Consiguen ejecutar el emulador de la consola PS2 en Xbox Series S

Ni siquiera Sony ha sido capaz de crear un emulador que permita ejecutar por software los juegos de PS2 en sus consolas más recientes. La compañía ha recurrido a remakes para llevar algunos de sus juegos a la consola. Ahora, un grupo de usuarios ha conseguido ejecutar PS2 en Xbox Series S con el emulador para PC.

Cuando se consigue hackear una consola para ejecutar homebrew, uno de los primeros usos suele ser ejecutar emuladores para disfrutar de juegos de consolas previas. En el caso de Xbox Series S no ha sido necesario recurrir a ello, pudiendo ejecutar el emulador en una consola sin modificar.

RetroArch en Xbox Series S: juega a PS2 en la consola de Microsoft

La clave está en acceder al modo de desarrollo, cuyo acceso cuesta 19 dólares. En este modo, la consola puede ejecutar aplicaciones UWP, ya que comparte kernel con Windows 10 y las aplicaciones son universales para la plataforma de Microsoft. Así, aunque no se puede instalar Windows 10 en Xbox, sí que se pueden instalar sus apps. Entre esas apps se encuentra RetroArch, el emulador open-source que permite emular decenas de consolas a través de distintos núcleos. En este caso, el núcleo para emular PS2 es el libretro de PCSX2. Gracias a ello, Xbox Series S se convierte en la primera consola que puede usarse para emular PS2.

En el vídeo podemos ver cómo se ejecutan juegos como God of War, Shadow of the Colossus, God Hand, Burnout 3, Gran Turismo 4 y muchos más en Xbox Series S. La mayoría de los juegos funcionan bien, aunque algunos presentan problemas en texturas, efectos visuales o sonido. La clave está en que la implementación de PCSX2 en RetroArch está todavía en desarrollo activo, y por ello es normal encontrar este tipo de fallos. Además, de momento sólo se pueden ejecutar juegos que ocupen menos de 2 GB.

El modo desarrollador, por desgracia, puede ser capado en cualquier momento por parte de Microsoft, aunque esperemos que eso no ocurra, ya que los usuarios que la compren podrán disfrutar de todos los títulos de la consola sin problema. Así, es curioso que PS5 no pueda ejecutar juegos de PS2, pero una consola de la competencia sí pueda. Y eso que Xbox Series S tiene menos de la mitad de potencia que PS5.

El rendimiento mejorará en los próximos meses

La clave está en que, a pesar de la gran potencia de las consolas, éstas están capadas. Sony bien podría desarrollar un emulador para poder jugar a juegos de PS2 comprados originales en su tienda, como bien hicieron con muchos títulos de PSP para poder jugarlos en PS3. Sin embargo, eso no pasa por sus planes en la actualidad.

Los desarrolladores que han comprobado que esto funciona parece que no se van a quedar de brazos cruzados, y a raíz de la popularidad que ha obtenido el vídeo, van a mejorar el I/O de Retroarch en Xbox. Por tanto, es de esperar que el rendimiento y la compatibilidad en muchos de estos títulos mejore substancialmente.