Hotmail, el servicio de correo que lo cambió todo

Ver el correo electrónico es posible, a día de hoy, desde el teléfono móvil, desde cualquier ordenador e incluso desde nuestro propio smartwatch. Pero no lo era hace poco más de veinte años. Hotmail supuso un cambio en la forma en la que leíamos los correos electrónicos y hoy te explicamos todo lo que debes saber sobre este servicio: cuál fue la historia de Hotmail, qué permitía, cómo usar cuentas antiguas o si realmente a día de hoy podemos seguir creando una cuenta @hotmail.com.

Si tienes más de 25 años es muy probable que hayas usado, alguna vez, Hotmail. Usabas Messenger para hablar con amigos y familia y mandabas los clásicos zumbidos. Pero Hotmail es mucho más que esas conversaciones y esos nicks interminables y llenos de emojis. Nació durante los años noventa y se convirtió en una revolución en la forma de comunicarnos

Historia de Hotmail

Hotmail nació a mediados de los noventa. Fueron dos sus padres, Saber Bhatia y Jack Smith. En 1995, estos dos protagonistas trabajan para Apple y se conocieron estudiando un postgrado en la Universidad de Standford en un tiempo en el que el correo electrónico ya existía y era bastante utilizado. Pero un incordio. Querían crear un correo electrónico que fuese accesible desde cualquier lugar en el que estuviesen, desde el trabajo o la universidad. Así fue como comenzaron a darle vueltas a una idea.

Un correo electrónico que no necesitase ningún tipo de programa, servidor o software para funcionar, que fuese accesible cualquier parte, desde el navegador. Y precisamente fue esta idea del navegador la que le dio nombre: a través del concepto HTML, creado muchos años antes, idearon la idea de su nombre: HoTMaiL. Una unión entre HTML y “mail”, un correo electrónico para el navegador, accesible para todos y con la idea de que fuese un sistema totalmente gratuito para los usuarios.

Conseguir la gratuidad de Hotmail no fue sencillo para sus creadores. Fueron muchos los intentos de conseguir patrocinadores, financiación. Nadie apostaba por ellos hasta que lo hizo la empresa Draper Fisher Juvetson. En julio del año siguiente, en 1996, empezaría a ser una realidad. Como “homenaje” a la libertad que nos suponía Hotmail (libertad para navegar desde donde quisiéramos, para conectarnos sin pagar, fácil…) este sistema se estrenó el 4 de julio de 1996, Día de la Independencia en Estados Unidos.

Inicios

Hotmail no era en sus inicios como quizá lo recuerdas. No era una plataforma llena de opciones, colores, emojis, zumbidos o incluso pegatinas en movimiento que podíamos añadir a los chats. Era mucho más sencillo y, sobre todo, mucho más limitado. En sus inicios, quizá los mayores lo recuerdan, únicamente disponíamos de 2 MB por usuario para almacenar correos electrónicos (15 GB nos ofrece Gmail hoy en día) Algo muchísimo más pequeño que lo que tenemos en la actualidad pero que parecía ser suficiente para millones de personas: en su primera semana ya consiguió un millón de usuarios registrados.  Un año después de su lanzamiento, Hotmail ya tenía más de ocho millones de suscriptores en todo el mundo.

Fue tal su éxito que no pasó desapercibido a Microsoft. Un año y medio después de empezar a funcionar un proyecto por el que ninguna financiera apostaba, Microsoft pagó 400 millones de dólares. Hotmail tenía, en ese momento, nueve millones de usuarios. En diciembre de 1997 Microsoft compró Hotmail y unificó el servicio con MSN, pareciéndose mucho más a ese que todos recordamos, el “WhatsApp” de principios de siglo. La fusión consiguió el efecto deseado: más visibilidad, más popularidad, más usuarios. Tanto es así que sólo tres años después, en 1999, se alcanzaban los 30 millones de usuarios activos y Hotmail era, tras la compra por parte de Microsoft, el servicio de “webmail” más grande del mundo.

MSN Messenger y MSN Spaces

Hotmail ofrecía todo lo que se podía pedir de él: era un sistema de correo electrónico a través del navegador y nos permitía, además, conectarnos a MSN Messenger como un programa de mensajería instantánea o incluso acceder a MSN Spaces o esos “espacios” que eran el antes de Tuenti, de Instagram. Espacios donde había hueco para subir álbumes de fotos, escribir textos con colores.

