Cómo tener WiFi portátil en cualquier parte y cuánto vale

Cómo tener WiFi portátil en cualquier parte y cuánto vale

Rocío GR

Usar el WiFi portátil es una opción muy recomendable si queremos conectarnos a Internet desde cualquier parte sin depender de una instalación, sin tener que utilizar los datos contratados en la tarifa. Es fácil, es rápido, es barato y es muy versátil y nos permite tener WiFi seguro desde cualquier viaje que hagamos, cuando viajamos en trenes o autobuses o cuando estemos en casa de cualquier otra persona. Pero para saber si te conviene o no, si te compensa o no, te explicamos qué es y cómo funciona.

Podemos conectarnos a Internet desde fuera de casa con un router portátil en el que introducimos una tarjeta SIM. Debemos tener previamente una tarifa contratada y aquí te damos algunas de las opciones de tarifas, las ventajas, inconvenientes, precios, funcionamiento o qué es mejor que hagas según lo que necesites.

Qué es el WiFi portátil y en qué consiste

El WiFi portátil es una forma de conectarnos a Internet a través de un router 4G o 5G. Este tipo de dispositivos lleva años con nosotros y nos permite conectarnos al WiFi a través de una tarifa de datos. Es decir, introducimos una tarjeta SIM en el interior del router 4G o 5G y crea una red inalámbrica desde la que podemos conectar diferentes aparatos sin depender de la fibra óptica o el ADSL.

El WiFi portátil puede servir desde cualquier lugar del mundo siempre que haya una señal de red. Generalmente funciona como punto de acceso móvil de un teléfono. Y tiene la ventaja de una conexión basada en SIM es que nos da la libertad de elegir el operador de internet que prefiramos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, si vamos a utilizarlo estando de viaje fuera de España, deberemos revisar las condiciones del roaming. En este caso, si es por la Unión Europea, nos ofrecerán el roaming sin ningún tipo de coste extra. En caso de que sí tengamos que asumir el pago extra, lo ideal será comprar una SIM de prepago, para evitar futuros problemas. No obstante, el uso del WiFi portátil tiene bastante beneficios como veremos más adelante.

Y, si te preguntas sobre qué ventaja tiene, lo cierto es que podemos usarlos en cualquier parte sin necesidad de tener una instalación fija y sin depender de nuestra tarifa de datos. En un viaje, en un piso en el que solo estés un mes y no quieras instalar fibra, en un apartamento de vacaciones, en hoteles… Además, el WiFi portátil nos permite conectar hasta 10 dispositivos normalmente. Esto hace que sea más fácil mantener el ordenador portátil, la tableta, el teléfono inteligente y otros dispositivos conectados al mismo tiempo.

La mejor configuración de WiFi portátil tiene un precio asequible, nos ofrece suficientes datos para satisfacer las necesidades y proporciona un fácil acceso a Internet en múltiples ubicaciones. Sin embargo, cuando usemos este tipo de conexión, aceptaremos que no obtendremos el mejor servicio posible. La mayoría de las opciones de Internet portátil cuestan mucho más que el Internet residencial de banda ancha de proveedores de fibra, cable o ADSL. Las redes móviles y satélites no tienen la misma capacidad para servir a los usuarios de Internet, por lo que a menudo se notan velocidades más lentas y menos datos.

Routers

Hay muchos tipos de routers 4G o 5G, pero todos funcionan igual: introducimos la tarjeta previamente contratada con la tarifa que queramos. Una vez que está dentro, simplemente se crea una red inalámbrica a la que podemos conectarnos desde el teléfono móvil, desde la Smart TV, desde la tablet o desde el ordenador. Permiten varios dispositivos conectados de forma simultánea y la velocidad y cantidad de datos dependerá de la tarifa que tengas contratada en tu caso concreto.

