Que no te engañen: Qué son los hercios de tu TV y en qué fijarte

Que no te engañen: Qué son los hercios de tu TV y en qué fijarte

Rocío García

Si vas a comprar una pantalla o un televisor seguro que una de las especificaciones que ves en la pegatina es la de hercios. Pero es posible que no sepas bien cuántos hercios debe tener tu nueva Smart TV o que no sepas qué diferencia hay entre una marca y otra, qué son los hercios o para qué sirven y qué son esos llamados “hercios mejorados” que usan algunos fabricantes prometiéndonos mucho más de lo que hay.

Tanto si quieres comprarte una tele nueva como si simplemente tienes curiosidad sobre para qué sirven los hercios o qué nos aportan, repasamos todo lo que debes saber sobre ellos, cuál es su finalidad o cómo vas a notar que tu televisión tiene más o menos o si de verdad tiene los suficientes para ver bien una película.

Qué son los hercios

Los hercios (Hz) del televisor nos permiten saber el número de fotogramas que hay en la pantalla en cada segundo. Son los encargados de medir la tasa de refresco o las imágenes por segundo que vemos en la pantalla que tenemos. A mayor número de hercios, más fotogramas verás cada segundo. Es decir, más veces se actualiza la pantalla en cada segundo y más fluida es la imagen que estás viendo en ella. Puede que no notes la diferencia o el salto en escenas muy estáticas pero sí lo notarás en otros contenidos que impliquen velocidad y cambio como escenas de acción de una película, en caso de jugar a videojuegos en esa pantalla o viendo carreras.

Si la tasa de refresco de un televisor es baja, notaremos ligeros saltos en la pantalla o que el desplazamiento no es fluido en caso de estar viendo una carrera de motos, por ejemplo. Veremos como un ligero halo en el movimiento en lugar de todos los detalles del vehículo avanzando por la pista en tiempo real. Esto es cada vez menos habitual porque prácticamente todas las pantallas o televisiones actuales cuentan con unos hercios mínimos o apuestan por tecnologías que mejorarían posibles fallos.

Los hercios reales de las pantallas actuales no superan los 100 o 200, por lo general, aunque sí en algunos casos. Aun así, es posible que veamos que muchas marcas o televisores presumen de tener mucho más que esto y es habitual que veamos 800 Hz o 1000 Hz en las descripciones de producto. Como veremos en los próximos párrafos, estos no son hercios reales sino hercios mejorados que se consiguen a través de distintas técnicas usadas por las empresas. Se verán mejor, sí, pero no significa que tenga esos hercios.

redmi tv max 98 pulgadas xiaomi

Para qué sirven

Como hemos explicado en el apartado anterior, los hercios nos permiten ver las imágenes con fluidez. No te influyen prácticamente si estás viendo un informativo con protagonistas sentados, por ejemplo, o cualquier otro contenido que no implique movimiento. Sí lo notarás en carreras, películas de acción, partidos de baloncesto con continuo movimiento o en partidos de fútbol o cualquier otro deporte. Sobre todo, lo notarás si usas videojuegos de acción porque implican movimientos rápidos y continuos.

hombre viendo futbol en la tele

Hercios mejorados y virtuales

Los hercios mejorados son hercios que aparecen en las especificaciones de algunos televisores y pantallas con un número que no se ajusta a la realidad. Es decir, lejos de los 100 o 200 habituales que rondan las televisiones de casa, encontramos algunos que presumen de 800 o 1.000 hercios. ¿Son reales? No. Los fabricantes utilizan tecnologías que consiguen mejorar la imagen, diferentes técnicas que consiguen que la fluidez aumente pero eso no significa que se añadan fotogramas por segundo o que de verdad tengamos 800 hercios en el televisor. Además, estos hercios mejorados hacen que no podamos comparar con exactitud cuál es mejor porque dependerá de la técnica empleada por el fabricante y la mejora. Si quieres una comparación exacta, te toca leer la letra pequeña. El resto será una técnica empleada añadida que mejora lo que capta el ojo pero que no cambia lo que hay.

