Las cifras hablan: La tecnología de frenado automático reduce enormemente los accidentes

Motor

En medio de la sostenida polémica acerca de la seguridad de los coches autónomos, un nuevo estudio de seguridad vial confirma que las tecnologías de frenado inteligente que incorporan muchos vehículos han ayudado a reducir los accidentes drásticamente, con unas cifras sorprendentes. Las compañías del sector automovilístico se preparan para un gran cambio que tendrá lugar cuando los primeros vehículos totalmente autónomos circulen de forma legal por todo el mundo.

Los progresos en el sector del automóvil inteligente acaban confirmándose como un avance en materia de seguridad vial tal y como ha demostrado el último estudio elaborado por la organización Euro NCAP. Mediante esta investigación realizada en coches que circulaban a través de las carreteras  tanto de Europa, como de Australia, se ha cifrado en un 38% la reducción de accidentes en aquellos coches que montaban sistemas de frenado autónomo de emergencia (AEB).

Este sistema de frenos inteligente es capaz de detectar un obstáculo delante del vehículo para iniciar la secuencia de frenado con el objetivo de evitar la colisión. Obviamente este sistema es más eficaz a bajas velocidades, o sea en los atascos, donde la reducción de accidentes ha llegado a situarse en casi un 40% con respecto a los coches que no incorporan esta tecnología. El único problema que se deriva de esto es que los coches con AEB han sufrido más colisiones por impacto trasero, debido a que el tiempo de reacción del vehículo es superior al del conductor que viene detrás de nosotros.

AEB

Este sistema de frenado de emergencia se vale de sensores situados en la parte delantera del coche, así como de cámaras de vídeo o tecnología láser con el fin de detectar un objeto inmóvil en la trayectoria. Eso sí, el radio de acción está en aproximadamente 6 u 8 metros, con lo que como comentamos, sigue sin ser definitivo para sucesos imprevistos cuando circulamos a gran velocidad.

El sistema de adelantamiento automático de Tesla está bajo el foco

La tecnología AEB está comenzando a ser frecuenten en los nuevos modelos que buscan incorporar nuevos elementos para crear un vehículo más inteligente. En este sentido destaca Tesla, el fabricante de vehículos eléctricos, que ha mostrado ya la capacidad de los sensores de sus coches para circular de manera autónoma entre carriles. No obstante, se requerirá de la acción de una persona para indicar la maniobra de adelantamiento, con el fin de eximir de cualquier responsabilidad a la empresa por un posible accidente a la hora de cambiar de carril.

¿Pensáis que el uso de los sistemas de frenada automáticos benefician o entorpecen la circulación?

Quizá te interese…

Todos los coches nuevos tendrán que ofrecer llamadas automáticas a emergencias en 3 años

Uber, Google y la batalla del coche autónomo

Conexión WiFi en el coche con Car-WiFi 4G de Huawei y Orange

Escrito por David Valero

Fuente > Ars Technica