Pueden ir 10 personas a tu casa, pero seguirá sin poder ir el técnico a hacer la portabilidad

Algo más de la mitad del territorio nacional ya “vive” en la Fase 1 de la nueva normalidad dentro del estado de alarma por la alerta sanitaria del coronavirus. Además de la reapertura de locales de hasta 400 metros cuadrados, la reapertura de mercadillos, las terrazas al aire libre, de bibliotecas y museos, de hoteles y establecimientos turísticos y de lugares de culto a un tercio de su aforo, se permite el contacto de hasta un máximo de 10 personas, ya sea en el domicilio o en la calle. Sin embargo, el Gobierno no ha tenido en cuenta que las portabilidades están suspendidas desde el pasado mes de marzo y que los operadores empiezan a acusarlo.

Estupor entre los operadores por la no reactivación de las portabilidades dentro de la fase 1. El gobierno ni siquiera se ha pronunciado al respecto y se teme que el impacto de estas semanas sea cada vez más difícil de recuperar en lo que queda de año. Además, para el otoño estaría prevista la subasta del 5G y las cuentas de los operadores no van a estar especialmente boyantes. Por si fuera poco, parece que algunos están aprovechando un vacío legal para seguir haciendo portabilidades, lo que está agotando la paciencia de los que tienen paralizada la actividad.

Cuándo y cómo se suspendió la portabilidad

El Gobierno se dio mucha prisa para suspender las portabilidades, algo que nos apuntaron desde diversos operadores. En un primer momento, nadie comprendía que se suspendiera esta facultad de los usuarios cuando no se había hecho en ningún otro país de la Unión Europea. A esto le tenemos que sumar que, a los 15 días de suspender la portabilidad, el gobierno cambió parcialmente la norma.

Pero no adelantemos acontecimientos y veamos cómo sucedió exactamente. En el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, podíamos leer en el artículo 20:

“Con este mismo fin, mientras esté en vigor el estado de alarma, se suspenderán todas las operaciones de portabilidad de numeración fija y móvil que no estén en curso, excepto en casos excepcionales de fuerza mayor”.

Sin embargo, sólo unos días más tarde, se publicaba el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, que modifica ese artículo 20 para dejar claro que:

“Con este mismo fin, mientras esté en vigor el estado de alarma, se suspenderán todas las operaciones de portabilidad de numeración fija y móvil que no estén en curso para cuya materialización sea necesaria la presencia ya sea de los operadores involucrados o sus agentes, ya sea del usuario, excepto en casos excepcionales de fuerza mayor”.

Esa modificación implicaba que el gobierno pasaba a permitir las portabilidades de números móviles, pero no las de números fijos o banda ancha fija, al tener que desplazarse el técnico al domicilio. El problema es que, en ningún momento, dijo nada de las nuevas altas, pudiendo desplazarse un técnico a casa sin problemas.

Con esa modificación del Real Decreto, el gobierno atendía parcialmente las quejas de las operadoras que no entendían la suspensión de la portabilidad móvil, pero generaba un problema al no acotar correctamente el alcance de las nuevas altas.

De hecho, hasta tuvo que salir al paso la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para poner en orden las portabilidades. El regulador nacional indicó que se fija provisionalmente un porcentaje del 25% en el cupo de portabilidades por operador sobre la base del cupo que cada operador tuviera atribuido con carácter previo a la declaración del estado de alarma, en portabilidad móvil, y que se establece un límite técnico transitorio por operador de 50 portabilidades al día, en fijo.

¿Por qué no se están reactivando?

Pues realmente, nadie alcanza a comprenderlo, sobre todo si tenemos en cuenta el asunto de las nuevas altas encubiertas que comentaremos en el siguiente punto. Los operadores están indignados con la forma de actuar del gobierno que no ha incluido la reactivación de la portabilidad en la desescalada. De hecho, ni tenemos noticias de en qué fase podríamos realizar portabilidades como antes.

La CNMC ha elaborado una guía para la vuelta a la normalidad de las portabilidades tras el estado de alarma. El regulador estima que serán necesario 5 días para el retorno a la normalidad. En portabilidad móvil, se incrementarán los cupos un 15% diario hasta alcanzar el valor previo a la declaración del estado de alarma. En portabilidad fija, el proceso será similar, aunque sin especificar el porcentaje diario de aumento.

Las altas nuevas sí están permitidas

Como ya vimos al día siguiente de la entrada en vigor del Real Decreto que permitía las portabilidades sin desplazamiento, existe una forma muy sencilla de saltarse las restricciones del gobierno. Esta pasaría, en el caso de paquetes combinados, por portar el móvil de forma habitual, pero dar una nueva alta de fijo. El perjuicio para el cliente sería el de tener que dar de baja la línea fija en su operador anterior, además de perder el número.

De esta forma, podría cambiarse de operadora y perdería únicamente el teléfono fijo, algo que no le importa a la inmensa mayoría de los usuarios. Según nos confirman fuentes del sector, esta MásMóvil es la operadora que más altas ha conseguido con este mecanismo legal, sin embargo, desde la operadora recuerdan que está cumpliendo escrupulosamente con todos los requisitos del Real Decreto Ley, como no puede ser de otra manera. Sobre todo, y especialmente, «no estamos tramitando portabilidades de fijo, y priorizamos la salud de nuestros clientes y colaboradores. En ningún caso, estamos promoviendo altas nuevas para portar el número fijo después de la crisis y así lo hemos comunicado a nuestros colaboradores y partners«.

Mientras se enrarece el ambiente entre los operadores por esta forma de actuar, el gobierno parece mirar hacia otro lado y no está contentando a nadie. Los operadores no entienden que no se reactive una herramienta vital para ellos como es la portabilidad y los usuarios tampoco saben las razones que permiten ir a una terraza o que vengan 10 personas a casa, pero no que un técnico debidamente protegido nos visite para hacer la portabilidad fija.

Consecuencias económicas

Los resultados presentados por Telefónica, Orange y Vodafone confirman una caída importante de los ingresos en el primer trimestre del año. Fuentes del sector apuntan a que el segundo y el tercer trimestre pueden ser literalmente terroríficos y es que la caída de ingresos por roaming, la proliferación del low cost y el cierre de empresas podrían devastar las cuentas de todos los operadores.