Todos los tipos de drones según el uso, diseño o control

Todos los tipos de drones según el uso, diseño o control

Roberto Adeva

No hay duda que el sector o uso de drones ha experimentado un crecimiento brutal en los últimos años. Solo hay que hacer una sencilla búsqueda en Internet y ver la cantidad de modelos que aparecen para su compra para un uso profesional o de ocio. Y es que el concepto dron no se queda únicamente en esos pequeños «aviones» que podemos volar en ciertos sitios como hobbie o aquellos que se pueden utilizar para realizar reportajes fotográficos o de vídeo. A día de hoy, existen diferentes tipos de drones en función de su uso, características, método de control y medio por el que se mueven.

Además de haberse convertido en uno de los regalos más recurridos para todo tipo de personas, hemos podido ver cómo en los últimos años, se han comenzado o al menos se han realizado varios pilotos de prueba con drones para realizar determinados servicios y usos, alguno incluso bastante extraño. Sin embargo, también se llevan usando este tipo de dispositivo o aparatos durante muchos años en el ámbito profesional.

Existen también numerosas dudas en cuanto a la legislación que regula el uso según su tipo, licencias necesarias o dónde es posible volar un dron sin licencia en nuestro país.

Qué es un dron

El término drone o dron hace referencia a un vehículo aéreo no tripulado (VANT), un término que en inglés se conoce como UAV o Unmanned Aerial Vehicle, aunque de manera más apropiada se denomina como Remotely Piloted Aircraft System (RPAS). En definitiva, se trata de una aeronave que vuela sin tripulación, la cual ejerce su función de forma remota. Por lo tanto, un dron es un vehículo sin tripulación capaz de mantener de manera autónoma u n nivel de vuelo controlado y sostenido que puede estar impulsado por un motor eléctrico, de explosión o de reacción. Aunque en sus inicios los eran vehículos para volar, como vamos a mostrar a continuación, también existen otros tipos de drones marítimos o terrestres.

¿Puede volarlo cualquiera?

Depende. No todo el mundo que quiera volar un dron necesitará una licencia de piloto o una academia previa. Sí es global el cumplimiento de reglas tanto de lugar de vuelo como de uso del mismo. Pero cualquiera puede volar un dron siempre y cuando cumpla estas reglas y la aeronave cumpla con unas características. No debe ser un vuelo de forma profesional (ni para grabar ni para agricultura…) y la aeronave tiene que tener un peso inferior a 25 kilogramos. Las aeronaves de entre 250 gramos y 25 kilogramos no necesitan certificados ni matrícula ni seguro pero sí cumplir unas normas:

  • No volar sobre conciertos ni fiestas ni bodas
  • No volar en entornos de edificios
  • Volar fuera del espacio áereo y a más de ocho kilómetros de un aeropuerto
  • Sin riesgo para la seguridad de personas
  • Hasta a 120 metros de altura sobre el terreno
  • Dentro del alance visual
  • Lejos de zonas urbanas
  • Fuera de campos de fútbol, exteriores, playas

Tipos de drones según su uso

La primera clasificación que podemos hacer  es en función de su uso. En este sentido hay que saber que sus primeros usos fueron en aplicaciones dentro del entorno militar, pero con el paso del tiempo se ha ido extendiendo al uso civil o comercial. Por lo tanto, podríamos diferenciar dos tipos según su uso, drones de uso militar y de uso civil.

Drones de uso civil

Ahora bien, dentro del uso civil se pueden diferenciar otros muchos usos, desde juguetes hasta aquellos utilizados para un uso comercial como la medida de terrenos o exploración de espacios inaccesibles, realización de reportajes fotográficos y vídeo, etc.

Existen por lo tanto drones de uso infantil, pensados para un vuelo en interiores y de fácil manejo para los más pequeños y que además, cuentan con un precio bastante asequible. Para adultos y aquellos que ya muestran algo más de experiencia o interés por este tipo de aparatos, el siguiente salto son los drones de uso amateur.

En este caso, el precio es más elevado debido a que están equipados con muchos más sensores, motores más potentes, mejor calidad de materiales y ofrecen otro tipo de prestaciones. Además, antes de adquirir uno este tipo, lo mejor es que nos asesoremos y sepamos qué drones se pueden pilotar sin licencia y qué requisitos debemos cumplir para hacerlo sin ningún riesgo.

Por último, estarían aquellos que tiene un uso profesional. Este tipo de ofrece un mayor rango de vuelo y suelen estar equipados con todo tipo de sistemas que favorezcan un vuelo más seguro en exteriores. Incluso pueden contar con sistemas de posicionamiento en tiempo real a través de GPS para tenerlos localizados en todo momento.