MSN Spaces

MSN Messenger nos permitía, en el año 2005, hacer videollamadas con amigos o contactos de forma gratuita, utilizar chats y grupos para hablar con varias personas a la vez e incluso mensajería instantánea al móvil en caso de tenerlo. También había añadido toda la personalización que hoy recordamos: los zumbidos, los guiños, las tarjetas de contacto, los fondos personalizados. Podíamos poner canciones de “estado” de Messenger o podíamos personalizar el apartado “Mi espacio” a nuestro gusto. Se convirtió en una herramienta imprescindible para cualquier persona y seguro que lo recordarás.

msn messsenger 2

Pero aunque Hotmail lo ofrecía casi todo, ya tenía competencia. Yahoo seguía siendo una alternativa totalmente recomendable y Google llegaba pisando fuerte con Blogger y Gmail.

El temido rival: Google

Yahoo ya era el principal rival de Messenger desde hacía años e incluso lanzó, en 2005, su espacio “Yahoo! 360º” muy similar a los recordados espacios de Messenger. Además, ofrecía correo electrónico y pretendía “fomentar la inversión en redes sociales”. Pero tampoco era el único. Google ya estaba pensando en Gmail y ya contaba con Blogger, que se había lanzado en 1998 como una de las primeras webs o herramientas de “creación de bitácoras”, un término que hoy nos suena absolutamente obsoleto pero hace veinte años sonaba a novedoso, a actual. Google también contaba con Picasa desde su compra en 2004 por lo que los usuarios también tenían una especie de álbum online que permitía sustituir a esos espacios de MSN y donde subir fotografías ordenadas por categorías, organizarlas, etc.

picasa

Y Gmail. En 2004, Google anunció que lanzaría su propio servicio de correo electrónico y se iba a convertir en el principal rival de Hotmail, junto con el ya mencionado Yahoo. Los de Mountain View anunciaron velocidad, más almacenamiento del que nos ofrecía su competidor, mayor seguridad. Esto provocó, inevitablemente, que Microsoft decidiese apostar por su nueva versión Microsoft Live Hotmail (inicialmente pensado como Microsoft Live Mail) que incluiría mejoras, más velocidad y más seguridad. Los usuarios podían migrar su correo a este nuevo servicio que años más tarde (en 2010) incluiría actualizaciones con espacio para fotos o integración con la versión online de Office.

Aunque en un principio se resistieron a modificar o migrar de forma obligatoria todos los correos de Hotmail, Microsoft acabó llevándolos a Outlook.com sin que el usuario (esta vez era diferente a la anterior) hiciese nada. La compañía anunció en febrero de 2013 que se haría una migración (automática) de todas las cuentas de Hotmail. Funcionarían a través de Outlook con una interfaz mucho más intuitiva, más cómoda, más limpia. Una migración que se completó en mayo de 2013 con cientos de millones de usuarios.

hotmail

Hotmail desaparece

Microsoft anunció que Hotmail desaparecería. En la segunda década del siglo XXI el webmail había perdido relevancia y la presencia de Gmail en todo el mundo empezaba a notarse. A día de hoy suele ser mucho más habitual utilizar el servicio de Google como correo electrónico, especialmente por su vinculación con smartphones con Android, por ejemplo. Microsoft decide llevar todas sus cuentas a otro servicio: Outlook. Outlook ya existía y era parte de la suite de Microsoft por lo que Hotmail no desapareció, sino que fue absorbida.

Fue entonces, en el año 2012, cuando Hotmail comenzó a migrar a Outlook.com conservando la extensión @hotmail.com pero tratando de ofrecer una experiencia más moderna.

Ahora podemos seguir utilizando este servicio, pero con un cambio de nombre, a través de Microsoft, a través de Outlook. Desde que el servicio de correo fue bautizado con Outlook.com, hay que decir que se ha modernizado bastante y ahora cuenta con un diseño mucho más minimalista. Además, cuenta con ciertas características similares a las que podemos encontrar en Gmail y otras muchas que recuerdan al propio Outlook de Microsoft Office.

Recuperar cuentas de Hotmail

Las cuentas de correo de Hotmail no son cuentas, a día de hoy, cerradas. A diferencia de otros servicios que ya están extintos, estas cuentas siguen siendo válidas. Es decir, si tenías un correo electrónico con @hotmail.com, puedes seguir usándolo. Aunque no puedas abrir tu Messenger como antaño, sí puedes usarlo. Desde el año 2012 todas las cuentas de Hotmail pasaron a ser, automáticamente, cuentas de correo de clientes Outlook. El procedimiento ha cambiado pero sigues teniendo acceso a todos los emails que tenías, a todo lo que tenías guardado. Eso sí, desde el servicio de Microsoft.

