Todos los tipos de drones según el uso, diseño o control

No hay duda que el sector o uso de drones ha experimentado un crecimiento brutal en los últimos años. Solo hay que hacer una sencilla búsqueda en Internet y ver la cantidad de modelos que aparecen para su compra para un uso profesional o de ocio. Y es que el concepto dron no se queda únicamente en esos pequeños «aviones» que podemos volar en ciertos sitios como hobbies o aquellos que se pueden utilizar para realizar reportajes fotográficos o de vídeo. A día de hoy, existen diferentes tipos de drones en función de su uso, características, método de control y medio por el que se mueven.

Además de haberse convertido en uno de los regalos más recurridos para todo tipo de personas, hemos podido ver cómo en los últimos años, se han comenzado o al menos se han realizado varios pilotos de prueba con drones para realizar determinados servicios y usos, alguno incluso bastante extraño. Sin embargo, también se llevan usando este tipo de dispositivo o aparatos durante muchos años en el ámbito profesional.

Existen también numerosas dudas en cuanto a la legislación que regula el uso según su tipo, licencias necesarias o dónde es posible volar un dron sin licencia en nuestro país.

Qué es un dron

El término drone o dron hace referencia a un vehículo aéreo no tripulado (VANT), un término que en inglés se conoce como UAV o Unmanned Aerial Vehicle, aunque de manera más apropiada se denomina como Remotely Piloted Aircraft System (RPAS). En definitiva, se trata de una aeronave que vuela sin tripulación, la cual ejerce su función de forma remota. Por lo tanto, un dron es un vehículo sin tripulación capaz de mantener de manera autónoma u n nivel de vuelo controlado y sostenido que puede estar impulsado por un motor eléctrico, de explosión o de reacción. Aunque en sus inicios los eran vehículos para volar, como vamos a mostrar a continuación, también existen otros tipos de drones marítimos o terrestres.

Tipos de drones según su uso

La primera clasificación que podemos hacer es en función de su uso. En este sentido hay que saber que sus primeros usos fueron en aplicaciones dentro del entorno militar, pero con el paso del tiempo se ha ido extendiendo al uso civil o comercial. Por lo tanto, podríamos diferenciar dos tipos según su uso, drones de uso militar y de uso civil.

Drones de uso civil

Ahora bien, dentro del uso civil se pueden diferenciar otros muchos usos, desde juguetes hasta aquellos utilizados para un uso comercial como la medida de terrenos o exploración de espacios inaccesibles, realización de reportajes fotográficos y vídeo, etc.

Existen por lo tanto drones de uso infantil, pensados para un vuelo en interiores y de fácil manejo para los más pequeños y que además, cuentan con un precio bastante asequible. Para adultos y aquellos que ya muestran algo más de experiencia o interés por este tipo de aparatos, el siguiente salto son los drones de uso amateur.

En este caso, el precio es más elevado debido a que están equipados con muchos más sensores, motores más potentes, mejor calidad de materiales y ofrecen otro tipo de prestaciones. Además, antes de adquirir uno este tipo, lo mejor es que nos asesoremos y sepamos qué drones se pueden pilotar sin licencia y qué requisitos debemos cumplir para hacerlo sin ningún riesgo.

Por último, estarían aquellos que tiene un uso profesional. Este tipo de ofrecer un mayor rango de vuelo y suelen estar equipados con todo tipo de sistemas que favorezcan un vuelo más seguro en exteriores. Incluso pueden contar con sistemas de posicionamiento en tiempo real a través de GPS para tenerlos localizados en todo momento.

Drones de uso militar

Como hemos mencionado anteriormente, los primeros nacieron para un uso militar y a día de hoy siguen usándose para muchas tareas en este ámbito. Concretamente, en este entorno son conocidos comúnmente como UCAV, que son las siglas de Unmanned Combat Air Vehicle. Si lo traducimos a nuestro idioma diríamos que se les denomina aviones no tripulados de combate.

drones militares

Lo cierto es que dicho así parece que su único objetivo es el de combatir, sin embargo, en el ámbito militar son utilizados también con otros fines muy distintos. Se usan drones para poder abastecer de provisiones en lugares de difícil acceso, para localizar vidas humanas entre los escombros después de alguna catástrofe, examinar terrenos en busca de desaparecidos, etc.

