Así funciona el Internet satélite Starlink con nieve: condiciones extremas

Así funciona el Internet satélite Starlink con nieve: condiciones extremas

Alberto García

Starlink va tomando cada vez más forma. Con más de 800 satélites desplegados y miles de personas participando en la alpha y en la beta, la compañía va demostrando que el servicio sustituye perfectamente a una conexión ADSL, e incluso llega a competir con la fibra superando los 100 Mbps con soltura. Ahora, un vídeo muestra cómo se comporta la conexión a Internet vía satélite con condiciones extremas.

Ya hemos visto cómo funciona Starlink en condiciones normales, así como también cómo en una zona con árboles y lluvia. Sin embargo, las condiciones extremas como la nieve son aún más duras, ya que la señal que va y viene a los satélites tiene más obstáculos en el cielo si está nevando, así como la propia nieve que caiga en la antena.

Starlink y la nieve no se llevan muy bien

Hace unos días, Brett Batie compartió en su canal de YouTube un vídeo donde hacía un unboxing, instalación y prueba del sistema. Ahora, ha subido un vídeo realizando pruebas de velocidad con nieve en la zona donde vive.

Batie afirma que obtiene normalmente entre 50 y 100 Mbps de velocidad, lo cual es normal con el despliegue actual de satélites, e irá mejorando conforme haya más en el cielo. La densidad de población y usuarios en una zona afectará también a la velocidad, pero por suerte eso no será un problema para usuarios del servicio porque la idea es que permita acceder a Internet en cualquier parte donde normalmente no hay conexión.

Sin embargo, con nieve en la antena, la velocidad cae en picado, con cifras de 25 Mbps de bajada y 12 de subida, con 27 de ping. Sin embargo, en una segunda prueba, la cifra baja a 13,75 Mbps de bajada y 7,51 Mbps.

El problema ahí no es sólo la bajada de velocidad, sino que además el ping es muy inestable y alcanza cifras entre 80 y 400 ms, llegando la conexión incluso a caerse por momentos. Con lluvia y nubes este tipo de problemas no se producen, y la conexión es muy estable.

Las antenas tienen calefactor incorporado para derretir la nieve

La nieve puede ser un problema puntual; sobre todo si la antena está en una zona de difícil acceso. Los ingenieros de SpaceX, por suerte, ya pensaron en que esto podía pasar, y la antena tiene incorporado un sistema de calefacción que hace que la antena suba de temperatura por encima de los 0ºC. En el siguiente vídeo podemos ver cómo la antena está a 4 ºC, mientras que el ambiente y la nieve están bajo cero.

De hecho, en el primer vídeo de Batie podemos ver cómo en el minuto 5:35, cuando sube a limpiar manualmente la antena, parte de la nieve se ha derretido con cierta textura de nieve primavera, así como gotas de agua de nieve que ya se ha derretido.

Tras limpiar la antena, la velocidad vuelve parcialmente a la normalidad, con 100 Mbps de bajada y 16 Mbps de subida, y un ping algo más estable, pero que sigue teniendo altibajos debido a que la nieve que está cayendo en el cielo sigue afectando negativamente a la estabilidad de la conexión.