¿De verdad podemos apagar la red móvil 3G sin dejar a nadie tirado?

El final del 3G se acerca. Algunos operadores ya están utilizando las frecuencias del 3G para ofrecer 4G, y en el futuro se espera que el 4G sustituya por completo a esta conectividad móvil. Sin embargo, hay muchos usuarios que todavía no tienen un móvil con 4G, pero si con 3G.

Algunos operadores ya han apagado el 3G en algunos países. Mantener cuatro redes diferentes no es barato, y más teniendo en cuenta que cada vez hay menos usuarios que hacen uso del 3G. En España, por ejemplo, la huella del 4G es casi idéntica a la del 3G, con la ventaja de que el 4G ofrece más velocidad, así como también la opción de hacer llamadas a través de él con una mayor calidad y menor latencia.

Hay millones de dispositivos sólo compatibles con 3G

Sin embargo, hay dispositivos que se siguen usando todavía que dependen de la conectividad 3G, como pueden ser sistemas de aviso de caídas, tablets y móviles antiguos, o sensores en el mundo de la industria. El 3G permitió la explosión de conectividad móvil y acceder a Internet en cualquier parte, ya que el 2G era demasiado lento para ello al alcanzar velocidades de en torno 56 Kbps.

Mientras que en España se estima que para el año 2025 ya podría haber algún operador que apagará la red 3G, en Estados Unidos esto iba a empezar el próximo mes de febrero. Sin embargo, multitud de asociaciones de consumidores están alertando del peligro que esto implicaría, ya que hay millones de dispositivos en uso en la actualidad que dejarían de funcionar.

2g 3g prohibido

Por ejemplo, la policía en Estados Unidos utiliza tests de alcoholemia que funcionan con 3G. El sistema de sensores para localizar los autobuses escolares usa 3G. Y muchos sistemas de asistencia para ancianos usan esta conectividad. Por ello, es necesario que todos estos dispositivos sean sustituidos lo antes posible.

El 20% de los estadounidenses usa 3G

Según OpenSignal, el 20% de los estadounidenses utiliza todavía redes 3G en algún dispositivo. En algunos casos, es necesario que un técnico acuda a sustituirlo, algo complicado en plena pandemia, donde incluso las personas mayores quieren prescindir lo máximo posible del contacto con otras personas.

Por ello, los planes para sustituir el 3G por 5G tienen multitud de obstáculos. Sustituir todos esos dispositivos en una crisis de suministro de chips a nivel mundo es un problema bastante complejo. Sin embargo, los operadores afirman que no van a retrasar el cierre, donde AT&T, que planea cerrar su red en febrero, lleva meses contactando a los usuarios afectados ofreciéndoles móviles nuevos baratos, o incluso gratis. Sprint la cerrará el 31 de marzo de 2022, mientras que Verizon lo hará el 31 de diciembre de 2022.

Las asociaciones de consumidores piden que el fin del 3G se produzca a finales de año en todos los operadores, dando así margen a los usuarios. AT&T se defiende diciendo que lleva tres años para ir sustituyendo los dispositivos 3G de sus clientes, y retrasar su cierre afectaría negativamente al despliegue de nuevas redes 5G, ralentizando nuevos servicios y trabajos asociados a ese despliegue.

Los operadores tienen muchos motivos para acabar con el 3G, ya que son caras de mantener, y generan menor rentabilidad conforme pasa el tiempo y hay menos personas que las usan. La FCC no está actuando al respecto, pero sí está investigando la situación para ver si tienen que tomar medidas. La realidad es que, inevitablemente, el 3G tiene los días contados en favor del 4G y el 5G.