Además, en este ámbito también cabe destacar el uso de drones por los cuerpos de seguridad del estado, policías y guardias civiles…. En este aspecto, se utilizan para el control a distancia de manifestaciones, el tráfico, etc.

Clasificación de drones por tipo de ala

Ala rotatoria

Son el tipo de dron más extendido y utilizado tanto a nivel de ocio como profesional. Son conocidos también como multirrotores y se pueden clasificar a su vez en:

  • Tricópteros (3 motores).
  • Cuadricópteros (4 motores).
  • Hexacópteros (6 motores).
  • Octacópteros (8 motores).

drones ala rotatoria

Estos multirrotores ofrecen una gran versatilidad, puesto que permiten instalar todo tipo de cámaras para realizar diferentes tareas. Son drones que despegan y aterrizan de forma vertical y prácticamente desde cualquier superficie, eso sí, su gran inconveniente suele estar relacionado con la autonomía de vuelo que ofrecen.

Por lo tanto, si queremos realizar ciertas tareas que nos lleven mucho tiempo, tendremos que disponer de varias baterías para irlas sustituyendo. Lo que también supone un coste adicional, puesto que tendremos que tener varias baterías.

Ala fija

Por su parte, los drones de ala fija son aquellos que son capaces de aprovechar el aire y generar fuerzas que les permite mantenerse en el aire aprovechando su aerodinámica. Cuentan con un diseño o estética similar a los aviones de radiocontrol y suelen ser utilizados para realizar el mapeo de grandes superficies gracias a su gran autonomía.

drones de ala fija

El hecho de que aprovechen su aerodinámica y diseño para mantenerse flotando en el aire, hace que con una sola batería puedan ser utilizados durante mucho tiempo. Ahora bien el principal inconveniente con respecto a los drones de ala rotatoria es que los de ala fija no pueden mantener el vuelo sobre un punto determinado y que no pueden realizar un despegue de forma autónoma. En el caso de los de ala fija, se requiere que seamos nosotros mismos los que impulsemos o lancemos para iniciar el vuelo.

Tipos de dron según el medio por el que se mueven

Aéreos

Como ya hemos indicado son los vehículos sin tripulación que son controlados de forma remota. Aunque los más habituales son los multirrotores, también podemos encontrar dentro de este tipo los helicópteros. En definitiva, drones que se mueven por aire gracias a diferentes tipos de motores y que se controlan de diversas maneras con múltiples fines.

Marítimos

Al igual que los aéreos, podemos encontrar drones capaces de moverse sobre y bajo el agua. Es decir, unos están diseñados para desplazarse por la superficie, mientras que otros lo hacen por debajo del agua. En este último caso, los hay que van con un cable guía y los que se mueven completamente de forma autónoma. Puedes ser utilizados como método de salvamento, pero sobre todo soy muy útiles para llegar a ciertas profundidades y reparar tuberías o cables. Eso por no olvidarnos de las tareas de limpieza y estudio que permiten hacer en el fondo del mar.

Terrestres

Con similares objetivos pero un diseño distinto para adaptarse a las necesidades del terreno, están también los dron terrestres. Equipos utilizados para explorar ciertas zonas donde no puede llegar el hombre o donde pondría en riesgo su vida y que son capaces de llegar a sitios donde el ser humano no puede.

drones terrestres

Clasificación por el método de control

Los drones han ido evolucionando con el paso del tiempo y cada vez son más tecnologías las que incorporan. Esto ha hecho que podamos encontrar diferentes tipos según el método de control, ya que encontramos modelos que están equipados con diferentes tecnologías como sistemas GPS, sensores infrarrojos, cámaras de alta resolución, etc. Teniendo en cuenta esta característica, podemos clasificarlos en:

Dron autónomo: aquellos que como su propio nombre indica, no necesitan que haya un piloto remoto controlando el vuelo. Están equipados con sistemas que permite planificar su ruta y que el vuelo esté completamente programado. Además, suelen contar también con sistemas de localización GPS para tenerlos localizados en tiempo real.

