La última función de los drones: tomar muestras de agua

Los drones cuentan con diferentes funciones desde que se adentraran en la sociedad hace algunos años. Son muchas las empresas que usan drones para facilitar su trabajo o abaratar costes. La empresa Reign Maker, con sede en Nueva York, ha desarrollado un dron que es capaz de tomar muestras de agua de forma más rápida, simple y barata. Las ciudades tienen que comprobar de vez en cuando la contaminación que hay en sus vías fluviales locales y para ello suelen usar barcos llenos de trabajadores. Con este nuevo invento, se podría ganar en tiempo y abaratar costes.

Este dron recibe el nombre de Nixie, y su estructura cuenta con un mecanismo de acoplamiento en su parte superior y una manguera de recolección de agua de 500 mililitros con un soporte que se puede bloquear en la parte inferior. Se puede acoplar a un dron modelo DJI Matrice 600 o Matrice 300 RTK que lo aporta y lo conduce el cliente. Por una tarifa adicional, la compañía proporcionará un dron y un piloto.

La manguera que recolecta el agua está hecha de aluminio y pesa 2,5 kilos (o 3 si está la botella de la muestra llena). Además, cuenta con una longitud de 1,22 metros de largo. Esta manguera se debe enganchar correctamente tanto al dron como a la botella para evitar posibles fugas de agua o un mal funcionamiento.

Un funcionamiento óptimo

En cuanto a su funcionamiento, el dron vuela sobre el agua con la base sobresaliendo verticalmente debajo de él. Después, el piloto del dron baja la aeronave hasta que la manguera de recolección de agua se sumerja unos 60 centímetros aproximadamente. Una vez que se llena la botella, el dron vuelve de regreso a la orilla, donde la botella se retira y se cambia por una nueva vacía para recolectar la siguiente muestra.

Dron

Según Reign Maker, en tan solo tres minutos se puede recolectar una muestra y empezar con la siguiente. Además, una aplicación que viene junto al dron puede rastrear las coordenadas GPS donde se han tomado las muestras por lo que en futuras recolecciones de agua se puede conocer el lugar exacto en el que se hizo la prueba.

Se abaratan muchos costes

El Departamento de Protección Ambiental de la Ciudad de Nueva York toma aproximadamente unas 14.000 muestras anuales de calidad del agua, usando barcos y tripulantes lo que aumenta el coste de cada muestra a unos 100 dólares. Sin embargo, con el dron Nixie un equipo de tan solo dos personas puede llegar a recolectar hasta 120 muestras en unas siete horas, lo que hace que cada muestra cueste tan solo 10 dólares tomarla. Con este nuevo sistema, se toman las muestras un 75% más rápido.

DronYa se puede reservar este dron por un precio de 850 dólares. También se está trabajando en un modelo más avanzado que no solo recolectará muestras de agua sino que también las analizará. Este modelo avanzado tendría un coste mucho mayor, de unos 6.500 dólares aproximadamente.