Citroën C-Zero 2021: el 100% eléctrico urbanita compacto más económico

Al Citroën C-Zero se le reconoce por ser el primer coche totalmente eléctrico de la marca francesa. Nacido en 2011, apareció en las calles como un modelo utilitario, compacto y de prestaciones suficientes para las necesidades de aquel momento. Pero, gracias al salto tecnológico desde entonces hasta nuestros días, la marca gala ha decidido contar ahora con un renovado y actualizado C-Zero, de 2021, que puede interesar a más de uno. Conocemos su ficha técnica.

El segmento electrificado de Citroën avanza a pasos agigantados. Desde los que conjugan la hibridación enchufable, la ligera, mild-hybrid… o de cerca con la que tiene que ver con la puramente eléctrica. Uno de ellos o, mejor dicho, el primero de ellos, tiene que ver con el Citroën C-Zero. Sí, porque ahí donde lo vemos, este vehículo fue el primero de esta variante que creó la marca gala.

Lo hizo, entonces, allá por el 2011, año en el que los electrificados daban sus primeros pasos en el segmento, y que posteriormente fue conocida como la definitiva generación 100% eléctrica de la que hoy conocemos. En esas, este ha acabado renovándose, y en este 2021 ha llegado su versión de 47 kW (64 CV).

Puede ser que no llame la atención precisamente por sus prestaciones, pero lo que sí hace es que tiene una eficiencia y rendimiento muy productivos. Con todo, su nivel es óptimo para todos los usuarios que busquen una relación de calidad-precio (es de los más económicos) comodidad, confort, una autonomía suficiente, y un coche perfecto para la ciudad.

De este modo, el de 2021 se conforma como una de las opciones más a tener en cuenta y considerar. De hecho, si lo comparamos con otros vehículos similares, en varios apartados le gana la batalla. El mismo se coloca en la clase de los utilitarios urbanitas y compactos. Entre sus rivales directos se encuentran los Kia Soul EV y el Renault Zoe. También se puede considerar al Nissan Leaf, aunque el japonés cuenta con unas dimensiones mayores.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2021
  • Precio: 20.000 euros
  • Capacidad: 4 plazas
  • Potencia: 47 kWh
  • Autonomía: 150 km
  • Aceleración: 15,9 segundos

Diseño

Cuando hablamos de vehículos 100% eléctricos en nuestros días tendemos a buscar coches que sean amplios, voluminosos, con líneas nuevas, sorprendentes y futuristas, y claro, con potencias elevadas. Sin embargo, los hay como este Citroën C-Zero. Este, como ves, es un compacto que poco tiene que ver con uno al uso, pero que responde con muy buenas características.

Entre ellas, su diseño. Este de la marca gala, la evolución del año 2011, es un compacto que, aunque no tiene grandes particularidades, sí que atrae por una línea sencilla, sin demasiadas florituras y por una estética actual al más puro estilo Renault Zoe (un poco más pequeño) o al Mii eléctrico de Seat.

Como tal, esta actualización responde muy bien por su carrocería redondeada, de muy sencillos detalles, gran superficie acristalada frontal y cierto toque futurista, propio de una ciudad de un futuro de película. Con 3,4 metros de largo y 1,4 metros de ancho, es tan largo como el otro utilitario de la marca, el C3. Al mismo tiempo, y gracias a compartir estructura con Mitsubishi Motors, este se asemeja bastante al urbano i-Mi-EV de la firma japonesa.

Versiones

Como mencionamos, este vehículo que ha salido este año 2021 ha sido el claro modelo rejuvenecido de su predecesor. Los cambios que tenemos con el primero son algo particulares, pero tampoco se diferencia mucho. En cuanto a las potencias, y si bien este que desgranaremos ofrece algo más de 60 CV, el primer modelo lo hacía con unos escasos 45 kW (alrededor de 60 CV).

Exterior Citroën C-Zero 2021

Por lo que podemos decir que apenas han habido cambios al respecto pese a los 10 años de adelanto. Lo único así desdeñable es que el primer prototipo tenía una autonomía de poco más de 110 km reales, mientras que el de este año permite que recorremos distancias cortas entre ciudad y algún que otro pueblo con una autonomía de 150 km.