Dron controlado remotamente: Un dron controlado remotamente es el que es dirigido mediante un radio control manipulado por el piloto. Es el método de control más habitual y utilizado.

Drone supervisado o monitorizado: Podríamos decir que son los que se encuentran entre los drones autónomos y los dirigidos por radio control. Es decir, pueden realizar ciertas cosas de manera autónoma, pero siempre bajo la supervisión de un piloto.

¿Necesito licencia para hacer uso de un drone?

Aquí es donde entra la gran duda para muchos que están pensando comprar un drone. Lo cierto es que todo dependerá del uso que vayamos a hacer de él, el tipo de drone que sea y el medio por el que se mueva, ya que podemos encontrarnos con una ley o normativa distinta en cada caso.

Nuevo reglamento europeo

Los reglamentos 2019/945 y 2019/947 es una normativa europea posterior al reglamento de la legislación española que busca homogeneizar el control y la seguridad del manejar de UAS (drones) en toda la Unión Europea. A pesar de haber entrado en vigor en el pasado 31 de diciembre de 2020 mantiene algunas características de la norma española corrigiendo o mejorando algunos otros aspectos.

El nuevo reglamento afecta al uso de todos los drones independientemente del uso que se le vaya a dar (recreativo o profesional) y a las características de tamaño y peso del propio dispositivo. Las obligaciones que imponen estos reglamentos para todos aquellos operadores de drones son básicamente:

  • Registrarse siempre como operadores en la sede electrónica de AESA. Una vez obtenido el número de operador, éste debe estar presente en el dron de forma claramente visible.
  • Formación: es necesario tener los conocimientos suficientes. Por ejemplo, para operar en categoría abierta (subcategorías A1 y A3) podemos realizar la formación vía telemática de forma gratuita.
  • Seguro: es imprescindible disponer de un seguro obligatorio de responsabilidad civil frente a terceros independientemente del uso que vayamos a dar al dron.
  • Reglas de vuelo: son de obligatorio cumplimiento y están condicionadas a las características del dron y el uso que se le vaya a dar teniendo en cuenta su peso, la presencia de terceras personas y la cercanía de edificios.
  • Lugar de vuelo: independientemente de las reglas de vuelo, existe otra normativa paralela en cuanto a las zonas en las que está permitido el uso del dron. Por razones de seguridad existen algunas limitaciones en cuanto a volar en zonas cercanas a aeródromos, zonas de operaciones militares, protección de infraestructuras críticas y protección medioambiental. Es muy útil el mapa interactivo de En aire para conocer las zonas por las que podemos operar según el uso que vayamos a hacer.

Este nuevo reglamento diferencia los tipos de usos y drones en varias categorías que se acogen a diferentes procedimientos de seguridad. Para facilitar la definición de la categoría a la que pertenecemos según el uso que vayamos a hacer tenemos a nuestra disposición un cuestionario sobre categorías operacionales de UAS V2.

Rellenando este cuestionario se analizarán las respuestas y se indicará la categoría operacional (abierta, específica o cerrada, en función del riesgo que suponga el manejo del dron según la zona, el tamaño y la distancia a la que se va a operar) a través de un documento en formato PDF generado automáticamente. Este documento nos indicará las actuaciones necesarias para nuestra categoría.

Drones submarinos o subacuáticos

En el medio acuático podemos distinguir entre aquellos drones capaces de moverse sobre el agua y los que pueden sumergirse. Por lo tanto, como su propio nombre indica, los drones submarinos son aquellos modelos acuáticos que tiene la capacidad de sumergirse por debajo del agua. Su clasificación es, por lo tanto:

  • Marinos o USV: diseñados para navegar por la superficie de agua
  • Sumergibles o ROV: son aquellos capaces de bucear o sumergirse para navegar a diferentes profundidades y con diferentes objetivos.

