Condenado a pagar 145.000 euros por vender decos IPTV pirata

El mercado de IPTV está formado, principalmente, por dos tipos de vendedores. Los primeros se encargan de piratear la señal desde la fuente y revenderla, y los segundos se encargan de comprar el acceso a esas señales y distribuirlas a un precio superior al que pagan para ganar dinero. Esto evita una alta exposición para quienes piratean la señal, pero al final acaban siendo pillados.

En este caso, son los propios revendedores los que tiran de la manta y desvelan de quien están obteniendo las señales que ofrecen a sus usuarios. En 2018, el representante de varias empresas del mundo del entretenimiento empezó a investigar a un individuo. En octubre de ese año, compró decos IPTV pirata que venían con enlaces con una duración de un año que permitían «acceder a todas las películas y deportes».

119 decos IPTV pirata vendidos

En noviembre de 2019, la policía hizo una redada en casa de ese hombre, y encontró dispositivos IPTV que habían sido vendidos a través de una web que tenía desde 2009. El investigado, de 58 años, había vendido al menos 119 decos con enlaces IPTV durante el último año, ganando casi 30.000 euros en el proceso. A su vez, accedieron a emails y mensajes que había enviado a los clientes del servicio.

Dos días después de la redada en la casa, el propietario de la web eliminó los anuncios de IPTV pirata, aunque negó haber hecho nada mal. En concreto, el hombre afirma que las ventas de IPTV pirata habían sido llevadas a cabo pro un tercero en su nombre. No obstante, denegó en todo momento decir el nombre de ese tercero.

Casi 145.000 euros de multa por venderlos

A pesar de todo esto, fue condenado a cuatro meses de cárcel, pero el tribunal determinó que era poco probable que reincidiera en el delito. Por ello, anularon la condena y, en su lugar, le pusieron una multa. Esa multa fue calculada en base a las 119 suscripciones ilegales que vendió con 56 canales durante un año. Por ello, calcularon que la multa para ese delito debía ascender a 1,5 millones de coronas suecas, unos 143.600 euros.

cerrar web iptv

Según una encuesta llevada a cabo en 2021, unos 225.000 suecos están suscritos a servicios de IPTV ilegal. No obstante, las autoridades afirman estar centradas en detener a los que venden IPTV pirata, no a los que lo compran. El delito en sí es poner a disposición de los usuarios contenido sin tener permiso para ello.

No obstante, las autoridades piden a los ciudadanos que no contraten servicios de IPTV pirata, ya que ese dinero no paga impuestos ni contribuye de manera positiva a la sociedad. Además, existe el riesgo de que el servicio cierre al poco de haber pagado la suscripción, por lo que ese dinero se perderá.