Cómo reiniciar el router para arreglar posibles fallos

Cómo reiniciar el router para arreglar posibles fallos

Rocío García

Aunque parezca obvio, reiniciar el router nos salva de más de un problema y nos permite tener Internet correctamente. El router nos permite conectarnos a Internet a través de cable o WiFi, navegar y usar con normalidad cualquier página. Pero en ocasiones da problema, la conexión va demasiado lenta o no se conecta la red. Muchos de los pequeños problemas del día a día se solucionan reiniciando el router. Hay varios tipos de reinicio y hoy te explicamos cómo hacerlo y para qué sirven.

Si tenemos algún problema, lo primero que hacemos es reiniciar el router para ver si así se soluciona. Pero es importante reiniciarlo de forma correcta para que este proceso sirva para algo y el router se reinicie de manera efectiva y práctica. Es aconsejable, además, que reinicies el router de vez en cuando.

Puedes reiniciar tu router o restablecer tu router. No es lo mismo restablecer que reiniciar: Reiniciar solo te permitirá apagarlos y volver a encenderlos, no eliminará la configuración ni hará cambios en el software. Sí ayudará a resolver algunos problemas básicos de conexión. Si quieres eliminar todas las configuraciones y restablecer de fábrica, tendrás que seguir otro proceso.

router fibra wifi

Cómo reiniciar el router

Cuando vamos a reiniciar el router, solemos creer (erróneamente) que basta con pulsar el botón de encendido y apagado y volver a pulsarlo un segundo después para que se apague, se encienda y vuelva a funcionar. Puedes hacerlo y se reiniciarán algunos procesos pero es posible que no se arregle el problema que pretendes solucionar si no lo apagas al completo durante más de diez segundos. El router requiere unos segundos para apagarse al completo y que todos los circuitos dejen de funcionar. Si apagamos y encendemos de forma instantánea, puede que no sirva para nada que sigas estas instrucciones.

Reinicia el router desde el aparato

Puedes reiniciar el router de casa apagando el botón que encontrarás (normalmente) en la parte trasera. Una vez apagado, puedes desenchufar los cables del router. Cuando esté completamente desconectado, espera unos veinte segundos para asegurarte que los circuitos se apagan al completo. Pasado este tiempo, podrás volver a enchufar el router y comenzarán de nuevo a encenderse las luces. En unos minutos, prueba Internet para ver si la conexión funciona correctamente y todo mejora.

Es importante que no apagues y enciendas rápidamente, como decimos. El router necesita al menos unos 20 o 30 segundos para apagar totalmente todos los procesos y comenzar de nuevo si quieres asegurarte que todo se solucione.

Reinicia el router desde la configuración

Si quieres hacer reset del router desde tu ordenador o cualquier dispositivo, puedes hacerlo desde la configuración del mismo. Ve a 192.168.1.1 (o a la que tengas asignada como dirección IP local del router) desde la barra de navegación del navegador y accede utilizando tu contraseña correspondiente.

Este proceso dependerá del modelo del router que estemos utilizando en ese momento pero podrás acceder a configuración avanzada o al mantenimiento del mismo y desde aquí encontrar una opción llamada “Reiniciar”. Al pulsar, el router comenzará el proceso de reinicio y unos minutos después podrás probarlo de nuevo.

  • Ve a 192.168.1.1
  • Accede con tus datos personales
  • Ve a Administración y a Configuración
  • Pulsa en Reiniciar
  • Espera unos minutos
  • Prueba de nuevo tu conexión a Internet

Reiniciar el router

Ventajas de reiniciar el router

Aunque no es necesario hacerlo cada mañana, sí es útil que reinicies tu router de vez en cuando. Basta con seguir este proceso que sólo te llevará unos minutos.

