Una vez aquí podremos seleccionar un SSID como nombre de identificación de la red inalámbrica y, dentro del apartado de Seguridad, podremos configurar la clave de acceso a la red WiFi, así como el cifrado. Con esto ya tendremos creado el punto de acceso, activando la opción ‘Zona Wi-Fi portátil’. Únicamente nos quedaría tomar el dispositivo que vaya a conectarse a esta red, buscar redes WiFi, seleccionar la que acabamos de crear con el nombre que hayamos configurado y, evidentemente, utilizar exactamente la misma contraseña que acabamos de seleccionar en los pasos anteriores.

En dispositivos móviles Android, si lo que queremos es que la conexión a Internet se comparta a través de cable USB, o de Bluetooth, lo tenemos que seleccionar de forma manual en este mismo apartado de los Ajustes de conectividad escogiendo el tipo de anclaje que más nos convenga.