Además, hay diferentes modelos de routers… Los hay con formato dongle o pincho USB que llevamos décadas utilizándolos y que no necesitan conectarse a la corriente, sino que basta con conectarlo al puerto USB de tu ordenador para crear la WiFi. Por otro lado, hay routers enchufables que funcionan como los habituales, pero sin ningún tipo de cable de red ni ninguna conexión más allá de ir conectados a la corriente. En su interior, la tarjeta SIM que nos permite conectarnos a la red inalámbrica. Estos podemos transportarlos a casas de vacaciones, hoteles o incluso para conectarnos desde un tren que tenga enchufe. Bastará con enchufar y listo.

Por último, otro modelo habitual para el WiFi portátil son los routers inalámbricos. Un pequeño modem 5G que llevamos a cualquier parte y que nos permite conectarnos a Internet de forma inalámbrica en un viaje, por ejemplo. Tienen una batería que permite que se usen sin conectarse a la corriente ni a ningún USB. Como os podéis imaginar, no es necesario contratar ninguna tarifa de fibra, y funciona con una SIM, igual que en el resto de casos, por lo que dependerá de los datos de esta. Una vez configurada nuestra conexión en el móvil o el PC con el dispositivo, no hay nada más que hacer. Simplemente enciéndelo, y disfruta de la velocidad 5G.

Como decimos, su principal ventaja es que podemos conectarnos donde queramos, y sin necesidad de PC, ya que su funcionamiento es totalmente autónomo. Si el lugar en el que nos encontramos tiene cobertura móvil, tendremos conexión. Estos dispositivos disponen de varias horas de autonomía dependiendo del modelo. Además, seguramente puedas cargarlo en cualquier sitio, hasta en el autobús, o en un restaurante, por lo que será difícil quedarse sin batería. Por lo que la dependencia de una toma de corriente es relativo. No hará falta para conectarnos, pero obviamente lo necesitaremos para cargar la batería.

Por otro lado, hay que tener en cuenta también que si vamos a alguna zona que no disponga todavía de conexión de fibra óptica, y sigan haciendo uso de la instalación de ADSL, es más que probable que tu router 5G mejore la velocidad disponible en ese lugar. Por lo que no sólo nos va a venir bien en lugares donde no hay conexión alguna.

En el lado malo de la balanza podemos comentar el mayor consumo de datos, ya sea de nuestra tarifa o de una segunda que contratemos para estos casos. Y por otro lado, las conexiones suelen ser menos estables que en otros casos.

Usa un móvil como router

En el caso de que tengas un viejo móvil por casa, siempre podremos llegar a optar por utilizarlo como router portátil en vez de tener que comprar uno, como acabamos de mencionar. Lo mejor de esta alternativa es que, tanto si es un iPhone como un Android, podremos usarlo para compartir datos móviles, es decir, dar Internet a otros dispositivos, ya sea a una tablet, ordenador o televisor. El punto de acceso se crea usando WiFi. Este punto de acceso proporciona Internet a dispositivos inalámbricos mediante el WiFi y un punto de acceso se crea utilizando un dispositivo de punto de acceso. Un punto de acceso generalmente está conectado a una puerta de enlace o enrutador, que está conectado a Internet. Además, son menos seguros que el WiFi privado porque se usan comúnmente en lugares públicos. Debemos tener en cuenta que si no queremos desbloquear el teléfono constantemente o dejar el teléfono desbloqueado, los enrutadores WiFi portátiles sirven como una excelente herramienta para proporcionar datos mientras estamos en fuera de casa.

Aunque, hay que tener en cuenta que gastaremos la tarifa de datos que tenemos contratada para nuestra línea. Por eso mismo, será buena idea comprar igualmente una tarjeta de prepago para insertarla y desde la que podremos compartir Internet con los demás dispositivos. De igual forma, la batería de nuestro móvil disminuirá más rápido con esta función encendida. Para ello, deberemos seguir una serie de pasos:

  • En Android: Ajustes > Redes e Internet/Conexiones > Zona WiFi > pulsar nuevamente sobre Zona WiFi > Activar interruptor.
  • Desde un iPhone: Ajustes > Datos móviles > Punto de acceso personal > Activar Permitir a otros conectarse.

