Así puedes aumentar tus ventas en Wallapop, Vibbo o Milanuncios

Así puedes aumentar tus ventas en Wallapop, Vibbo o Milanuncios

Rocío García

1Vender por Internet se ha convertido en una práctica habitual y seguro que lo has hecho alguna vez o conoces a alguien que lo haga. Ese eslogan “si no lo usas, súbelo” que promueven estas webs y apps nos permite deshacernos de todo lo que ya no necesitamos pero consiguiendo dinero a cambio. Por eso, recogemos algunos consejos para vender en Wallapop, Vibbo, Milanuncios u otras webs de compraventa.

No siempre tenemos el éxito que esperamos. Todos hablan bien de esas webs y apps pero quizá tú nunca has conseguido vender nada, nadie te contacta y es un fracaso. En ese caso, si tienes acumulados todos los trastos esperando ser vendidos, hay una serie de consejos fáciles que puedes seguir para vender más en Wallapop, para conseguir ser un buen vendedor de segunda mano a través de Internet.

No mientas

Debería ser obvio pero es el primer consejo que podemos darte. No mientas en los productos que vas a vender. No sirve de nada que marques como nuevo o en buen estado cualquier producto si en las fotografías se demuestra que no es así. O si la persona lo ve, al hacerle entrega, y se da cuenta que no es así. Conseguirás mala reputación y no podrás vender más. Además, puede causarte muchos problemas engañar a otros. Este tipo de aplicaciones o webs se basan en la confianza mutua entre unos y otros por lo que es aconsejable que seas lo más sincero posible aunque cuides todos los detalles y sigas algunos trucos para aumentar tu venta.

Cuida las fotografías

Cuando buscas algo en Wallapop o cualquier otra web de venta, aparecerán muchos resultados. En un primer vistazo en unos segundos nos fijamos en las fotografías, que aparecen en grande en la miniatura. Siempre vamos a fijarnos más en las imágenes que estén cuidadas, bien hechas, que tengan todos los detalles posibles. Dependerá de lo que vayas a vender pero es aconsejable que la fotografía sea de calidad, que hagas fotos desde todos los ángulos o de pequeños detalles que puedan ser de interés. Si es un sofá cama, ábrelo para que se vea cómo es con la cama montada. Añade fotografías de extras como pueden ser los cojines, la funda, el protector.

Buena luz y varios ángulos

Cuida la luz de las imágenes, cuida el fondo que vas a utilizar y que no despiste sobre lo que realmente nos importa: el producto. Si es algo pequeño, usa el Macro que seguramente tiene tu teléfono móvil, acércate, haz fotos desde todas partes. Si es algún producto nuevo o sin estrenar, muestra la etiqueta, el precio original o incluso el ticket de compra si muestra la fecha y quieres demostrar que es actual.

Buenos fondos

Si se trata de algo de ropa es cuando más recomendable es que tengamos cuidado con las fotografías. Una prenda arrugada en una cama también arrugada no llama absolutamente nada la atención. Cuelga la ropa, usa un buen fondo para accesorios como pendientes o anillos (no los dejes sobre una manta estampada, por ejemplo) y apuesta por fondos lisos (cartulinas, goma eva, foam…) También puedes probarte la ropa y mostrarla “puesta” pero si no quieres que se te vea, utiliza fotografías en modelos en esa tienda si la prenda aún está a la venta. Aunque utilices fotos oficiales de la tienda o la marca no deben ser sustitutas de tu prenda concreta ya que es importante mostrarla para apreciar los detalles, comprobar si está correcta, etc.

Describe correctamente y con detalles

Pon todo lo que sea importante sobre ese producto. Cuantos más detalles vayamos a dar, mejor. Es decir, en el caso de unos zapatos es aconsejable que digas la talla, si son más grandes o pequeños de lo habitual, el tipo de material del que están hechos, la altura del posible tacón, la temporada en la que fueron comprados (si la sabes) Da todos los detalles posibles. No solo en la ropa, en cualquier otro producto.

Por ejemplo, un sofá cama (como hemos usado de ejemplo en otros consejos de esta lista) Explica cómo se abre, de qué tienda es, de qué color exacto, si puede o no lavarse, si es o no desfundable, cuáles son sus medidas exactas, cuál es el material. También en caso de muebles puedes especificar si los rieles de los cajones son de metal o madera, el material, el color, si es o no anti manchas. Cualquier detalle es fundamental para que la persona se decida por apostar por tu producto y no por otro igual o parecido.

Especifica. Puede que estés vendiendo el pie de una aspiradora y en la fotografía haya una aspiradora para mostrar el pie. Aclarar todos los detalles evitará que la gente se confunda.

Compara

Antes de subir un producto a cualquiera de las apps de venta, compara. Mira qué modelos hay ya subidos y qué precios tienen, compara la calidad o el estado de los que ya hay con el que tú vas a subir. Es decir, si tu mismo modelo de sofá está ya subido a Wallapop y está completamente destrozado es posible que tengas más posibilidades de triunfar que si ya hay tres o cuatro sofás iguales y en perfecto estado. Estudia las posibilidades, los precios, la calidad o incluso la ubicación de estos productos que pueden ser tu potencial competencia.

Cuidado con los precios

Que a ti te haya costado algo muy caro y no lo necesites no implica que puedas venderlo a un precio muy superior a los demás. O no conseguirás nada. Sé realista con los precios. Si te han regalado una aspiradora que costaba 900 euros y la quieres vender a 850 euros, lo más seguro es que alguien prefiera comprarla nueva y tener así la garantía del fabricante. Compara, como hemos dicho antes, y apuesta por precios que sean acorde a lo que estás vendiendo.

