Cierran un IPTV pirata europeo que permitía ver películas y series

Los servicios de IPTV pirata siguen cayendo como fichas de dominó uno tras otro. Es rara la semana en la que no se cierra uno de estos servicios, los cuales permiten acceder a películas, series y contenido en directo a precios muy bajos. Esta actividad es ilegal, y por ello se realizan constantemente detenciones y redadas. Ahora, un servicio orientado al cine y a la televisión ha sido cerrado.

Hablamos de KBoxServ, un servicio de IPTV con sede en el cantón suizo de Vaud, cerca del lago de Ginebra. Este servicio estaba orientado a usuarios de habla francesa repartidos por toda Europa, incluyendo países como Suiza, Francia o Bélgica, además de otros como Alemania y Países Bajos. El contenido que ofrecían era bajo demanda, llegando a tener un total de 77.000 episodios de series y 7.000 películas, donde tenían incluso películas en 4K.

KBoxServ contaba con miles de clientes. Este cierre de un servicio de piratería es el primero de este tipo ocurrido en Suiza. La investigación se inició tras una demanda de Canal+ y NAGRA contra el servicio ante la policía de Vaud, quienes pidieron apoyo a la Europol y a Eurojust.

Vendían cada deco por 136 euros

El servicio usaba las redes sociales como Facebook e Instagram para promocionarse, donde también contaban con miles de seguidores. El portal ofrecía dispositivos IPTV precargados con los enlaces con acceso para siempre a contenido sujeto a derechos de autor. Cada dispositivo costaba 150 francos suizos (136 euros).

kboxserv

La organización tenía el control total de los servidores que usaba el servicio, donde actualizaban constantemente el catálogo de contenido e incluso emitían anuncios a los clientes. Por ello era por lo que podían ofrecer dispositivos precargados, ya que es frecuente que los enlaces a contenidos ilícitos que emiten en directo cambien conforme van bloqueándose.

La web está bloqueada, pero los perfiles en redes sociales siguen operativos

KBoxServ afirmaba operar un servicio completamente legal, pero en realidad se trataba de una organización ilegal que emitía contenido pirata cuyos derechos no tenían. El servicio llevaba años operando y en todo ese tiempo se han hecho con cientos de miles de euros de beneficios. Al acceder a la página web del servicio, ahora nos encontramos un mensaje en el que se afirma que la web ha sido incautada por las autoridades el pasado 10 de noviembre, seguido de los logos de las agencias que han intervenido en la operación contra el servicio.

Curiosamente, el perfil del servicio en Facebook sigue todavía operativo, en el cual publicitan un servicio que «permite ver contenido multimedia en alta definición en tu televisor con hasta resoluciones 4K». Su último mensaje es del pasado viernes 6 de noviembre, donde recomendaban a la gente que se quedase en casa y que contratasen un servicio como KBoxServ para ver televisión en casa.

El streaming ha tenido un fuerte repunte en los últimos días en Francia, donde los confinamientos han obligado a los franceses a recluirse en sus casas para controlar los contagios por el coronavirus, siendo uno de los países que peor está en todo el mundo.