Multas con coches de alquiler: ¿cuáles son las más frecuentes?

Multas con coches de alquiler: ¿cuáles son las más frecuentes?

David Soriano

Recurrir al alquiler de un vehículo puede ser la solución cuando viajamos a algún destino y no tenemos nuestro coche disponible, algo frecuente tras viajes en avión. El hecho de no ser los dueños de esos coches hace que se cometan más infracciones, con desigual proporción entre las multas.

El alquiler de coches es una práctica muy generalizada sobre todo en vacaciones, cuando queremos hacer un viaje por carretera y no tenemos un coche en propiedad. Además, cuando nos decidimos a conducir un vehículo de alquiler se produce un curioso fenómeno: somos más propensos a recibir multas.

Multas más frecuentes con coches de alquiler

Alquilar un coche da una falsa sensación de impunidad a sus conductores y más del 65 % de los conductores que han alquilado un coche aseguran haber cometido una infracción al volante de un coche alquilado.

Multas caras

El reparto entre estas infracciones no es igual, siendo algunas las que lideran la tabla. En un estudio que realizó MyTripCar, una empresa dedicada a la comparativa de precios de renting de vehículos, de las 2.500 multas analizadas, el estacionamiento indebido en zona ORA (Ordenanza para la Regulación de Aparcamientos) ocupa el primer puesto siendo el motivo del 41,2% de las notificaciones. Sigue el exceso de velocidad con un 13% y saltarse una prohibición con un 10,8%.

Las siguientes, fuera del podio, son las siguientes infracciones y sus correspondientes multas:

  • Aparcar sobre línea amarilla o zig zag (9,3%).
  • Aparcar en la acera o en un paso de peatones (7%).
  • Estacionar en zona de carga y descarga (5,7%).
  • Saltarse una línea continua (3,4%).
  • Usar el móvil al volante (2,6%).
  • Saltarse un semáforo en rojo (1,1%).
  • El resto son otro tipo de infracciones.

¿Quién las paga?

Cuando se alquila un coche, el conductor y usuario pasa a ser el responsable de todas las infracciones que se cometan al volante de ese vehículo. En caso de que cometas una infracción de tráfico, aunque la matrícula esté registrada a nombre de la compañía de alquiler, será el arrendatario en caso de multa quién deba abonar la cantidad obligada o hacerse cargo de la sanción.

Si la multa te la ponen de manera presencial tras pillarte in fraganti las autoridades, te solicitarán el permiso de conducir y te tendrás que hacer cargo de la multa como si te la pusieran en tu coche habitual.

Pago multa

Sin embargo, en caso de otras sanciones como las de exceso de velocidad y ser pillados por un radar, se identificará el vehículo por matrícula y se comunicarán con la compañía de alquiler. Casi el 40% de los conductores que alquilan afirman que piensan que la multa no les va a llegar. Algo erróneo porque incluso a nivel europeo es sencillo que se identifique al infractor.

Cuando la compañía es requerida por las autoridades para identificar al conductor, esta comprobará quién era el conductor que firmó el contrato de arrendamiento en la fecha en que se cometió la infracción. Un proceso muy parecido se sigue cuando la infracción ocurre en un país de la Unión Europea, gracias en parte al Registro de Vehículos de cada estado, al que todos los países miembros tienen acceso.

Además, si te multan mientras conducías un coche de alquiler es probable que tengas que pagar un precio superior al de la propia multa. Existen dos razones principales para explicar el sobrecoste. La primera es que la empresa de alquiler te va a cobrar los gastos de gestión por multas. No pasa con todas las empresas de alquiler, pero sí con la mayoría y suponer un sobrecoste de unos 40 a 50 euros.

Otra razón por la que una multa de alquiler es más cara que una en un coche en propiedad es que la propia gestión puede llegar a prolongarse en el tiempo lo suficiente como para superar el plazo para pagar una multa reducida.

¡Sé el primero en comentar!