En lo que a las características se refiere, ni que decir que tienen que contar con un cuerpo totalmente impermeable y estar formado por componentes resistentes al agua y la corrosión que puede provocar la propia agua, así como otros componentes como la sal u cualquier otro compuesto o residuos que pueda haber en el agua.

En cuanto a la propulsión de este tipo de vehículos, son muchos los avances y estudios que se están realizando en los últimos años para desarrollar nuevas tecnologías de propulsión que respeten el medioambiente. Tanto es así que ya ha pruebas de drones submarinos con tecnologías de propulsión como el hidrógeno renovable a partir de fuentes como la eólica y la biomasa. No obstante, los más utilizados hoy en día son todavía los que son alimentados por baterías.

drones submarinos

Aunque normalmente los drones submarinos son dirigidos y controlados de forma manual, lo cierto es que también hay modelos que permite programar una ruta y que sea el propio drone quien la realice de forma autónoma.

Usos de los drones submarinos

Partiendo de la capacidad que ofrecen para sumergirse son muchas las utilidades que ofrecen los drones submarinos, siendo estas que mostramos a continuación algunas de ellas:

  • Fotografía subacuática: Permite tomar fotografías subacuáticas de los lugares más inhóspitos donde no puede llegar el hombre. También utilizados para grabar vídeo o tomar fotos en deportes acuáticos como el surf, kitesurf, windsurf o buceo, entre otros.
  • Control de fauna acuática: Permite realizar diferentes tareas de control de la fauna acuática.
  • Control de flora acuática: Tareas de control de la flora en el fondo marino.
  • Toma de muestras y control de contaminación: Muy útiles para la toma de muestras y realizar un análisis de la calidad del agua o detectar cualquier vertido o componente.
  • Operaciones de búsqueda y rescate: ni que decir tiene que los drones submarinos facilitan mucho las tareas de búsqueda y rescate en cualquier medio acuático como el mar, ríos, embalses, etc.
  • Pesca ilegal: permiten conocer las técnicas ilegales utilizadas por pescadores.
  • Revisión o mantenimiento de embarcaciones: También hay un uso extendido de drones submarinos para la detección de averías o realizar ciertas tareas de mantenimiento en embarcaciones sin tenerlas que sacar fuera del agua.
  • Control del estado de embalses y centrales hidráulicas: también son utilizados para el control y comprobación del estado de muros de los embalses, turbinas de centrales hidráulicas, etc.
  • Ingeniería civil: los drones submarinos y acuáticos hayan empezado a despuntar por su potencial también en ingeniería civil gracias a su capacidad de moverse por ciertos los lugares tuberías o depósitos.

Algunos modelos de drones submarinos y acuáticos también son utilizados para otras tareas como:

  • Trafico de drogas: Permite detectar y controlar embarcaciones sospechosas que pueden realizar tráfico de drogas sin ser vistos.
  • Inmigración ilegal: De igual forma se pueden usar los drones acuáticos para detectar y controlar embarcaciones de personas que tratan de llegar a puerto de manera ilegal, etc.

Tampoco podemos olvidar que en el mercado podemos encontrar drones submarinos diseñados para un uso recreativo, ya que la mayoría de los drones utilizados en las tareas mencionadas requieren de ciertos equipamientos y que sean manejados por profesionales.

Drones con cámara

Es lo que primero que nos podemos preguntar cuando tengamos un dron con cámara en nuestras manos. ¿Y ahora qué hago? Seguramente muchas personas lo quieran para grabar sus excursiones por el campo, para pilotarlos con libertad como si fueran un coche teledirigido, pero por el aire o demás experiencias recreativas, siempre que se ajusten a las normas. O incluso por nuestro jardín, para grabarnos desde arriba. Pero puede que otras personas lo vean como una oportunidad de trabajo, para la captación de imágenes en una boda, de una comunión, de un bautizo, de un concierto o de un evento concreto. Por ejemplo, para rodar escenas de una película que difícilmente se podrían lograr sin recurrir a un dron con cámara.