Drones de uso militar

Como hemos mencionado anteriormente, los primeros nacieron para un uso militar y a día de hoy siguen usándose para muchas tareas en este ámbito. Concretamente, en este entorno son conocidos comúnmente como UCAV, que son las siglas de Unmanned Combat Air Vehicle. Si lo traducimos a nuestro idioma diríamos que se les denomina aviones no tripulados de combate.

drones militares

Lo cierto es que dicho así parece que su único objetivo es el de combatir, sin embargo, en el ámbito militar son utilizados también con otros fines muy distintos. Se usan drones para poder abastecer de provisiones en lugares de difícil acceso, para localizar vidas humanas entre los escombros después de alguna catástrofe, examinar terrenos en busca de desaparecidos, etc.

Además, en este ámbito también cabe destacar el uso de drones por los cuerpos de seguridad del estado, policías y guardias civiles…. En este aspecto, se utilizan para el control a distancia de manifestaciones, el tráfico, etc.

Clasificación de drones por tipo de ala

Ala rotatoria

Son el tipo de dron más extendido y utilizado tanto a nivel de ocio como profesional. Son conocidos también como multirrotores y se pueden clasificar a su vez en:

  • Tricópteros (3 motores).
  • Cuadricópteros (4 motores).
  • Hexacópteros (6 motores).
  • Octacópteros (8 motores).

drones ala rotatoria

Estos multirrotores ofrecen una gran versatilidad, puesto que permiten instalar todo tipo de cámaras para realizar diferentes tareas. Son drones que despegan y aterrizan de forma vertical y prácticamente desde cualquier superficie, eso sí, su gran inconveniente suele estar relacionado con la autonomía de vuelo que ofrecen.

Por lo tanto, si queremos realizar ciertas tareas que nos lleven mucho tiempo, tendremos que disponer de varias baterías para irlas sustituyendo. Lo que también supone un coste adicional, puesto que tendremos que tener varias baterías.

Ala fija

Por su parte, los drones de ala fija son aquellos que son capaces de aprovechar el aire y generar fuerzas que les permite mantenerse en el aire aprovechando su aerodinámica. Cuentan con un diseño o estética similar a los aviones de radiocontrol y suelen ser utilizados para realizar el mapeo de grandes superficies gracias a su gran autonomía.

drones de ala fija

El hecho de que aprovechen su aerodinámica y diseño para mantenerse flotando en el aire, hace que con una sola batería puedan ser utilizados durante mucho tiempo. Ahora bien el principal inconveniente con respecto a los drones de ala rotatoria es que los de ala fija no pueden mantener el vuelo sobre un punto determinado y que no pueden realizar un despegue de forma autónoma. En el caso de los de ala fija, se requiere que seamos nosotros mismos los que impulsemos o lancemos para iniciar el vuelo.

Tipos de dron según el medio por el que se mueven

Aéreos

Como ya hemos indicado son los vehículos sin tripulación que son controlados de forma remota. Aunque los más habituales son los multirrotores, también podemos encontrar dentro de este tipo los helicópteros. En definitiva, drones que se mueven por aire gracias a diferentes tipos de motores y que se controlan de diversas maneras con múltiples fines.

Marítimos

Al igual que los aéreos, podemos encontrar drones capaces de moverse sobre y bajo el agua. Es decir, unos están diseñados para desplazarse por la superficie, mientras que otros lo hacen por debajo del agua. En este último caso, los hay que van con un cable guía y los que se mueven completamente de forma autónoma. Puedes ser utilizados como método de salvamento pero sobre todo soy muy útiles para llegar a ciertas profundidades y reparar tuberías o cables. Eso por no olvidarnos de las tareas de limpieza y estudio que permiten hacer en el fondo del mar.

Terrestres

Con similares objetivos pero un diseño distinto para adaptarse a las necesidades del terreno, están también los dron terrestres. Equipos utilizados para explorar ciertas zonas donde no puede llegar el hombre o donde pondría en riesgo su vida y que son capaces de llegar a sitios donde el ser humano no puede.

drones terrestres

Clasificación por el método de control 

Los drones han ido evolucionando con el paso del tiempo y cada vez son más tecnologías las que incorporan. Esto ha hecho que podamos encontrar diferentes tipos según el método de control, ya que encontramos modelos que están equipados con diferentes tecnologías como sistemas GPS, sensores infrarrojos, cámaras de alta resolución, etc. Teniendo en cuenta esta característica, podemos clasificarlos en:

Dron autónomo: aquellos que como su propio nombre indica, no necesitan que haya un piloto remoto controlando el vuelo. Están equipados con sistemas que permite planificar su ruta y que el vuelo esté completamente programado. Además, suelen contar también con sistemas de localización GPS para tenerlos localizados en tiempo real.

Dron controlado remotamente: Un dron controlado remotamente es el que es dirigido mediante un radio control manipulado por el piloto. Es el método de control más habitual y utilizado.

Drone supervisado o monitorizado: Podríamos decir que son los que se encuentran entre los drones autónomos y los dirigidos por radio control. Es decir, pueden realizar ciertas cosas de manera autónoma, pero siempre bajo la supervisión de un piloto.