Compartir Internet Android e iOS

Ventajas de utilizar el WiFi portátil

Hay muchos motivos o ventajas si utilizamos el WiFi portátil frente a otro tipo de conexiones. Lo primero y principal es que no necesitamos ninguna instalación para conectarnos a Internet, sino que basta con utilizar el router correspondiente y acceder a la red desde el teléfono móvil o la tablet o el dispositivo que queramos. Enchufar y listo en el peor de los casos o encenderlo en el mejor de ellos, que nos permitirá usar la batería del MiFi para poder acceder a Internet desde cualquier parte.

Otra de las ventajas es que no necesitamos electricidad. Es decir, estos aparatos nos permiten tener una conexión sin necesidad de tener corriente. En un autobús, por ejemplo. O cuando estemos viajando. Por ejemplo, si eres fotógrafo y quieres enviar las imágenes a un medio podrás hacerlo sin depender de fibra, ADSL, etc. Tampoco dependemos de la cobertura de fibra porque funcionará a través del 4G.

No solo tiene como ventaja la ausencia de instalación, sino que es barato. Podemos usar 100 GB para navegar por menos de 30 euros al mes y no tenemos que utilizarlo únicamente en nuestro piso o casa, sino que podemos llevarlo de vacaciones si normalmente pasamos los fines de semana en una segunda residencia o si normalmente viajamos por trabajo y no queremos gastar nuestra tarifa de datos viendo vídeos, enviando correos electrónicos o subiendo contenido a Internet.

Aunque también hay desventajas como que dependeremos de los datos contratados salvo que tengamos una tarifa ilimitada. O que la velocidad y la estabilidad no serán comparables a conectarnos con un cable a la fibra óptica en nuestra casa. Al igual que el famoso caso del roaming que os mencionábamos anteriormente.

Tarifas para navegar en cualquier parte

Tenemos principalmente dos opciones para usar WiFi portátil a la hora de contratar una tarifa: elegir tarifas que estén pensadas precisamente para esto, como es el caso de las 4G en casa de los operadores, o simplemente conseguir una tarjeta prepago o con contrato que tenga una buena cantidad de datos móviles. Una vez que tengamos esa SIM, la introducimos en el router. No necesariamente debe ser una tarifa específica para 4G en casa o WiFi portátil.

Tarifas de 4G en casa

Tarifas especialmente creadas para tener un router 4G en casa o portátil y que podemos contratar con diferentes operadores. Nos ofrecen datos ilimitados o un bono de muchos gigas que gastar mes a mes.

En ocasiones no podremos obtener datos ilimitados para Internet portátil. La mayoría de los planes de datos con puntos de acceso tienen límites estrictos sobre la cantidad de datos que podemos usar Por lo tanto, la velocidad se reducirá al mínimo o la conexión se cortará por completo. Si podemos obtener datos ilimitados, es probable que la compañía que nos presta el servicio aún no le dé prioridad a la velocidad, lo que significa que nos enviarán al final de la cola de todos los usuarios en la red si hay congestión o si hemos usado demasiados datos. Así que lo mejor que podemos hacer es obtener un plan que nos aporte una gran cantidad de datos por adelantado o que nos brinde un poco de datos con la opción de recargar a medida que avanza el mes.

Orange

Orange también tiene sus tarifas 4G en casa de WiFi portátil por 19,97 euros al mes durante los tres primeros meses y 39,97 euros al mes a partir de este. Tenemos gigas ilimitados para navegar a velocidades de hasta 150 Mbps y no requiere instalación, sino que tienes un router WiFi 4G incluido con el que podemos conectar hasta 32 dispositivos de forma simultánea a través de la conexión inalámbrica o por cable Ethernet.