Los drones pueden tener un uso lúdico o un uso profesional. En ambos casos se debe cumplir con la reglamentación, pero lo vas a utilizar para tu trabajo, además deberás cumplir unos requisitos y obtener unos permisos que te permitan desempeñar tu labor de forma legal.

En el caso del uso profesional, para grabación profesional o para ingeniería civil o agricultura, necesitarás cumplir con una serie de condiciones. Sea cual sea el peso de los drones con cámaras que compres, si eres profesional necesitarás cumplir una serie de características obligatorias para poder tomar imágenes:

  • Una licencia de piloto (en la que se tendrán que acreditar que tienes suficientes conocimientos teóricos y prácticos y certificado médico)
  • Un seguro para volar drones
  • Estar dado de alta en la AESA
  • Tener un certificado médico en vigor
  • Una matrícula o placa de identificación con todos los datos

En el caso de volar drones con cámara por ocio, en tu jardín o en el campo, no necesitarás cumplir con las normas anteriores. Para uso recreativo no necesitarás licencia en drones de menos de 25 kilogramos. Sí necesitarás un certificado de la AESA si supera este peso aunque lo normal es que sea inferior si es para ocio.

Puedes grabar en zonas urbanas, en campos de fútbol, en bodas o bautizos o comuniones. Sí sueles usar drones con cámara es posible que quieras tenerlos para grabar todo tipo de acontecimientos tanto de forma profesional para tu empresa como de forma lúdica por si tus amigos quieren que dejes grabado el día más especial de su vida. Puede volar en entornos de edificios o reuniones al aire libre pero debes cumplir una condición: tu dron debe pesar menos de 250 gramos. Si su peso es inferior a este, podrás sobrevolar en reuniones de personas siempre y cuando no superes los 20 metros de altura, no causes molestias o cumplas con las normas básicas que garanticen la seguridad de las personas y del entorno.

Si tu dron pesa más de 250 gramos, también podrás hacerlo pero necesitarás cumplir una serie de reglas o condiciones. No podrás volar drones con cámaras en conciertos o comuniones de forma libre si tienen un peso superior a 250 gramos pero sí podrás hacerlo si cumples con cinco requisitos básicos para ello:

  • La masa máxima del dron no debe ser superior a 10 kilogramos
  • La operación debe ser siempre dentro del alcance visual del piloto
  • La zona debe estar acordonada por la autoridad competente
  • Si no está acordonada, distancia horizontal mínima de 50 metros sobre cualquier estructura o edificio o distancia de 50 metros sobre personas
  • La aeronave debe tener sistema d limitación de energía de impacto
  • Debes tener autorización de la AESA. Imprescindible y fundamental.

Drones para volar en interior

Antes de comprar un dron para volar en casa deberemos tener claro que tienen que cumplir una serie de requisitos para que el vuelo sea seguro para nosotros, para nuestros muebles o para las personas que viven con nosotros. Pero también para que el dron nos dure más que un par de minutos estrellándose contra la pared. Entre las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un dron para volar en casa están el tamaño, el peso, la resistencia, la estabilidad de su vuelo, si lleva cámara o si lo queremos sólo para volar, la autonomía o la batería.

Peso y tamaño

Los nanodrones y los minidrones nos darán más opciones de vuelo, ya que los que sean de mayor tamaño nos limitarán el vuelo si vivimos en una casa y vamos a volarlo en el interior. Eso sí, cuanto menor sea, más ‘nervioso’ será su comportamiento por lo general, mientras que el aumento de tamaño y peso suele aportar mayor estabilidad de vuelo. Algunos de los más pequeños no cuentan con cámara, por lo que, si tu idea es volarlos para disfrutar de tomas aéreas, no entrarán en tu lista.

