pero Nintendo está a tiempo de recuperar terreno sobre sus competidores

Con un precio de 329 euros, un catálogo que se antoja escaso en su estreno y una mala fecha de lanzamiento como es el mes de marzo, tras apenas unas horas desde su presentación oficial el lanzamiento se augura un fracaso para Nintendo sumado al fiasco de Wii U. Es cierto que esta vez el formato híbrido es un concepto más sólido para conseguir buenas ventas y que esta vez aunque vayan a tardar, llegarán juegos mejores que con Wii U. Por eso, con el apoyo de franquicias como Pokémon –y otros tantos derivados de ‘Mario blabla…’-, Nintendo podría recuperar algo de lo perdido más adelante. Sobre todo, cuando el catálogo sea más completoel de videojuegos-, y cuando baje el precio al menos por debajo de los 300 euros, y con packs con videojuego que la hagan algo más atractiva.

Pero durante meses hemos estado recibiendo filtraciones en torno a la que se conoció como Nintendo NX, y se ha creado una burbuja de ‘hype’ que, tristemente, Nintendo no ha satisfecho con la presentación de Nintendo Switch. El desplome de sus acciones en Bolsa es una de las demostraciones más evidentes y objetivas, pero todo lo que comentábamos anteriormente son otras tantas demostraciones, y el ‘sentir general’ es el de decepción, según se respira en las redes sociales. Pero sin haberse lanzado aún siquiera al mercado, es evidente que Nintendo está a tiempo de mejorar la situación, otra cosa será que lo haga… o no lo haga.