No es como tal una opción de WiFi portátil si utilizamos el router de Orange porque requiere estar enchufado a la corriente, pero sí podemos llevarlo a cualquier parte sin dependencia: podemos conectarnos desde un apartamento en la playa, desde un hotel si no queremos la red pública compartida con otros usuarios, desde un tren o desde una biblioteca que tenga enchufes. Cualquier lugar donde podamos enchufarlo permitirá crear una red Wifi.

orange-4g-en-casa.jpg

Vodafone

Vodafone tiene su tarifa Internet segunda residencia que tiene un precio de 2,25 euros al mes durante 24 meses con un router 4G incluido y con SIM con bonos recargables. La gran ventaja de Vodafone es que nos permite elegir entre un router o MiFi con tecnología 4G o 5 G por lo que podemos llevarnos el MiFi donde queramos para navegar con estos datos por la calle, de viaje, fuera de casa, etc. Eso sí, debemos añadir al precio los bonos recargables ya que el precio de 2,25 euros al mes es del servicio y no incluye gigas. Una vez que lo tenemos, elegimos los bonos que funcionan sobre la tarjeta SM que vas a recibir y no tienen permanencia.

Los bonos pueden ser de 2 días, de 7 días o de 31 días. Ninguno de ellos tiene permanencia y todos se activan desde la app o web de Vodafone. Los precios son de 5 euros, 15 euros o 35 euros respectivamente y con un pago único por ellos.

bono Vodafone

Simyo

Simyo cuenta con tarifas solo para navegar pensadas para un router 4G que puedes comprar desde su propia página web. O cualquier otor modelo que hayas visto. Y tarifas solo para navegar por menos de 16 euros al mes. Una tarifa de 35 GB por 15,50 euros al mes con megas acumulables. Y otras opciones más asequibles: 25 GB por 9 euros al mes, 14 GB por 6 euros al mes, 7 GB por 4 euros al mes.

Además, Simyo permite tener su router Alcatel Link Zone por 1,5 euros durante 24 meses con un pago inicial de 3 euros si quieres tener el router “incluido” que nos permite utilizar los datos en cualquier parte. O podemos pagarlo con un pago único por 39 euros.

alcaltel Simyo

Movistar

Si estás buscando llevarte la fibra a tu segunda casa, con Movistar se puede lograr sin permanencia. Desde 15€ al mes y con una cuota de alta gratis. No obstante, este servicio es solo para clientes miMovistar o Fusión.

El servicio ofrece una velocidad de fibra de 300 Mb en la segunda residencia acompañada del router con la tecnología más avanzada del mercado, con 5 GHz de velocidad y máxima cobertura en la red de 2,4 GHz. Se puede usar tanto para vacaciones como para teletrabajar en un lugar diferente al habitual. De esta forma podremos seguir navegando sin agotar los datos de la tarifa móvil. El problema es que si no disponemos de cobertura de fibra, puede ser que tengamos ADSL o Radio. En este caso, se podrá disfrutar de otro producto de vacaciones para esta cobertura en la segunda residencia.

Tarifas de datos baratas

Aunque no suelen ser específicas para 4G en casa, hay tarifas pensadas para WiFi portátil o con datos ilimitados o una gran cantidad de gigas que podemos usar mes a mes para poder disfrutar de estos routers 4G y 5G en cualquier parte.

Yoigo

Yoigo tiene su tarifa prepago pensada para WiFi portátil porque solo ofrece datos y una tarjeta SIM, sin llamadas ni SMS ni fijo. Se trata de una tarifa de 35 euros al mes sin permanencia y sin ningún extra. Podemos navegar durante todo el mes y tenemos 150 gigas de datos que podemos utilizar como queramos. Además, si gastamos estos datos seguimos navegando, aunque con velocidad reducida.

No tiene ningún tipo de permanencia, tiene un precio de 35 euros al mes. Solo debemos activarla, usarla en la tarjeta SIM e introducirla en cualquiera de los routers que tengamos o que vayamos a comprar.

yoigo

Llamaya

LlamaYa tiene la tarifa prepago solo datos. La idea es idéntica a la anterior: tenemos datos suficientes para navegar lo que necesitemos. Una tarjeta SIM con datos que podemos usar en un router 4G o 5G portátil y que podemos trasladar donde queramos. De viaje, en casa de amigos, de vacaciones, etc.