Esto es gracias a las baterías y su actualización que incorpora. Como veremos en profundidad, estas son de litio de 16 kW, capaz de suministrar 330 V. En cambio, el del 2011, se mantenía con unas unidades de 8,7 kW, también de litio.

Motor y baterías

En cuanto a su motor, y si bien es algo reducido y compacto como hemos conocido, un punto muy a su favor de estos es que ofrecen un rendimiento muy fiable, cómodo y de gran eficiencia energética, como comprobaremos a la hora de estudiar cuánto es su consumo en ciudad y en carretera (cifras muy pequeñas).

En primer lugar, y metiéndonos de lleno por su motor y baterías, este C-Zero 2021 Citroën equipa un motor síncrono con imán permanente que proporciona un total de 47 kW de potencia (el equivalente a 64CV) entre 3.500 y 8.000 rpm. No tiene caja de cambios, sino que cuenta con una reducción y una desmultiplicación adaptada.

Por su parte, este está alimentado e integrado con las baterías más modernas ion-litio. Estas, ubicadas en el centro del vehículo, tienen una capacidad de alrededor de 16 kWh, con un suministro de energía a 330V. Uno de sus elementos más claros es su sistema de recuperación de energía en desaceleración y en frenado que permite recargar las baterías. Con velocidades máximas de 130 km/h, su autonomía es de 150 kilómetros.

Consumo

Un aspecto importante y muy significativo de este Citroën C-Zero es que mantiene unos niveles de consumo muy pequeños, unas cifras de registro muy por debajo de muchos coches actuales. Y eso, en gran parte, viene por su motor. Y es que su propulsión a cargo de un pequeño motor eléctrico síncrono con imán permanente es el que hace, en conjunto con las baterías, el que este tenga unos datos muy eficientes.

Consumo Citroën C-Zero 2021

Esta tecnología permite que el par se desarrolle desde el momento que el motor empieza a girar, de manera que se puede prescindir de la caja de cambios. Esto también es un ahorro de peso considerable, y todos los kilos de menos son buenos para aumentar la autonomía. En esas, el C-Zero es apto para circular por la ciudad con unos números de 13,5kWh a los 100 kilómetros.

Por tanto, con 1,46 euros de media podemos recorrer 100 kilómetros (según los datos que ofrece el fabricante). Unos números que bien podrían ser mejores si los comparamos con otros de su mismo rango. Por ejemplo, le gana la partida el BMW i394H (12,3 kw/100km).

A este le sigue el Mitsubishi Mi i-Ev, que ostenta cifras de 12,4 kW/100km, o el Hyundai Ionic EV, el rey de la lista de los consumos más bajos con apenas 11,5 kW/100km. Ese puede ser el consumo máximo habitual del C-Zero de Citroën en un trayecto donde el inicio y el destino estén a similar altitud y la conducción sea normal (se puede consumir más conduciendo a toda velocidad, pero probablemente no será lo habitual).

Interior y acabados

Como decíamos, este Citroën tiene en el interior uno de sus mejores síntomas para conducir. Y es que este combina todos los atributos que los clientes esperan de la marca: diversión al volante, prestaciones y aceleración, pero añade otras cualidades como su interior. De hecho, y aunque sus dimensiones sean bastante reducidas si lo medimos con otros a los que se enfrenta, veremos que su habitabilidad también gana enteros.

Interior Citroën C-Zero 2021

De todas formas, y aunque sus cambios más importantes tienen que ver con su sistema digital, su forma es prácticamente es igual a la del 2011. Con un espacio suficiente para conducir con total comodidad y obtener todo el confort, tanto el usuario como el copiloto y el resto de pasajeros disfrutarán de una buena experiencia.

Así, vemos un interior muy sencillo y funcional, que hereda partes de los modelos convencionales y sin espacio para alardes como pantallas táctiles o similares. Un verdadero vehículo para ir del punto A al punto B sin demasiadas complicaciones.

Equipamiento

En el apartado de equipamiento, el Citroën C-Zero iguala en precio al Peugeot iOn aunque ofrece menos equipamiento por el mismo precio. Quizás, uno de los aspectos que más se echará en falta es el caso sistema digital, puesto que no tiene ni pantallas ni otras muestras tecnológicas.

Multimedia

Es más; tal y como informa Citroën, el C-Zero solo equipa un equipamiento de serie, el básico. Este es el que instala radio-CD con lector MP3, aire acondicionado, anclajes ISOFIX en asientos traseros, retrovisores exteriores regulables y abatibles eléctricamente, encendido automático de luces y seis airbags.

