Microsoft confirma que lanzará un móvil a pesar de haber fracasado anteriormente

Microsoft está dispuesta a volver a apostar por su entrada en el sector móvil como fabricante de smartphones. A pesar de su nefasta experiencia con los terminales Kim en 2010, la compañía ha mostrado su intención de lanzar un nuevo móvil a través de su CEO, Steve Ballmer.

La carta anual a los accionistas por parte de Ballmer ha servido para confirmar el interés de la compañía por lanzar su propio smartphone. La compañía ha visto en el gran resultado obtenido con Xbox el gran espejo donde mirarse y está dispuesta a apostar fuerte por el lanzamiento de nuevos dispositivos de hardware.

El próximo que llegará al mercado será el tablet Surface. Con él, los de Redmond pretenden entrar en un mercado que está dando sus primeros pasos desde que Apple lo estrenase allá por abril de 2010 con su primer iPad. El desarrollo de Windows 8 como sistema operativo hará completa la apuesta de Microsoft en este sector. No obstante, a pesar de la cercanía con el supuesto lanzamiento de la tableta (en poco más de dos semanas) aún se conocen muy pocos detalles sobre ésta, por lo que no sabemos si será capaz de plantar cara tanto al equipo de Apple como a los tablets Android.

El estreno de Surface no será el último lanzamiento de Microsoft a nivel de hardware a corto plazo. Vamos a seguir trabajando con un amplio ecosistema de socios para ofrecer una amplia gama de PC con Windows, tabletas y teléfonos", afirmó el consejero delegado de la firma norteamericana. "A medida que desarrollemos y actualicemos nuestros servicios de consumo, vamos a hacerlo de manera que aprovechan al máximo los avances de hardware", especificó.

De este modo, parece claro que el siguiente golpe de timón servirá para dotar a Windows Phone 8, su próximo software para móviles, de un equipo propio a la altura más allá de los que ofrecen Nokia (aliado de Microsoft en este segmento) y otros fabricantes. Ballmer subrayó que "según lo saque de la caja, el usuario recibirá un impresionante dispositivo que se conecta a las comunicaciones únicas, y a la productividad y servicios de entretenimiento de Microsoft, así como al acceso a las aplicaciones de nuestros socios y desarrolladores de todo el mundo".

Así pues, parece que en 2013 llegará el nuevo smartphone de Microsoft. Será entonces cuando se cumplan tres años del último fracaso de la compañía en este sector, después de haberlo intentado con la gama de móviles Kin, enfocados para un público joven pero incapaces de ofrecer un servicio de calidad. A ello se le unía que ni siquiera contaban con el propio sistema operativo móvil de la compañía. En definitiva, un despropósito del que a buen seguro ha aprendido el gigante de Redmond para no volver a repetir dichos errores.