Por lo general, se utilizan trucos de interpolación que permiten que la imagen sea más rápida y a estas técnicas los fabricantes añaden su propio nombre. Por ejemplo, LG utiliza la tecnología TruMotion, Samsung utiliza el Clear Motion Rate o Auto MOtion Plus o Sony el MotionFlow, entre otras muchas marcas que también apuestan por estas técnicas. También Toshiba usa su ClearFrame o ClearScan, Sharp tiene AquoMotion o Vizio usa Smooth Motion. Todas ellas tienen un nombre diferente pero hacen lo mismo: son tecnologías de suavizado para darnos estos hercios mejorados.

Black Frame Insertion

Una de las tecnologías utilizadas es la técnica de Black Frame Insertion o BFI, que consiste en un parpadeo de la imagen. Se insertan imágenes en negras entre fotograma y fotograma. En términos generales, la técnica permite apagar y encender rápidamente la pantalla sin que el ojo sea capaz de percibirlo. Apenas te das cuenta pero se reduce el conocido como motion blur y consigue imágenes más fluidas. Pero también puede conllevar problemas para personas que sean más sensibles a este efecto, que sí lo noten y que puedan acabar sufriendo molestias al ver la televisión. Por lo general, algunos televisores permiten activar o desactivar esta tecnología si no queremos usarla o si nos resulta incómoda.

Efecto Telenovela

El efecto telenovela o Soap Opera es una de las técnicas que también usan muchas pantallas LCD para conseguir aumentar los fotogramas por segundo y que las imágenes en movimiento no pierdan detalles. Lo que hace esta técnica es que nos intercala imágenes de forma automática. Un fotograma creado basado en el fotograma anterior y el siguiente que se “inyecta” entre medias para conseguir una mayor fluidez en la imagen de forma artificial.

Al igual que el efecto anterior conseguimos mayor fluidez pero también puede darse una sensación que puede llegar a ser molesta para muchos usuarios y variaría muchísimo de la persona que lo esté viendo. Algunos odian esta característica y otros ni siquiera se dan cuenta. Por ello, muchos televisores tienen incorporado el efecto pero normalmente podemos desactivarlo desde los ajustes de la pantalla.

Qué tener en cuenta al comprar una televisión

Aunque se publiciten hercios mejorados, es recomendable que consultes los hercios reales antes de elegir un televisor u otro. Por ejemplo, la página web DisplaySpecifications te permite introducir el modelo de televisor que quieras y te mostrará los detalles y la diferencia entre los hercios reales y la interpolación o los hercios mejorados. Así podrás comparar de forma justa e igualitaria.

DisplaySpecifications - Hercios

Una vez que consultes los hercios reales y teniendo en cuenta que las tecnologías anteriores pueden desactivarse si te resultan incómodas, lo normal es que apuestes por una Smart TV que sea, al menos, de 100 Hz. A mayor cantidad de hercios, como hemos explicado al principio de este artículo, mayor tasa de refresco y más fluidez habrá en las imágenes. Especialmente será útil, como hemos repetido, si sueles ver contenido de acción o jugar a videojuegos o ver partidos de fútbol o cualquier otro deporte. Si sólo ves concursos estáticos o debates no notarás grandes diferencias entre apostar por 100 Hz o 200 Hz. A mayor acción, más lo notarás.

Como siempre en estos casos, no sólo debes tener en cuenta los hercios cuando elijas una televisión y hay muchas más especificaciones imprescindibles en las que debes fijarte como la resolución, en el tipo de pantalla, en el sonido, las conexiones que incluye, las aplicaciones o software de Smart TV que utiliza… No hay sólo un factor que pueda ser decisivo en qué televisor comprar y tampoco lo son los hercios. Eso sí, ya sabes cómo enfrentarte a las especificaciones sin que te engañen y cómo comparar de forma justa entre dos modelos si ves grandes diferencias entre ellos.