¿Sin frenos? Cómo es la tecnología del futuro del coche eléctrico

El freno regenerativo es una de las novedades tecnológicas que llegan con la movilidad eléctrica. Tanto los vehículos híbridos puros como los híbridos enchufables y los 100% eléctricos, todos los modelos electrificados utilizan el sistema de frenado regenerativo. Sin embargo, ahora puede haber una solución en cuanto a estos frenos para el que será el coche eléctrico del futuro. Lo ha desvelado la marca de DS Automobiles con su prototipo DS E-Tense.

La innovación de DS para los frenos del coche eléctrico

El tacto del pedal de frenos de un coche eléctrico es, en general, diferente al de un coche con motor térmico convencional, pero además, no todos los eléctricos tienen el mismo tacto a estos, ni transmiten las mismas sensaciones al conductor. Las marcas no hablan mucho de ello, pero es una decisión de ingeniería qué sensación nos transmite el pedal al pisarlo, y qué equilibrio entre frenado, retención y regeneración se busca.

Hay diferentes modelos del coche eléctrico que apenas retienen cuando se levanta el pie del acelerador, siendo preciso pisar el freno, mientras que otros retienen mucho simplemente con esa acción, frenándose por sí solos, sin ni siquiera pisar el pedal del freno. Es el caso del Rav-4, el SUV de Toyota, que es uno de los coches eléctricos con más retención del momento junto con los Tesla.

Ahora, y de la mano del fabricante de DS, hemos dado con una solución tecnológica referida a los frenos del coche eléctrico que se antoja hoy como un experimento que podría llegar en algunos modelos próximos. Una innovación de los franceses de la que apenas se ha oído hablar de ello con otros fabricantes.

Incursiona el frenado regenerativo por sí solo

Así, la ex-marca adherida a Citroën utiliza en su prototipo 100% electrificado, el DS E Tense Performance, la regeneración del motor eléctrico en lugar de los frenos convencionales, algo que muestra un futuro potencial en los vehículos eléctricos.

El mismo lo hace de la mano de la tecnología del que es su coche de carreras de Fórmula E, donde ahora se vale de dos motores eléctricos a bordo para reducir la velocidad del vehículo por completo mediante el frenado regenerativo, hasta 600 kW.

Prototipo DS E Tense frenos coche eléctrico

Pese a que el frenado regenerativo ya está disponible en gran parte de los vehículos eléctricos, esta tecnología es utilizada a modo de complementación al frenado convencional. La novedad está en que DS incursiona en el frenado regenerativo por sí solo y, de esta manera, ayudaría a recargar la batería en el mismo proceso, produciendo el final de los discos y pastillas de frenos convencionales. En su desarrollo han trabajado ingenieros de la compañía francesa y de la firma TotalEnergies,

Una tecnología formulada de la Fórmula E

Algo a destacar, también, es que esta tecnología lo que hace es eliminar las almohadillas de fricción, potenciando además el medio ambiente. Los investigadores han sugerido que las pastillas de freno (junto con los neumáticos) son una fuente importante de contaminación por partículas finas, lo que lleva a algunas innovaciones propuestas sobre cómo recolectar todo ese polvo en los vehículos antes de que se deseche.

Por su parte, hay que mencionar, sobre todo, que gran parte de esta tecnología de los frenos del prototipo del coche eléctrico de DS es que la marca tiene un gran prestigio en la joven competición de la Fórmula E. Con varios títulos en su haber, los franceses emplean conocimientos de las carreras para aplicárselo a este DS E-Tense Performance, como pasa con estos frenos que se dan, también, para el resto de modelos de calle del coche eléctrico.

Así, este concepto se ha desarrollado en conjunto con el propio equipo de Fórmula E, DS Techeetah, y utiliza los mismos impulsores que se pueden encontrar en los coches de carreras eléctricos. El bloque delantero ofrece 250 kW de potencia (340 CV), mientras que el trasero resulta más potente incluso, con 350 kW (476 CV), que lo hacen de un total de 607 kW (815 CV) disponibles y un enorme par de 8.000 Nm. Con ello, el Tense Performance puede acelerar de 0 a 100 km/h en solo dos segundos. Con un sistema de carga de 350 kW recupera su energía completa en solo cinco minutos.

¡Sé el primero en comentar!