Probablemente, el problema principal de este coche es la existencia del Renault Zoe y el Nissan Leaf, dos coches 100% eléctricos más grandes, más modernos e interiormente mucho mejor construidos. Un aspecto el interior donde apenas se distingue de los que pueden ser vehículos convencionales modernos. Por lo que podemos decir que es un vehículo con pocas posibilidades ahí dentro que llamen nuestra atención.

Extras

Los extras tampoco son algo demasiado novedosos si lo reflejamos ante otros compactos. Incluso, podemos decir que el C-Zero 2021 es de los pocos vehículos de la marca de Citroën que no ofrece ni elementos de equipamiento ni extras muy llamativas, ni mucho menos.

Así, y a distancia de otros modelos de la firma, solo ofrece un único añadido que podemos incluir en conjunto con cualquiera de los iniciales equipamientos, desde el de serie hasta el más alto. Este es el que destaca el que podría denominarse como Style C.

El cual, además de todo lo que lleva las anteriores versiones, lo hace equipando un color exclusivo de carrocería Rojo Coral con techo negro, luz ambiente LED en el habitáculo y tapicería exclusiva de tela y cuero con costuras en rojo. Adicionalmente, también se centra muy bien en todos los sistemas de seguridad, como es el sistema de seguridad pasiva.

Este se trata de todos aquellos elementos que contribuyen a proporcionar una mayor eficacia y estabilidad al vehículo en marcha y, en la medida de lo posible, evitar un accidente.

Mantenimiento

En materia de mantenimiento, son los coches compactos 100% eléctricos como este C-Zero los que ganan ampliamente la partida. Y es que, estos vehículos tienen grupos motopropulsores  mucho más simples, y con menos componentes. El motor eléctrico es mucho más sencillo y fiable que cualquier motor de combustión interna.

Así, estos prescinden en su gran mayoría de cajas de cambios, contando con un simple sistema de engranajes que transmite la potencia a las ruedas, además de un diferencial. Estas transmisiones tienen una relación fija y carecen de marcha atrás, ya que para ir hacia atrás basta con invertir la polaridad del motor eléctrico.

Frontal

Por tanto, es cierto que se degrada menos y no se encarga de mantener frío el motor sino otras piezas en las que el calor hace mella en su rendimiento. Esto, principalmente, en el equipo donde se efectúan los cambios de la corriente continua almacenada en las baterías y la alterna que consumen y generan los motores.

Así, y según las cifras que maneja la compañía francesa, el propietario puede ahorrar hasta 840 euros por año en costes de funcionamiento, especialmente porque no necesita cambios de aceite ni filtros. Eso sí; tampoco es que no tengamos que hacerles nada. Como cualquier cosa, necesitan sus cuidados. Por esto, la firma recomienda mandarlo a revisión cada 10.000 kilómetros para comprobar los diferentes niveles de neumáticos, filtros del habitáculo, escobillas, líquido de frenos…

Garantías

Finalmente, el de las garantías es otro aspecto que siempre tendremos que vigilar. Y es el tipo de garantía que nos ofrecen desde los fabricantes, más viendo que un vehículo eléctrico puede sufrir algún contratiempo con alguno de sus componentes principales.

Para el que es el moderno urbano de los galos, nos presentan una garantía sobre las baterías de 8 años o 160.000 km. En ese tiempo se conservará, como poco, el 70% de su capacidad. A valorar, la denominada como Garantía total de Peugeot cubre también defectos de fabricación, pintura y perforación.

En caso de incidente (avería, defecto de pintura, perforación de la carrocería), podrás visitar un taller oficial con el manual de mantenimiento y garantías. Por tanto, solo un técnico oficial puede valorar si el defecto puede repararse bajo la garantía comercial de la marca. Actualmente, por ley, lo hace dentro de un marco legal de 2 años.

Pero además de estos dos años de garantía, en Peugeot nos dan la oportunidad de ampliar la garantía. Este plazo, en lugar de dos años pasaría a ser de 5 años, previo pago cuando hagamos la compra del coche. Dispondremos de un e-208 con el máximo rendimiento y en las mejores condiciones durante más del doble de tiempo.

¡Sé el primero en comentar!