Demuestran que no pueden dejarte sin WhatsApp si lo usas para piratear

Las apps de mensajería se han convertido en un nuevo refugio para los piratas, ya que pueden operar de manera anónima sin que las autoridades les puedan identificar. Sin embargo, ha habido algunos usuarios que han usado sus números personales y a los que les han identificado por compartir una película.

El caso ha sucedido en India, donde varios usuarios compartieron la película Radhe: Your Most Wanted Bhai, con un 1,8 sobre 10 de nota en IMDb. El propietario de los derechos, Zee Entertainment Enterprises, descubrió que había usuarios ofreciendo la película gratis a través de Telegram y WhatsApp.

WhatsApp suspende dos cuentas

Por ello, contactaron con la policía de delitos cibernéticos del país, y llevaron el caso al Tribunal Supremo de Delhi para demandar a los usuarios que, o distribuyeron la película, o ayudaron a ello. Uno de los acusados es WhatsApp, el medio por el cual se compartió el contenido. La app se defendió diciendo que tenía políticas para luchar contra la infracción de derechos de autor, incluyendo la suspensión o terminación de las cuentas de los usuarios.

El 20 de mayo, el tribunal obligó a WhatsApp a suspender las cuentas de dos personas que estaban pendientes de ser identificadas. Además, afirmó que, si Zee se lo solicitaba, WhatsApp tenía que suspender la cuenta en menos de 24 horas de cualquier otro usuario que hubiera pirateado la película.

WhatsApp acató la sentencia y procedió a suspender cuentas por piratería de las dos personas, pero se mostró preocupada sobre el hecho de que Zee tuviera total potestad para cerrar las cuentas de los usuarios basándose sólo en las acusaciones de Zee. Argumentaron que, como intermediario, en función de la Ley de Tecnología de la Información de 2000 del país, WhatsApp no es responsable legal por poner a disposición de usuarios o alojar contenido en él. Sólo puede darse el caso en el que la empresa sea conocedora de que un contenido específico se está compartiendo en la app, y sólo puede haber consecuencias legales si se niegan a eliminar o inhabilitar el contenido.

Sólo un juez puede certificar el cierre, no una empresa

Así, las notificaciones de Zee no cuentan como conocimiento, ya que además las comunicaciones están cifradas de extremo a extremo, y el contenido de los mensajes no puede verse, por lo que no pueden certificar lo que Zee afirma. La compañía propietaria de la película afirma que son una empresa responsable y que se puede confiar en que no van a usar hacer mal uso de ese poder.

Finalmente, el juez ha determinado que WhatsApp tiene razón, y que de momento no van a permitir que Zee pueda decidir qué cuentas cerrar y cuáles no. Tendrá que ser siempre el tribunal el que determine si una cuenta ha de ser o no suspendida.