La tarifa prepago de solo datos de Llamaya tiene un precio de 30 euros durante 28 días y la ventaja de ser prepago es que no debemos pagar mes a mes sino únicamente cuando vayamos a hacer uso de ella. Tenemos 120 GB de datos a velocidad 4G y seguimos navegando a menor velocidad cuando gastemos los gigas incluidos. Se baja la velocidad a 16Kbps para que sigas navegando sin coste hasta un máximo de 2,5GB más. A partir de 2,5 GB extra ya no podrás navegar.

El bono es válido durante 28 días durante la activación y es autorrenovable si tenemos saldo suficiente en la tarjeta prepago que tenemos instalada.

solo-datos.jpg

Digi

Por 25 euros al mes podemos tener la tarifa de gigas ilimitados de DIGI que además cuenta con llamadas ilimitadas nacionales e internacionales en caso de ser necesario. O si queremos pagar algo menos hay tarifas que nos ofrecen una gran cantidad de datos mensuales y son acumulables por lo que los tendrás el mes siguiente si no los necesitas o no los gastas.

Podemos tener 100 GB por 20 euros al mes, 50 GB por 15 euros al mes, 20 GB por 10 euros al mes o 10 GB por 7 euros al mes. Todas incluyen llamadas limitadas a móviles y fijos y todas tienen opción de acumular datos. Además, podemos elegir tener contrato o ser prepago.

digi

Otras tarifas

Hay otras opciones para conseguir WiFi portátil como tener WiFi en el coche o apostar por líneas adicionales de los diferentes operadores que nos permitirán un bajo precio.

WiFi en el coche

Hay otras tarifas más específicas o diferentes como es el caso de Movistar Car, por ejemplo. Movistar Car es una opción para tener WiFi portátil en el coche. Se trata de un servicio que tiene un precio de 3 euros al mes con 20 euros de alta pero que podemos conseguir durante los tres primeros meses gratis, sin ningún coste y sin permanencia. Nos permite tener 20 GB de WiFi en el coche con los que podemos escuchar música, ver vídeos, navegar. Además, tiene otros servicios como avisos y mantenimiento, GPS localizador, consulta de multas o llamada Movistar Car SOS si necesitamos ayuda.

Estos 20 GB pueden usarse desde el coche sin necesidad de agotar la tarifa de datos gracias a un pequeño router que conectamos al coche a través de un puerto OBD. No es un WiFi portátil como tal porque no podemos usarlo en cualquier parte, solo en el vehículo. Es compatible con coches cuya fabricación sea desde el año 2004 en gasolina o 2005 para diésel. Y no está disponible para camiones ni motos, solo para coches.

movistar-car.jpg

Líneas adicionales

Hay muchas compañías que nos permiten añadir líneas adicionales baratas con una gran cantidad de gigas que podemos usar y sin necesidad de tener contrato con otro operador. Por ejemplo, Virgin nos permite conseguir una línea adicional por 14 euros al mes que nos permite tener 100 GB de datos que podemos usar como WiFi portátil en el router específico.

virgin

O en el caso de Digi podemos añadir líneas adicionales con 100 GB y llamadas ilimitadas por 12 euros al mes o incluso una tarifa ILIMITODO con gigas ilimitados y llamadas ilimitadas por 15 euros al mes que podemos usar para navegar de forma portátil con esta tarjeta SIM.

Digi

En O2 también ocurre algo similar. Si tenemos contratada una tarifa de Fibra y Móvil, podemos contratar una línea adicional a un precio más bajo que si se contratase por separado. Por ejemplo, podemos solicitar 100 Gigas y llamadas ilimitadas por 15€ o 10 Gigas y llamadas ilimitadas por 5€. Tan solo hay que tener en cuenta que todas las líneas deben estar a nombre de un mismo titular. En cualquier caso, no existe permanencia y se puede dar de baja de forma sencilla en su página web o app.

¡Sé el primero en comentar!