Utiliza varias aplicaciones

Vender en Wallapop puede que sea lo más habitual a día de hoy pero no lo único que puedes hacer. El mismo producto puedes venderlo en varias webs o aplicaciones diferentes y es, de hecho, lo más recomendable. Prueba suerte en varias si ya tienes la fotografía y la descripción y tendrás más probabilidades de triunfar.

Además, un consejo “extra” es que borres el artículo y vuelvas a ponerlo si lleva varios meses subido a tu perfil en una de estas apps o webs y no has conseguido nada. Así podrás empezar de nuevo, tendrás más posibilidad de salir en el feed y no tendrás la “mala imagen” de ver que tu producto lleva dos años sin venderse. Ese “por algo será” puede ser una de las opiniones habituales que deberías evitar si no tienes nada que ocultar o tu producto está en perfecto estado.

Comparte en redes sociales y otras apps

Aunque suelen ser aplicaciones especializadas que funcionan bien para personas que buscan comprar, las redes sociales también están llenas de posibles compradores. Comparte en tu perfil de Twitter, de Facebook, de Instagram. Puede que un amigo o conocido esté buscando algo que vendes y nunca haya salido el tema de conversación. O algún familiar de un amigo o conocido quiere justo lo que tú estás vendiendo pero no le ha salido tu anuncio o fotografía en Wallapop o Vibbo.

Cuidado con tus datos personales

Al igual que se trata de un consejo recomendable si vas a comprar en Wallapop, Vibbo o Milanuncios, lo es si vas a vender. No debes facilitar información personal ni datos personales a la persona que quiere comprar el producto. Puede que haya algún caso concreto en el que esa persona quiera ver algo de gran tamaño que no podemos desplazar. Por ejemplo, si vas a vender una estantería o un armario. En ese caso puedes enviar más fotografías o podemos permitir que esa persona vaya a ver el producto para comprarlo pero nunca entregues tu DNI ni fotografías del mismo ni tu pasaporte ni ningún tipo de documento personal ni bancario.

Lo recomendable es que hagas envíos para cualquier producto que quieras vender en Wallapop o Vibbo y otras webs similares pero también podemos llevarlo en mano si vivimos cerca. En este caso, queda con la persona en un punto intermedio. No quedes en la puerta de tu casa aunque te parezca lo más cómodo. Y, a ser posible, acude acompañado o acompañada. Se trata de apps y webs seguras pero siempre es recomendable prevenir. Si se trata de algo que no puedes “llevar” y tienen que recoger en tu casa (un mueble, un sofá, un gran televisor) es aconsejable que estés acompañado o acompañada si vas a quedar con esa persona de Wallapop para que entre en tu domicilio. Así evitaremos tener problemas o habrá testigos si los hay.

Ubicación estratégica

Si vives en un pueblo pequeño debes tener en cuenta que la mayoría de apps de venta funcionan a través de geolocalización. Por ejemplo, en el caso de Wallapop te ubica por el lugar en el que estés y busca productos cerca de ti. Tendrás más posibilidades de llegar a un público más amplio si el anuncio está puesto desde una capital, desde una ciudad y no desde un pequeño municipio. Si vives en un pueblo de Cádiz, por ejemplo, o de Soria y no te importa desplazarte hasta la capital para entregar ese producto, ubícalo allí. Tendrás más clientes potenciales, podrás llegar a más gente y será más posible que consigas hacer la venta.

Envía

Hacer envíos nos ayudará a llegar a más gente y a conseguir más público, a tener más posibilidades de vender. Wallapop, por ejemplo, cuenta con un sistema de envíos en el que podemos configurar que aceptamos este tipo de ventas. La persona nos paga sin salir de la propia aplicación así que la transferencia es totalmente segura. A la hora de vender solo debes empaquetar el producto, llevarlo a Correos o esperar que un transportista lo recoja. Pasados unos días que la persona haya recibido el producto, recibirás tú el dinero que corresponde por la venta. Es mejor si no quieres quedar con nadie, si vas a venderlo a alguien que vive lejos, etc. Además tiene garantía de reembolso, devolución gratuita y promete seguridad en el pago.

En el caso de no ofrecer esto la web que vas a utilizar, hay alternativas. Puedes ofrecer un pago o transferencia por PayPal que puede reclamarse en caso de que haya problemas o la persona considere que no es acorde a lo que mandas. Tú puedes enviar el producto con cualquier empresa de transporte o mensajería una vez que has recibido el importe a través de estos sistemas de pagos online. Tú ganas porque puedes llegar a más gente y te ahorras desplazarse. La otra persona gana porque también se ahorrará el desplazamiento o tener que quedar, llegará directamente a su casa el producto que ha comprado y sin ningún esfuerzo.

Cuida a los potenciales clientes

Parecerá algo obvio pero cuida a las personas que pueden comprarte algo. Trata con respeto y educación a los clientes, cuida las formas y la conversación. Intenta responder correctamente, sin faltas de ortografía, con educación. Además, contestar rápido siempre es un extra que ayudará a que no se desesperen y busquen una alternativa del mismo producto. Trata con “mimo” todo lo que hagas en estas webs y apps y se verá recompensado el trabajo. Mucha gente no se fiará de descripciones mal escritas, de personas o vendedores que responden de mala forma o cuatro días después o que pasan de mandar más fotografías de algo que va a costarles 100 o 200 euros. Cuanto mejor sea nuestro trato y cuidado, más posibilidades de venta.