Análisis de Chromecast con Google TV, el mando lo cambia todo

Análisis de Chromecast con Google TV, el mando lo cambia todo

Iván Martín

Uno de los mejores dispositivos hardware que ha lanzado Google en toda su historia es el reproductor Chromecast. Gracias a su sencillez de uso para enviar contenidos al televisor y un precio más que razonable, no son pocos los que se lo han comprado. El caso, es que la cuarta generación de este dispositivo ya es una realidad y te contamos que encontrarás en el nuevo Chromecast con Google TV.

Son varios los cambios que incluye este nuevo accesorio, pero hay algo que no varía en absoluto y que es positivo: se mantiene la sencillez de instalación, ya que simplemente hay que conectar el reproductor al puerto HDMI de la Smart TV y el cable de corriente (en esta generación el USB de la TV no es suficiente, por lo que se incluye un adaptador de corriente como el de los teléfonos). Por lo tanto, la dificultad es mínima.

Características principales de Chromecast con Google TV

  • Conectividad: HDMI 2.0a; Bluetooth; WiFi Dual Band; USB tipo C
  • Procesador de cuatro núcleos Amlogic S905X3 con GPU Mali-450
  • 2 GB de RAM
  • 8 GB de almacenamiento interno
  • Calidad de imagen máxima: 4K a 60 Hz
  • Sonido compatible con Dolby y DTS
  • Incluye mando a distancia y acceso al asistente de Google

Diseño de Chromecast con Google TV y mando

Un diseño continuista, pero con importantes diferencias

Estéticamente el nuevo Chromecast con Google TV recuerda a la versión anterior, ya que mantiene unas líneas suaves que le hacen ser atractivo, de eso no hay duda (y se puede conseguir en varios colores, como el blanco o el rosa, con opciones a juego incluso en las pilas). El caso es que este modelo es algo más grande, cabe en la mano sin problemas, y algo más pesado por lo que en ocasiones se nota que presiona un poco a los puertos HDMI de forma lateral.

Muy interesante los elementos de organización para el cable USB que se incluye que son tipo clip y que permite tener perfectamente organizado todo. Por lo demás, en un diseño completamente limpio sólo hay dos elementos que hay que destacar: un botón físico que sirve para realizar acciones como un reseteo y, además, un LED que permite conocer en todo momento el estado del reproductor. Un detalle importante: el cable HDMI tiene una longitud adecuada, ya que no impide que quede perfectamente encendido detrás de la Smart TV el Chromecast con Google TV.

Botón de Chromecast con Google TV

Tiene mando, y esto es lo que cambia a Chromecast

Esto es lo que creemos que cambia todo en esta nueva generación, ya que sin este elemento el nuevo sistema operativo (ya hablaremos de él) que incluye no tendría sentido y, además, hace el uso de este producto mucho más entendible para todos. Es más tradicional.

El caso es que este accesorio es completo y útil. Tiene bastantes botones que permiten la gestión completa de lo que se hace. Un ejemplo es la cruceta superior de dirección con un elemento de acción central y, también, que tiene accesos directos a plataformas como por ejemplo Netflix o YouTube. Quizá, le falte algo que permita avanzar o retroceder de forma intuitiva en algunas aplicaciones, como por ejemplo al cambiar canales en aplicaciones como la de Vodafone.

Mando a distencia de Chromecast con Google TV

Las dimensiones que tiene el mando de Chromecast con Google TV son adecuadas, ya que encaja bien en la mano y llegar a los botones es bastante cómodo (incluso a los laterales para el volumen que, por cierto, se pueden configurar junto al de encendido para que funcionen con la Smart TV. Excelente detalle este). El caso es que es un buen añadido esto que universaliza el reproductor para que prácticamente todos sepan lo que se tiene que hacer y no liarse con los smartphones. Una gran incorporación a Chromecast con Google TV al que no le falta una opción para utilizar el asistente de voz, con el que es posible desde buscar una serie que ver hasta el encontrar una dirección en el servicio de mapas.

Google TV, el nuevo sistema operativo

Este desarrollo sustituye al que utilizaban los anteriores Chromecast (basado en Chrome OS), y se basa en Android TV 10. El caso es que es la otra gran novedad que incluye el nuevo reproductor y, lo cierto, es que es todo un acierto.

Estéticamente el desarrollo se parece bastante a lo que hay en las plataformas de vídeo en streaming actuales, por lo que hablamos de una interfaz basada en tarjetas de grandes dimensiones y donde encontrarás recomendaciones de contenidos. ¿Y de dónde salen estas? Pues de las cuentas que tengas en servicios como Netflix o Amazon Prime Vídeo (curioso que aquí no se de soporte a HBO, la verdad). La navegación es bastante sencilla ya que simplemente hay que elegir lo que se desea ver y pulsar el botón de acción. Así de sencillo. vamos que nadie tendrá dudas al respecto.

