Así se hundió la portabilidad mientras estaba prohibida

Así se hundió la portabilidad mientras estaba prohibida

Claudio Valero

A mediados de marzo se suspendía la portabilidad fija y móvil, aunque a finales de mes se activó la portabilidad móvil al no requerir desplazamiento de los técnicos. Empezaba el confinamiento de la población y las operadoras empezaban a priorizar el mantenimiento de las redes sobre la oferta comercial. Como sabemos, el tráfico aumentó considerablemente estos meses e incluso se tuvieron que tomar medidas drásticas. Ahora, sabemos como se hundió la portabilidad mientras estaba prohibida en marzo de 2020.

El 17 de marzo se suspendía la portabilidad en virtud del Real Decreto-ley 8/2020 de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19. Este no quitaba esta facultad de los usuarios de telecomunicaciones, salvo en casos excepcionales de fuerza mayor. Viendo que aquello no tenía sentido, el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, matizaba el artículo 20 para prohibir únicamente aquella “para cuya materialización sea necesaria la presencia ya sea de los operadores involucrados o sus agentes, ya sea del usuario”. Finalmente, el 26 de mayo se reactivaba toda la portabilidad, pero eso es otra historia.

Un 36% menos que el mismo mes del 2019

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha publicado los datos del sector de las telecomunicaciones correspondientes al mes de marzo de 2020. Este mes tuvo la portabilidad activa durante 17 días, lo que terminó lastrando las cifras totales. Durante el mes de marzo, se portaron casi 400.000 números móviles, lo que supuso un 35,7% menos que el volumen registrado en el mismo mes de 2019.

Las cifras de portabilidad llevaban bastante tiempo superando o rozando los 600.000 cambios, con picos considerables como los 670.000 usuarios que cambiaron de compañía en septiembre 2019 y los 713.000 que lo hicieron en octubre de 2019. Este año, tanto en enero como en febrero tuvimos 634.000 y 641.000 cambios respectivamente, lo que hacía presagiar un buen año en este terreno.

En cuanto a la portabilidad fija, se portaron 148.000 números fijos, un 16,6% menos que en el mismo mes del año anterior. En total, se añadieron 86.000 líneas de fibra óptica hasta el hogar (FTTH), superando ampliamente los 10,5 millones. Movistar sigue liderando con 4,4 millones de líneas. El ADSL sigue muriendo y este mes se perdieron 63.000 líneas.

A nivel de ganancia de clientes de banda ancha fija, Movistar perdió 10.200 clientes, Orange perdió 16.700 clientes, Vodafone ganó 900 clientes, MásMóvil ganó 34.800 clientes y el resto de los operadores en su conjunto se llevaron un botín de 11.200 nuevos clientes. Los tres principales operadores, Movistar, Orange (incluido Jazztel) y Vodafone (incluido Ono) concentran el 84,8% del total de líneas.