Seguridad y protección

También deberemos tener en cuenta si el dron va a ser un regalo para niños, en cuyo caso, además de todo lo dicho anteriormente, tendremos que buscar un dron con prestaciones de seguridad, tanto para protegerles a ellos como al aparato y a nuestros muebles, en caso de choque. Sea o no para niños, tener un dron dentro de casa es un riesgo tanto para las personas que hay en ella como para los muebles, paredes u objetos decorativos… Por ello, la protección y las medidas de seguridad que hay que tomar son mayores que en zonas habilitadas para su vuelo. Hay drones con una mayor protección que la habitual y así evitar accidentes. Aunque este tipo de aeronaves pilotadas no son específicos de interior o exterior, sí hay unas cuantas pautas que nos pueden sugerir que es mejor utilizarlos en casa o que sirven para este propósito y vamos a dar una lista de los mejores drones para volar en interior.

Drones para volar en interior

Drones para niños

En qué deberíamos fijarnos a la hora de escoger un dron para los más pequeños de la casa.

Resistentes y con protecciones

Teniendo en cuenta que el uso del dron va a ser por parte del niño, una de las características más importantes y a tener en cuenta es que sea un modelo resistente. Hay ciertos modelos que cuenta con protecciones para las hélices, ya que son las zonas más sensibles a la hora de soportar golpes. Y es que un dron para niños siempre va a recibir ciertos golpes por el simple proceso de aprendizaje del niño.

Interior y exterior

Hay modelos de drones que están preparados para poderse volar tanto en interior como en exterior, sin embargo, si el objetivo es que lo manipule un niño, siempre va a ser más fácil volarlo en exterior que en casa. Y es que dentro de nuestro hogar, vamos a encontrar muchos más obstáculos e incluso objetos que se pueden romper fácilmente. Por lo tanto, y sobre todo por seguridad, lo mejor será que se vuele en exterior. Ahora bien, depende también de la edad del niño.

Fáciles de manejar

Ni que decir tiene, que uno de los aspectos más importantes es que el modelo de dron que elijamos cuente con unos controles acordes con la edad del niño. Es decir, tenemos que tener en cuenta cómo de fácil o de difícil es manejar el mando de control de cada modelo. Por supuesto que para niños de menor edad lo mejor será un dron que cuente con un mando sencillo de manejar y con pocos botones y funciones. A medida que el niño va teniendo más experiencia o más capacidad para controlar todos los aspectos del vuelo, podemos elegir otros modelos más complejos.

Con cámara o sin cámara

Hay modelos de drones para niños equipados con cámaras para poder hacer vídeos o tomar fotos durante el vuelo. Aunque es una característica interesante, lo cierto es que es algo que podrán usar y disfrutar niños de edad más avanzada. Por lo tanto, los modelos de dron para niños con cámara, están pensados para niños más mayores, capaces de manejar más controles durante el vuelo y que posteriormente tienen capacidad para pasar estas fotos a otros dispositivos.

Peso y tamaño reducido

Existen drones de diferentes tamaños y pesos, pero sin duda, son los modelos más manejables y ligeros los más indicados para los peques de la casa. En función de la edad del niño, tendremos que tener en cuenta este detalle para que ellos mismos puedan manejarlos y transportarlos fácilmente.

Seguridad

Ni que decir tiene que la seguridad siempre tiene que primar a la hora de usar y volar un dron, tanto para el niño que lo maneja como para cualquier persona cercana, animales u objetos alrededor. Los materiales del propio dron influyen en la seguridad del niño, debiendo evitar cualquier zona cortante o hélices que en movimiento puedan dañar los dedos del niño.

Límite de distancia de control

Hay modelos de drones con diferentes alcances, incluso algunos capaces de volar de forma autónoma y controlados vía GPS. Sin embargo, cuando lo que queremos es un dron para niños, lo mejor es que cuente con un alcance corto para que lo podamos tener controlado en todo momento a nuestro alcance para evitar cualquier problema.

Divertidos

Para los más peques hay algunos modelos que además de ser sencillos de manejar tienen otros detalles que pueden llamar mucho la atención de los niños, como son determinados diseños con personajes infantiles, luces de colores, etc.

Precio

No hay duda que nuestro presupuesto siempre va a marcar el tipo de dron y sus características. Sin embargo, la gran demanda de este tipo de dispositivos, ha hecho que podamos encontrar un montón de modelos en el mercado a todo tipo de precios.

¡Sé el primero en comentar!