Una de las principales ventajas de las cuentas de correo de Hotmail frente a otras cuentas antiguas es que no las pierdes por inactividad. Aunque hayan pasado cinco, seis o doce años que no abres Hotmail no pasa nada porque podrás seguir utilizando el correo y accediendo a tu bandeja de entrada, la cuenta no se cierra. Para consultar tus emails, debes seguir unos pasos sencillos:

  • Abre la página web de Outlook de Microsoft
  • Escribe tu cuenta de correo electrónico
  • Escribe tu contraseña (si te acuerdas)

A la hora de acceder a tu cuenta de Hotmail no tienes que preocuparte porque no ha caducado y todo estará ahí. Simplemente debes escribir el correo con @hotmail.com. Accederás a todos tus emails y a la bandeja de entrada y podrás gestionarlo todo como has hecho siempre.

Si quieres eliminar tu antigua cuenta para que no te sigan llegando correos. Simplemente debes tocar en la esquina superior derecha de la pantalla y elegir “Mi cuenta de Microsoft”. Aquí accederás a todos los detalles de tu cuenta y en la parte superior encontrarás un menú donde ves: Tu información, privacidad, seguridad, rewards…  Podrás gestionar la cuenta y eliminarla aunque asegúrate primero que no esté asociada a ningún otro servicio.

Crear una nueva cuenta de Hotmail

Si te hace ilusión o simplemente quieres tener una cuenta de Hotmail, aún puedes crearla. Puedes crearla desde la página web de Microsoft, desde el servicio de Outlook. Para crear una nueva cuenta lo primero que tenemos que hacer es ir a signup.live.com y seguir los pasos que mostramos a continuación:

  • Abre la web de registro de Microsoft
  • Pulsa en “Crear cuenta”
  • Elige la opción “Obtener una nueva dirección de correo electrónico»

Verás que aparece un espacio para escribir tu nuevo correo electrónico y, a continuación, un menú desplegable con varias opciones. Si tocas verás que hay varios dominios entre os que podremos elegir:

    • com
    • es
    • com

Microsoft

Elige “Hotmail.com” y escribe el correo electrónico que vas a querer utilizar desde este momento. Una vez que lo tengas, deberás confirmar con el botón “siguiente” pero ten en cuenta que es posible que el email que escribas no esté disponible a la primera y se produzca un error. Microsoft mostrará un mensaje en rojo en la parte superior: “Alguien tiene esta dirección de correo electrónico. Pruebe con otro nombre”. Prueba nombres más largos o añade números para poder crearlo.

cuenta

Una vez que te lo permita, verás que hay que crear una contraseña. Utiliza el máximo posible de caracteres diferentes: mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Así será más difícil que accedan a tu cuenta en caso de que alguien quiera hackearla. Rellena con la contraseña y toca en “Siguiente”. Ahora tendrás que rellenar tus datos: Nombre y apellidos. Pasada esta pantalla, tendremos que seguir añadiendo detalles: debes elegir el país o la región en la que vives y la fecha de nacimiento.

nombre y apellidos Hotmail

Finalmente, tendrás que resolver un “rompecabezas” a modo de captcha para poder crear la cuenta. Ya podrás utilizarla con normalidad y acceder a todos los servicios de Microsoft.

Rompecabezas

Habrás creado tu nueva cuenta de correo electrónico Hotmail.com aunque estemos ya en la tercera década del XXI y parece algo obsoleto. Podrás usarla siempre que quieras accediendo a ella como te hemos explicado en el apartado anterior, desde Outlook.com en su versión web o bajando las aplicaciones o el cliente de escritorio que nos permite tenerlo siempre a mano.

¿Qué diferencia hay entre crear una cuenta de Hotmail y de Outlook? Ninguna. A nivel de usuario no verás ningún cambio en la interfaz ni en los ajustes ni en las opciones que ofrece el correo electrónico a sus usuarios. No importa si eliges una u otra en los pasos anteriores porque lo que vas a conseguir o disfrutar es exactamente lo mismo. Solo debes tenerlo en cuenta a la hora de dar tu email a alguien que tendrás que decir es «hotmail.com» en lugar de Outlook. Pero el proceso para acceder será el mismo que hemos explicado en los párrafos anteriores.

¡Sé el primero en comentar!