¿Se puede espiar Facebook? Peligros y todo lo que debes saber

¿Se puede espiar Facebook? Peligros y todo lo que debes saber

Manuel Naranjo

Si estamos pensando espiar el Facebook de alguien, debemos tener claro que además de no ser precisamente ético, también puede acarrearnos algún que otro problema legal. Por eso hoy os vamos a contar todo que debéis saber de este tema para que estéis perfectamente informados.

Puede que alguna vez a todo el mundo le haya comido la curiosidad de saber que pone un perfil de Facebook que no nos concede el privilegio de ser su amigo o que en algún momento nos bloqueó. Pero de ahí a intentar dar el paso para espiar lo que publica esa persona en la red social propiedad de Mark Zuckerberg, nos colocaría todo en otro tipo de tesitura.

Aplicaciones para espiar Facebook

Existe varias aplicaciones que nos prometen que gracias a ellas podremos espiar a un usuario en Facebook o que podremos saber que pone en su Messenger, pero todas esas aplicaciones son de dudosa procedencia y eso nos puede acarrear una serie de problemas que podrían ser difíciles de solucionar.

Comentamos esto porque esos programas que se pueden instalar en Windows requieren que les demos permisos para instalación y, evidentemente, que lo ejecutemos una vez instalados. Ahí puede ser el principio de nuestros problemas, ya que, al no ser demasiado fiables, pueden ejercer un «efecto rebote«, es decir, que sean ellos los que nos espían a nosotros. Esto tiene una parte sumamente grave, puesto que, si nos instalan algún tipo de software espía, cualquier cosa que hagamos en nuestro ordenador será enviada a personas que no tendrán intenciones precisamente nobles.

Facebook en un móvil

Debemos recordar que en nuestro ordenador hay contraseñas guardadas de las webs que solemos visitar, cookies de por donde navegamos e incluso podrían recibir información de nuestras claves bancarias. Todo esto nos podría suponer un gravísimo problema, con una solución muy complicada.

También podemos ser víctimas de algún que otro virus que estropee nuestro PC y que nos obligue a formatear el disco duro o a tener que llevarlo a algún lugar donde puedan resolver nuestro problema.

Por eso es tan sumamente importante saber de dónde vienen los programas que instalemos en nuestro ordenador y no solo eso, tener sentido común a la hora de decidir para qué vamos a utilizar nuestro PC. Todo esto puede ser extrapolable a nuestro smartphone, puesto que también hay aplicaciones que prometen poder espiar a otros en Facebook.

Legalidad y ética

Legalmente creemos que es evidente que espiar a alguien en Facebook no es legal, ya que no contamos con su consentimiento. Esto es algo que ocurre en otro tipo de aplicaciones como puede ser WhatsApp, donde también hay programas y aplicaciones que nos aseguran poder leer los mensajes de otros, pero son totalmente ilegales.

Esta ilegalidad está clara, puesto que ya hemos tenido sentencias donde se han condenado a individuos por mirar los mensajes de una aplicación sin tener permiso explícito de la otra persona. En Facebook, y por lo tanto en Messenger, ocurre otro tanto de lo mismo, puesto que nadie debería ver los textos, fotos y vídeos publicados por otra persona que no ha aceptado que esta situación se dé. También se han ejecutado penas de cárcel por espiar el Facebook de otra persona.

De todas formas, no debemos llegar a pensar si es legal o no, puesto que primero está la ética, y en este caso queda más que claro que no existe ningún tipo de justificación para espiar una cuenta de cualquier red social.

botón de Facebook

Otros problemas de Facebook

Facebook también puede acarrearnos otro tipo de problemas de los que debemos ser conscientes y que pueden ser igual de graves de los que te hemos contado.

Publicaciones

Debemos tener mucho cuidado con nuestras publicaciones para no cometer ningún error que nos pueda acarrear una mala experiencia. Es decir, tenemos que ser cuidadosos y no exponer ningún dato sensible en ninguna de las fotos o textos que pongamos en Facebook.

Ya no solo por limitar el impacto ante un posible hacker, sino para prevenir que no suframos troleos, que en un principio no son demasiado peligrosos, pero si sumamente molesto.

Con esto nos referimos que si, por ejemplo, aparece nuestro número de teléfono en alguna foto, podemos empezar a recibir llamadas o mensajes de gente que solamente pretende molestar o reírse, con la consecuente molestia que esto acarrea.

Si los datos fueran mucho más sensibles, como nuestra dirección o DNI, ya podríamos preocuparnos porque son datos que les sirven a los hackers para realizar acciones mucho más peligrosas.

Pero no te asustes, simplemente hay que tener cuidado con lo que se publica y sentido común.

Suplantación de identidad

Esto es algo bastante común en Facebook, aunque en los últimos tiempos sí que es cierto que la plataforma intenta luchar contra ello.

Podemos encontrarnos con un perfil de Facebook que es prácticamente igual al nuestro y que incluso pide amistad a personas que ya son contactos con la excusa de que hemos cambiado de perfil y que deben volver a aceptarnos.

Si notas que esto ocurre avisa inmediatamente a todos tus contactos para indicarles que no eres tú y que no acepten la amistad.

Esto lo hacen los delincuentes con la esperanza de que esta manera algún dato sensible les sea revelado de alguna manera y así poder aprovecharse. No les demos la oportunidad.

Conclusión

Lo que parece claro es que debemos ser muy conscientes de todo lo que hacemos en Facebook. Nuestras publicaciones deben ser seguras para nosotros mismos y para los demás, puesto que así toda nuestra vida será más fácil. no es buena idea crearnos nuevos problemas, puesto que con los que tenemos ya normalmente vamos servidos.

Si queremos ir más lejos y tenemos una gran tentación de espiar a alguien, ese es el momento perfecto para sacar a relucir el sentido más importante con el que contamos los seres humanos, el sentido común.

No creemos que merezca la pena arriesgarnos a tener un problema legal serio por ver lo que alguien ha colgado en su perfil, o lo que sería más humillante, acabar con el ordenador estropeado o siendo víctimas de un ataque, por echar una ojeada a unas publicaciones.

Nuestro consejo es claro, si esa persona no acepta tu amistad, continuemos con nuestra vida, no es algo tan grave.