¿Qué diferencias hay entre el viejo BIOS y la nueva UEFI?

¿Qué diferencias hay entre el viejo BIOS y la nueva UEFI?

Alberto García

Hasta hace 6 años, la única forma de acceder en nuestro ordenador a una interfaz de hardware ajena al disco duro y al sistema operativo, era el uso del BIOS. Creado en 1975, BIOS significa Basic Input Output System (sistema básico de entrada y salida).

El BIOS es el encargado de gestionar el hardware del ordenador, y ser el gestor de arranque para seleccionar desde qué dispositivo debería arrancar el ordenador. Puede controlar también la frecuencia de la RAM, de la tarjeta gráfica, las revoluciones de los ventiladores, periféricos, etc. Está integrado en un chip en la placa base, y su firmware podía ser actualizado gracias al uso de una memoria flash integrada en ese chip. Sólo podía ser modificado por una actualización del fabricante, y su memoria era de solo lectura. Una vez que el BIOS comprueba que los componentes del ordenador funcionan correctamente, le pasa el control del ordenador al sistema operativo.

BIOS

En el año 2005, se hizo un acuerdo promovido por más de 140 compañías tecnológicas para renovar y reemplazar el BIOS por un nuevo sistema que fuera acorde al avance tecnológico y que solucionara las limitaciones que presenta BIOS. Este estándar recibió el nombre de UEFI, por sus siglas en inglés de Unified Extensible Firmware Interface, o Interfaz de firmware extensible en español.

uefi

El nuevo estándar UEFI se introdujo comercialmente en 2010. Las mejoras que aporta este sistema son:

  • Una interfaz completamente renovada y fácil de usar, que permite incluso usar ratón. Además, añade la posibilidad de incluir animaciones y sonidos. En BIOS sólo era posible utilizar teclado, y la interfaz quedaba relegada a un fondo azul con pocas opciones.
  • Una carga de sistema más rápida, unida a la velocidad de los SSD. Con esto, se puede encender un ordenador en 5 segundos, frente a los minutos y minutos que tardaban antiguamente los ordenadores con Windows XP y discos duros.
  • Compatibilidad con el sistema de archivos GPT, que permite usar discos duros de hasta 9.4 Zetabytes (cuando existan), es decir, 9.4 mil millones de terabytes. Además, permite que un disco duro esté dividido hasta en 128 particiones. MBR, el sistema usado previo a GPT, sólo soportaba hasta 4 particiones y un límite de capacidad disco duro de 2.2 TB.
  • Compatibilidad nativa y completa con procesadores de 64 bits.
  • Mayor seguridad y protección durante el proceso de inicio del ordenador, evitando así el uso de bootkits, que son virus que se ejecutaban antes de que Windows se iniciara.

Por supuesto, entre todas sus posibilidades sigue presente el menú boot, aunque para cambiar el orden de arranque de Windows 10 tendrás que hacerlo de una forma diferente.