El aviso de la DGT: estas son las dos peores horas para conducir

El aviso de la DGT: estas son las dos peores horas para conducir

Jorge Majdalani

Conducir de forma segura implica numerosos factores que los conductores deben controlar, especialmente en temporadas donde la circulación es elevada por las carreteras de España. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) explica cuáles son los horarios menos adecuados para conducir. Ya sea en horarios donde hace más frío o más calor, hay ciertas horas que se dan como peligrosas al volante.

Evita ponerte al volante en ciertas horas

En función de la época del año, los factores que influyen en la conducción pueden variar. Por ejemplo, en invierno puede haber días de lluvia intensa o incluso nieve; mientras que en verano el principal factor influyente son las altas temperaturas y el aumento del tráfico.

Es por ese motivo que desde la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto sobre aviso a los conductores sobre qué horas es mejor evitar ponerse al volante.

El motivo es bien sencillo y tiene un nombre: somnolencia. Tal y como explica el estamento público «sus efectos siempre acaban por afectar gravemente la capacidad para conducir vehículos, por mucho que trates de evitarlo». Y es que el cansancio puede afectar más de lo que pensamos a la conducción, y la solución no pasa solo por tomar una bebida con cafeína para despejarnos antes de conducir, sino todo lo contrario, hay que descansar las horas necesarias… pero también no salir a cualquier hora.

Entre las 3:00 y 5:00 y entre las 14:00 y 16:00h

Así, y según las estadísticas, la somnolencia supone hasta el 30% de los accidentes de tráfico en España, como informa la DGT. Además, también aclara que esto no solo afecta a la conducción nocturna, sino que los accidentes de tráfico a causa del sueño también se producen durante el día.

Es más, los accidentes diurnos son más numerosos. Es por eso por lo que es necesario tener precaución tanto durante el día como durante la noche. Y es que la somnolencia sucede por el cansancio acumulado, y en ello tiene que ver tanto la estimulación ambiental, como la fisiología de cada conductor, las horas de vigilia y, muy especialmente, como decimos, el momento del día en el que toque conducir. «Independientemente de cuánto haya dormido, hay ciertas horas del día en las que tendrás un poco más de sueño», ha indicado la DGT.

En ello, desde el organismo vial avisan de que las horas en las que aumenta el peligro de conducir se dividen en un lapso de tiempo de la mañana y otro de la tarde. Concretamente, la peor hora para circular sería entre las 3:00 y las 5:00 de la mañana, mientras que la franja horaria de 14:00 a 16:00 horas supone el peor momento de la tarde.

DGT horas conducir

Qué es lo mejor para no tener somnolencia

Según recientes estudios, el cansancio durante la conducción provoca alrededor de 100.000 accidentes al año en todo el mundo. Siendo la causa de un 20 % de los accidentes que se producen en España. Una situación que los expertos equiparan a haberse tomado seis latas de cerveza antes de ponerse al volante.

Estos son los consejos que deberías tener en cuenta:

  • Dormir bien. Es tan obvio que a veces se olvida. El sueño se previene durmiendo, no hay más. Conviene mantener unos buenos hábitos del sueño para evitar que la somnolencia llegue mientras se conduce. Para descansar bien y prepararse para una nueva jornada en la carretera suelen bastar entre siete y nueve horas.
  • Descansar en carretera. Las largas travesías, el aburrimiento al volante, el calor, las infinitas vías rectas… Todos estos factores causan fatiga y van haciendo que perdamos capacidad de atención. Para evitar que el cansancio se convierta en ronquidos hay que descansar siempre que se sienta fatiga, cada dos horas o cada doscientos kilómetros. A veces basta con parar en una estación de servicio y estirar las piernas para refrescar la cabeza adormilada. En otras ocasiones hará falta echar una cabezadita o tomar un refresco con cafeína.
  • Evitar las comidas pesadas. Después de comer aparece el sueño, sobre todo si se trata de comidas copiosas y pesadas. Por eso, si se va a conducir, conviene que el almuerzo o la cena sean ligeros, frescos y de fácil digestión.
¡Sé el primero en comentar!