En la zona superior existen acceso a los diferentes apartados como, por ejemplo, la configuración o las aplicaciones (esto es importante, ya que no hay un acceso a la tienda Play Store como tal). Esta última opción muestra incluso recomendaciones de juegos, y es donde es posible realizar búsquedas de nuevas apps para utilizar. Una vez encontrada, pulsas en ella y dando uso a tu cuenta se procede a la instalación en Chromecast con Google TV. Una forma sencilla, pero que no es la más intuitiva posible teniendo en cuenta el ecosistema de la firma.

Cambios en el proceso de instalación de Chromecast con Google TV

Esto lo hemos asociado al software, y es posible realizarla igual que en los modelos anteriores dando uso a la aplicación Google Home. Pero, lo novedoso, es que gracias al mando es posible realizar todo de forma local. Un respiro para muchos y, de nuevo, un acierto.

Simplemente hay que indicar la cuenta de Google a utilizar (y que es la que permitirá acceder a las aplicaciones y YouTube). Entonces, se procede a finalizar cuatro pasos sencillos con los que se termina todo sin tener que dar uso al móvil en ningún momento. Por cierto, aquí es donde se decide si el mando del reproductor se quiere utilizar con el televisor (existe tutorial para ello para que el modelo de tele que tienes encaje como un guante).

Calidad de imagen que ofrece en nuevo reproductor

No vas a tener problema alguno en disfrutar de contenidos de alta calidad, ya que este modelo trabaja sin problemas con contenidos a 4K con una frecuencia de 60 Hz. Y lo cierto es que todo se ve como debe. Incluso, hay soporte para HDR y Dolby Visión, y hemos comprobado en Smart TV que ofrecen esta posibilidad que el comportamiento de los colores es el que debe. Por lo tanto, la experiencia de uso es excelente y podrás disfrutar del máximo que ofrecen plataformas como HBO y Amazon Prime Video sin tener que hacer nada en la configuración ya que se ajusta de forma automática.

Hemos probado el escalado a resoluciones inferiores, por ejemplo, Full HD, y de nuevo el trabajo de Chromecast con Google TV es bueno. Pero, eso sí, hemos encontrado algunos fallos de inversión de color con algunos televisores al realizar el salto en el proceso… algo que evidentemente se corregirá por software pero que afecta al uso. Ahora simplemente con cambiar la resolución a una inferior se soluciona… pero puede ocurrir esto de nuevo.

Conexión HDMI de Chromecast con Google TV

Hay que destacar que existe un Modo juego en la Configuración del reproductor que es muy importante tenerlo activo, ya que ajusta la señal que se emite y la experiencia es la mejor posible. Si esto no es así, algunos títulos tienden a «salirse de cuadro» lo que es todo un engorro.

Detalles finales y conclusión

Uno de los importantes es que es posible dar uso a todo tipo de accesorios Bluetooth con Chromecast con Google TV. Evidentemente los más recomendables son los mandos, que llevan a otro nivel el jugar. El proceso es el habitual: se entra en los Ajustes y hay un apartado para ello. Se activa el dispositivo en modo de sincronización y el reproductor comienza con una búsqueda. Al encontrar el dispositivo, sólo tienes que pulsar en él. Muy sencillo y esto abre muchas posibilidades al producto.

Otra de las cosas destacables es el uso del asistente de Google. Con este, una vez que te acostumbras y aprendes los comandos a utilizar, se gana en comodidad ya que el propio mando es el que reconoce la voz. El caso, es que tumbado en el sillón es posible desde comenzar a ver una película o que se haga una búsqueda por tipo de serie. Un excelente añadido que, incluso, posibilita la gestión de otros accesorios que son compatibles como por ejemplo luces inteligentes.

Nuestra opinión

El cambio que llega con Chromecast con Google TV era necesario. Las posibilidades que existen actualmente hacían que los modelos anteriores, aunque útiles, no fueran las mejores posibles. Lo cierto es que todo funciona como debe, y no hay complicación alguna. Bien es cierto que tiene algunas cosas por mejorar, pero se cubren todas las necesidades que se pueden tener. Con un precio de unos 70 euros, la verdad es que esta es una buena opción de compra y, claramente, compite con el Fire Stick TV de Amazon. En definitiva: Chromecast con Google TV va por el camino correcto.