Telefónica deberá ofrecer la mitad de su oferta de canales de pago a sus rivales

La compra de Canal+ por parte de Telefónica estará sujeta a ciertas condiciones que deberán cumplirse para que se apruebe la operación. Según el borrador de resolución de la CNMC que se ha podido conocer, deberán cederse la mitad de la oferta de canales de pago Premium para que las operadoras alternativas puedan ofrecerlos.

Ignacio del Castillo informa en Expansión sobre las más que posibles condiciones impuestas a Telefónica para permitirle cerrar la compra de Canal+. El borrador de la resolución en manos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia establece como condición para aprobar la operación que se cede una parte de los canales de pago a los rivales, evidentemente a un precio regulado por este organismo.

Australia-MovistarTv

El porcentaje de canales que Telefónica deberá ceder a sus rivales para que vendan dentro de sus paquetes televisivos es del 50%. Además, estos no serán únicamente de Canal+, ya que la obligación se extenderá también a los canales propios de Movistar. El borrador hace referencia a los canales Premium, una categoría donde se incluyen los de contenido deportivo en directo y los de grandes productoras de Estados Unidos.

El fútbol, las motos, la fórmula 1 y los canales más importantes de series y películas formarían parte del paquete que tendría que revender Telefónica a los operadores alternativos. Sin embargo, estos no parecen muy de acuerdo con el porcentaje del 50% de los canales Premium, al considerarlo escaso. Creen que al menos debería ser el 75% de los canales los que se ofrecerían a los operadores alternativos.

apertura-movistar-fusion-tv

La publicación de la resolución está muy cerca y sólo entonces conoceremos el alcance real de las obligaciones de Telefónica. La CNMC impondrá unos precios regulados para la reventa de canales además de asegurar que los alternativos puedan replicar la oferta Movistar Fusión, que incluye banda ancha con fibra óptica, teléfono móvil y televisión. Este último punto no satisface en absoluto a Telefónica.