El NFC no solo es para pagar: muchas más formas de usarlo

El NFC no solo es para pagar: muchas más formas de usarlo

Manuel Naranjo

El NFC (Near Field Communication) es un sistema de conexión inalámbrica que lleva muchos años entre nosotros, pero que es un perfecto desconocido para la mayoría de los usuarios, salvo porque saben que es el que permite poder pagar con el smartphone. Por eso hoy vamos a ver más usos que le podemos dar y así aprovecharlo al máximo.

Es cierto que no todos los móviles del mercado tienen este sistema, pero sí que es verdad que hay un porcentaje realmente alto que sí lo llevan, aunque muchas veces pasa totalmente desapercibido. Una de las grandes ventajas que tiene el NFC es que es capaz de transferir datos a una distancia inferior de 20 centímetros, lo que significa que este intercambio sea sumamente seguro, puesto que no está al alcance de quien quiera interceptarlo.

Basándonos en su funcionamiento vamos a conocer cuáles son algunos de los usos que se le pueden dar a este chip, puesto que hay más de los que te pudieras imaginar.

Usos alternativos para el NFC

Ya sabemos que el NFC se utiliza para pagar. El sistema es muy fácil, tan solo debemos tener nuestra tarjeta en la memoria del teléfono con cualquiera de las aplicaciones que hay dedicadas a ello, como pueden ser Google Pay o Samsung Pay. Después solamente tenemos que acercar el teléfono a un TPV que sea compatible, en una tienda o supermercado, y automáticamente conseguiremos proceder al pago.

Pago NFC

Aunque esta es la forma que todo el mundo conoce para usar el NFC existen otras posibilidades que vamos a ver ahora mismo.

Transferir archivos

El NFC no se suele utilizar mucho para transferir vídeos, fotos o música, pero lo cierto es que ese puede ser uno de sus usos, y más ahora que existen muchos portátiles e incluso cámaras que tienen incorporado este sistema. Podríamos aprovecharlo para pasar los documentos que necesitamos desde o hacia nuestro teléfono móvil. Además, al hacerlo así ahorramos tiempo, ya que no tendremos que emparejar nada como si ocurre en el Bluetooth.

Identificarnos en un cajero

Ya existen muchos cajeros en los que no hace falta sacar la tarjeta de nuestra cartera. Solamente tendremos que sacar el móvil (con el NFC activado) y si lo tenemos validado en nuestro banco para este menester, con solo acercarlo al lector que todos los cajeros poseen hoy en día, ya se desbloqueará y podremos operar dentro de nuestra cuenta con total libertad.

Entrar en el coche

Abrir coche con NFC

Otras de las opciones que podemos tener para el NFC, es la de servirnos de llave para entrar en nuestro coche. Ya existen varios modelos de automóvil en el mercado que utilizan esta tecnología para que se abran las puertas. Lo único que debemos hacer es acercar el smartphone a la manilla o a la zona indicada por el fabricante, y de esa manera las puertas del coche quedaran desbloqueadas y podremos acceder

Carga inalámbrica

Ya sabemos que la tecnología que se suele usar para cargar nuestro smartphone es el estándar Qi, pero el NFC también puede servir para realizar esa tarea, aunque todavía a una pequeña escala.

Este sistema de carga inalámbrica del NFC se dio a conocer en mayo de 2020 durante el NFC Forum donde se anunció un estándar llamado Wireless Charging Specification (WLC) con el que se podrían cargar baterías de pulseras o auriculares. Aún estamos lejos de que el NFC pueda cargar un smartphone, pero es algo que se acabará consiguiendo.

Identificación

identificarte con el NFC

La identificación personal mediante el NFC es algo que experimentamos todos aquellos que fuimos al último Mobile Word Congress, ya que en ese evento se implementaron las NFC Badge, que eran acreditaciones mediante NFC, que servían para identificar a las personas y así darles paso. Eso algo que podría perfectamente usarse en otros ámbitos como transporte público e incluso acceso a lugares de trabajo, por poneros dos ejemplos.

Conectar a una red WiFi

Conectarse a un nuestro WiFi mediante el NFC es algo que la inmensa mayoría de los usuarios desconocen. Cierto es que nuestro router debe ser compatible con esta tecnología, pero sí que es cierto que cada vez saldrán más dispositivos al mercado con esta tecnología, no solo el Huawei A2 que ya la tiene, por comentar un ejemplo.

Con el botón WPS es muy fácil emparejar la conexión, pero hacerlo vía NFC será mucho más veloz y, por supuesto, con una mayor seguridad. Por esto, si tienes la suerte de tener un router con NFC, ya sabes que es la mejor manera para conectar todos aquellos dispositivos que tengan ese mismo sistema.

Acciones

etiquetas NFC

Las etiquetas NFC es algo que lleva ya existiendo años y que son poco usadas por la mayoría de los usuarios, habiendo alguno que ni siquiera conoce para qué sirven.

Con estas etiquetas podemos automatizar ciertas acciones en el momento en el que nuestro smartphone detecte una de ellas. Podríamos automatizar en una de ellas que se active el Bluetooth nada más detectarla, que el terminal se ponga en modo avión o que se ponga en marcha la reproducción de música. Las posibilidades son muchas y de esta manera no tendríamos que realizar todos los pasos para conseguir ciertas acciones, solamente tendríamos que leer las etiquetas y todo estará listo.

Sincronizar dispositivos

Gracias al NFC podremos conectar otros dispositivos a nuestro smartphone de la misma manera que lo hacemos con el Bluetooth, siendo bastante más veloz, ya que no hay que emparejar nada, algo en lo que se pierde algo de tiempo.

Mediante el NFC podemos conectar a nuestro dispositivo móvil unos auriculares o unos altavoces que también tengan este sistema, con solo acercar uno al otro, sin tener que ir a ningún tipo de menú ni nada parecido.

Como habéis podido leer el NFC tiene muchas más posibilidades de las que podíamos pensar en un principio, ya que muchas veces nuestro único pensamiento es que podemos pagar gracias a él. Existen más maneras de aprovecharlo y con las que os hemos contado, le sacaremos el máximo partido a esta tecnología que parece en muchas ocasiones, algo olvidada.