¿Necesito licencia para hacer uso de un drone?

Aquí es donde entra la gran duda para muchos que están pensando comprar un drone. Lo cierto es que todo dependerá del uso que vayamos a hacer de él, el tipo de drone que sea y el medio por el que se mueva, ya que podemos encontrarnos con una ley o normativa distinta en cada caso.

Para los más utilizados, que son las aeronaves pilotadas por control remoto, hay que decir que en nuestro país es el Real Decreto 1036/2017 y según las normas de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea las que especifican las condiciones necesarias para poder volar un drone. Entre los principales aspectos a tener en cuenta hay que destacar el tipo de drone que queremos volar, la actividad que vamos a realizar, el peso del aparato y si se va a usar para un uso recreativo o en el ámbito profesional.

En el caso de que queramos hacer un uso recreativo, tenemos que tener en cuenta que la aeronave debe tener un peso inferior a los 25 kg, en caso contrario necesitaremos un certificado de aeronavegabilidad que debe ser expedido por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Si el drone tiene un peso superior a los 250 gramos e inferior a los 25 kg, no necesitaremos certificado ni matrícula, pero tendremos que cumplir ciertas normas. Concretamente, no vamos a poder sobrevolar zonas en las que haya afluencia de gente, conciertos, fiestas, bodas o reuniones, ni en un entorno donde se encuentren edificios cercanos.

Ahora bien, si nuestro drone pesa menos de 250 gramos, entonces estas restricciones ya no existen aunque nunca debemos sobrepasar los 20 metros de altura en el vuelo. Eso sí, debemos volar siempre alejado de los edificios y de las personas para no molestar a nadie.

Si el uso del drone va a ser para una actividad profesional, trabajos en el campo, ingeniería civil, etc, entonces deberá ser controlado por una persona que tenga una licencia y acredite los conocimientos necesarios para hacer este tipo de trabajos. Además, se deberá adjuntar un certificado médico LAPL para drones de un peso menor de 25 kg o un certificado médico de clase II para drones con peso mayor a 25 kg. En el caso de vuelos profesionales, debemos que cumplir estas cuatro reglas:

  • Tener un seguro para drones
  • Estar dado de alta en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA)
  • Contar con título de piloto de drones
  • Tener un certificado médico en vigor

Nuevo reglamento europeo

Los reglamentos 2019/945 y 2019/947 es una normativa europea posterior al reglamento de la legislación española que busca homogeneizar el control y la seguridad del manejar de UAS (drones) en toda la Unión Europea. A pesar de haber entrado en vigor en el pasado 31 de diciembre de 2020 mantiene algunas características de la norma española que hemos comentado arriba corrigiendo o mejorando algunos otros aspectos.

El nuevo reglamento afecta al uso de todos los drones independientemente del uso que se le vaya a dar (recreativo o profesional) y a las características de tamaño y peso del propio dispositivo. Las obligaciones que imponen estos reglamentos para todos aquellos operadores de drones son básicamente:

  • Registrarse siempre como operadores en la sede electrónica de AESA. Una vez obtenido el número de operador, éste debe estar presente en el dron de forma claramente visible.
  • Formación: es necesario tener los conocimientos suficientes. Por ejemplo, para operar en categoría abierta (subcategorías A1 y A3) podemos realizar la formación vía telemática de forma gratuita.
  • Seguro: es imprescindible disponer de un seguro obligatorio de responsabilidad civil frente a terceros independientemente del uso que vayamos a dar al dron.
  • Reglas de vuelo: son de obligatorio cumplimiento y están condicionadas a las características del dron y el uso que se le vaya a dar teniendo en cuenta su peso, la presencia de pterceras personas y la cercanía de edificios.
  • Lugar de vuelo: independientemente de las reglas de vuelo, existe otra normativa paralela en cuanto a las zonas en las que está permitido el uso del dron. Por razones de seguridad existen algunas limitaciones en cuanto  a volar en zonas cercanas a aeródromos, zonas de operaciones militares, protección de infraestructuras críticas y protección mediomabiental. Es muy útil el mapa interactivo de En aire para conocer las zonas por las que podemos operar según el uso que vayamos a hacer.

Este nuevo reglamento diferencia los tipos de usos y drones en varias categorías que se acogen a diferentes procedimientos de seguridad. Para facilitar la definición de la categoría a la que pertenecemos según el uso que vayamos a hacer tenemos a nuestra disposición un cuestionario sobre categorías operacionales de UAS V2.

Rellenando este cuestionario se analizarán las respuestas y se indicará la categoría operacional (abierta, específica o cerrada, en función del riesgo que suponga el manejo del dron según la zona, el tamaño y la distancia a la que se va a operar) a través de un documento en formato PDF generado automáticamente. Este documento nos indicará las actuaciones necesarias para nuestra categoría.

¡Sé el primero en comentar!