  • Rendimiento y optimizar la WiFi: El router debe gestionar mucha información desde tus dispositivos y reiniciar el router consigue que mejore el rendimiento. Un reinicio del router hace también que se borre la caché del mismo, por lo tanto, una vez que se vuelva a iniciar dispondrá de mayor cantidad de memoria disponible para gestionar todas las conexiones y procesos. Además, reiniciar el router en la banda de 2.4ghz hace que una vez que se vuelve a iniciar, busque los canales con menos interferencias. Esto puede hacer que se note una mejoría considerable en nuestra Wifi.
  • Conflictos entre direcciones IP y otros problemas: Realizar un reinicio completo del router hacer que podamos acabar con ciertos problemas en la gestión de las direcciones IP que el propio router va asignando a todos y cada uno de los dispositivos que se han conectado y están conectados a él. El hecho de no apagar nunca el router puede hacer que se acaben saturando las direcciones disponibles para asignar, incluso aunque ya haya algunos dispositivos que no estén conectados. Apagar y encender el router después de 10 o 15 segundos hace que se fuerce el borrado del histórico de direcciones IP asignadas y por lo tanto, haya de nuevo direcciones libres para ir asignando a los nuevos dispositivos que se intenten conectar ahora.
  • Evitar el sobrecalentamiento: Todo aparato electrónico está sometido a un calentamiento de sus componentes, sobre todo los condensadores. Componentes que con el paso de la energía y la transferencia de datos hace que vayan acumulando calor, algo que aumenta aún más si nuestro router está situado en un lugar donde se acumule el calor y no tenga una buena ventilación o bien esté sometido a algún otro agente externo que pueda influir en su calentamiento. Reiniciar el router o apagarlo durante un tiempo hasta que los componentes del mismo se enfríen ayudará a que el router ofrezca un mejor rendimiento.

router wifi adsl centrales ADSL

Restablecer el router

Como decíamos anteriormente, no es lo mismo reiniciar que restablecer. Puedes restaurar de fábrica los valores del router en caso de que quieras solucionar problemas de configuración o que tu problema no se arregle con un simple reseteo. También puede ser útil si has olvidado la clave de acceso al mismo. Esto borrará toda la información. Es decir, tu clave de acceso al Wi-Fi y tu nombre de red será la misma que venía por defecto (la que aparece en la pegatina, generalmente) Y también se restablecerá el firmware inicial sin las versiones posteriores actualizadas.

Para restablecer el router, tendrás que encontrar un orificio en la parte trasera del mismo. La mayoría de aparatos cuentan con un pequeño agujero en la parte superior en el que tendrás que introducir la punta de un lápiz o un objeto similar. Mantén pulsado este botón durante unos cinco o diez segundos y verás como todas las luces LED del router se iluminan y se apagan. Quedará solo encendido el botón de Power y el router comenzará a restablecerse a la configuración original del mismo.

El tiempo en el que tendrás que mantener pulsado el botón de reset podrá variar de un modelo a otro, de un operador a otro. Por ejemplo, Orange te indica que basta con cinco segundos y Movistar o Vodafone te piden 10 segundos pulsando este orificio.

Desde la administración del router

También podrás restablecer el router sin necesidad de buscar algo afilado. Ve a 192.168.1.1 (o al IP asignado al router) y sigue estos pasos.

  • Ve a 192.168.1.1
  • Accede con tus datos personales
  • Ve a Administración y a Configuración
  • Pulsa en Restablecer
  • Espera unos minutos
  • Volverá a la configuración de fábrica
  • Cambia la contraseña o actualiza el firmware si quieres

Ventajas de restablecer el router

  • Vendrá bien si has olvidado tus contraseñas y datos de acceso
  • En caso de error en la configuración del cortafuegos
  • En caso de configuración de la red
  • Conflictos administrando direcciones IP públicas y privadas

Inconvenientes o aspectos a tener en cuenta

Si estamos pensando hacer un reset de fábrica a nuestro router seguramente es porque es el último cartucho que tenemos para intentar solucionar algún problema con nuestra conexión a Internet. En este caso, debemos tener en cuenta que hacer un reset de fábrica implica que, como su propio nombre indica, se restablezcan todos los valores de la configuración del dispositivo a como venía cuando lo empezamos a usar.

Es decir, restablecer el router a los valores de fábrica hace que se elimine toda la configuración actual y el software del propio dispositivo se actualice con la versión inicial. Esto puede hacer que los problemas que teníamos hasta el momento con nuestra conexión se solucionen, ahora bien, debemos tener en cuenta que tendremos que volver a realizar cualquier cambio que hubiésemos hecho anteriormente en la configuración del mismo.

Esto implica que volvamos a la contraseña por defecto, por lo que debemos proceder a cambiarla nuevamente, así como realizar cualquier cambio en los ajustes de la configuración del router. Contar con una versión del firmware desactualizada tampoco es muy recomendable, sobre todo si puede contar con algún problema de seguridad. No obstante, si la versión del firmware es estable y soluciona nuestro problemas no tendremos más remedio que mantenerla.