Dominios .music: ¿se usarán de verdad para piratear MP3?

Los dominios .music fueron anunciados por primera vez en el año 2003. Tras lanzarse, varias empresas compitieron por hacerse con su control, pues creían que iban a ser importantes para promocionar la música. Desde 2019 son de una empresa de Chipre llamada DotMusic, que los consiguió en 2019 tras pelear con empresa como Google o Amazon por ellos. su historia ha seguido un largo y arduo camino.

En 2011, la RIAA envió una carta a la ICANN en la que afirmó estar muy preocupada por el uso que se podía hacer de los dominios .music en el mundo de la piratería. Sin embargo, 10 años después la situación es totalmente distinta, y de hecho prácticamente opuesta, ya que el uso de estos dominios para la piratería va a ser muy complicado.

Control minucioso de quien accede a estos dominios

DotMusic ha anunciado, tras 10 años de disputas, que ha firmado un acuerdo con la ICANN para operar los dominios .music, poniendo fin a tantos años de discusiones. Con ello, planean usar los dominios para crear una «comunidad internacional de música con direcciones verificadas que garanticen la seguridad, autenticidad, y un refugio seguro para el consumo de música en streaming a nivel mundial.

Para ello, los dominios sólo se entregarán a miembros legítimos de la comunidad musical. Los dominios que se entregan están controlados por esas grandes empresas, que forman la Policy Advisory Board o también llamada Trusted Senders, con entidades como la IFPI, RIAA, National Music Publishers Association (NMPA) y The American Association of Independent Music (A2IM), entre otras.

Cuando una empresa solicite uno de estos dominios, tendrá que pasar un proceso de validación que requiere móvil y correo electrónico para activar la verificación en dos pasos, además de comunicar el nombre de los artistas o marcas asociadas que aparecerán en el dominio.

Si reciben reclamaciones, el dominio se bloqueará

Uno de los usos que más temía la RIAA de estos dominios es que se usara para hacer mirrors de webs pirata. Por ello, han implementado un mecanismo por el cual, si el dominio recibe al menos 10.000 reclamaciones por infracción de derechos de autor, el dominio pasará a estar bloqueado y no será accesible. Además, no sólo habrá que eliminar el contenido que infringe en la URL reclamada, sino que el mismo contenido tendrá que ser eliminado de todo el dominio.

A todo esto se añade que cualquier web que permita acceder gratis a música legal, de manera directa o indirecta, que sea propiedad de un tercero, tendrá que publicar el nombre completo de su operador, número de teléfono y dirección de email en la web. Si no lo hacen, serán suspendido de inmediato. Por último, si DotMusic recibe una queja de cualquier miembro de los Trusted Senders, el dominio quedará suspendido inmediatamente hasta que se resuelva la disputa.

Por tanto, parece ser que DotMusic va a garantizar que la piratería se mantenga muy alejada de estos dominios, donde un dominio como «download.music» podría haber causado mucho daño. Así, este tipo de webs de piratería tendrán que seguir recurriendo a dominios más tradicionales.