Citroën apuesta por su vehículo de conducción autónoma, el rarísimo Skate

Citroën se llevó todas las miradas hace unos meses con su peculiar vehículo de conducción autónoma, bautizado como ‘Skate’, el cual se trata de una construcción que se basa en una plataforma, pero del que tiene vistas a ser mismamente un vehículo como tal. Muy distanciado de cualquiera otra invención de la marca, es una solución de micro electromovilidad urbana, y que puede tener una gran atención para el futuro.

Una solución de transporte urbano modular

El futuro ha llegado a nuestros días. Lo vemos en multitud de circunstancias y situaciones de nuestro día a día, de la cual en cada momento se avanza por soluciones tecnológicas que nos facilitan las tareas cotidianas. En lo que tiene que ver con la movilidad esto ya se ve con el coche eléctrico, que se adentra como la mejor solución para dar recambio a los convencionales de gasolina.

Un sector que está dando pasos adelante importantes en todas sus facetas, equipamientos y sistemas electrificados. Y ahí, Citroën lo ha hecho, también, con una solución de micro electromovilidad que poco o nada tiene que ver con lo podemos encontrar en las calles. Hablamos del Citroën Skate.

El mismo se hizo con el fin de desarrollar un sistema de transporte de personas y mercancías 100% autónomo para el entorno de las grandes ciudades. La idea es utilizar una plataforma eléctrica autónoma sobre la que puedan acoplarse diferentes tipos de módulos creados exprofeso para ello y ofrecer así todo tipo de servicios de movilidad enfocado al transporte urbano modular.

Tiene una capacidad autónoma de nivel 5

Y es que, como ya ocurriera con el AMI, el coche eléctrico sin carnet con 70 kilómetros de autonomía, lo que está haciendo por seguir la marca gala es ya no solo producir vehículos, sino servicios de movilidad. Es lo que sucede con este Skate que, como tal, es una plataforma eléctrica y autónoma.

Citroén Skate plataforma modular conducción autónoma

La idea que se plasma con él se basa en un revolucionario modelo de ‘código abierto’ que, según la firma, podría mejorar la fluidez del tráfico en un 35%. Se trata de una plataforma con capacidad de conducción autónoma de nivel 5, por lo que no precisa un conductor en su interior y puede prescindir de los elementos de conducción habituales, como el volante y los pedales.

De esta manera puede moverse por las áreas urbanas sin intervención humana, y además permite que puedan funcionar continuamente a excepción de los tiempos de recarga, que también se realiza de manera automatizada en centros dedicados. Con este proyecto se busca dar oxígeno para el denso tráfico de las grandes ciudades.

Su chasis, lo más peculiar

La clave del proyecto del Citroën Skate radica directamente en la disposición de una estructura flexible. Como tal, el chasis es la clave del movimiento, mientras que habría disponibles un conjunto de plataformas para poder utilizar según las necesidades. Por su parte, y visto a tener muy en cuenta, es que el diseño de la plataforma dependerá por el peso que finalmente llevará sobre ella, así como las posibles irregularidades que se pueda encontrar mientras rueda en una ciudad a una velocidad máxima de 25 km/h.

Como se puede apreciar en el vídeo de abajo, los propios creadores aseguran que el concepto es prácticamente como esos antiguos ratones de ordenador que tenían una bola para deslizarse. Esto sucede con las ruedas esféricas tan personales de esta Citroën Skate, con neumáticos diseñados por Goodyear. En su interior es donde se sitúa el motor eléctrico que las impulsa y también el sistema de dirección, que les permite girar 360 grados, lo que aporta una gran maniobrabilidad al vehículo.

¿Qué utilidades podemos tener con él? Pues bien; este podrá cargar con cápsulas (pods) que podrán ser de diferentes empresas y tipos de servicio que colaboren con Citroën. Con la caja encima de la plataforma, que bien puede ser un servicio tipo sofá con ruedas o para la carga de paquetería, entre otros ejemplos.

¡Sé el primero en comentar!