Acusan a Google de espiarte con Chrome mientras usas el modo incógnito

Acusan a Google de espiarte con Chrome mientras usas el modo incógnito

Alberto García

Cuando entramos en modo incógnito en Google Chrome, el navegador nos avisa de que no se guardará información como el historial de navegación, las cookies y los datos de sitios web, y la información introducida en formularios. El navegador nos avisa de que las webs que visitemos, nuestros operadores o la empresa o centro educativo sí que podrían seguir accediendo a los datos. Sin embargo, parece que es la propia Google quien también ha tenido acceso a más información de la que debería.

Así lo detalla una demanda colectiva presentada en Estados Unidos, en la que se acusa a Google de no notificar a los usuarios de que se recopilan datos privados incluso en este modo de navegación privado. Google, en su defensa, argumentó que el modo incógnito no significa que el usuario sea invisible, ya que la actividad del mismo está al alcance de las webs que visita y de servicios de analítica de terceros implementados en la web.

Google lleva años recopilando demasiada información

Ya en 2018, el navegador rival de Google, DuckDuckGo, determinó en una investigación que el modo incógnito no era realmente privado. Ahora, la demanda presentada en junio ha sido admitida por la juez en California, donde han determinado que Google no ha notificado a los usuarios correctamente de los datos que el navegador recoge en esta navegación supuestamente anónima.

modo incognito chrome

Google lleva un tiempo trabajando para eliminar las cookies de terceros en las webs para mejorar la privacidad de los usuarios, donde prometen que no usarán métodos alternativos para inferir la navegación y preferencias de los usuarios, aunque seguro que tienen algún mecanismo para ello.

Los demandantes se quejan de que Google sabe todo sobre nuestros gustos y nuestra actividad, independientemente de si usamos el modo incógnito o no. Por su parte, Google argumenta que los demandantes deberían ser conscientes de la información que la compañía recopila, ya que se detallan todas cuando se instalar el navegador o se crea una cuenta de Google.

Los datos de analítica de terceros, principal problema

Ahora, Google tendrá que defenderse en el juicio ante estas acusaciones. Entre las posibles consecuencias del juicio, podríamos encontrar que Google tuviese que detallar con mayor precisión que datos se recopilan en modo incógnito y cuáles no, así como incluso tener que hacer cambios en los datos que se recopilan. El problema es que esto último es bastante complicado, ya que no depende de la propia Google, sino también de las páginas web que utilizan métodos de analítica de terceros para recopilar los datos, aunque sea de manera anónima.

Una forma ideal de protegerse ante esto es utilizar una VPN que cifre toda nuestra actividad y lo haga a través de una dirección IP que no sea la nuestra. Si Google realmente quisiera que la actividad fuese anónima, podría incluir alguna forma de que esa actividad en incógnito fuera anónima mediante la inclusión de una VPN nativa.