España y Grecia comparten crisis económica y la banda ancha más cara de Europa

Al margen de la gravísima situación económica por la que atraviesan, otro de los denominadores comunes entre España y Grecia es el precio de la banda ancha. Dos de los países más tocados económicamente de Europa son los más caros del continente a la hora de ofrecer acceso a Internet.

El último informe de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), que agrupa a las 34 economías más avanzadas del mundo, confirma el elevado precio de la banda ancha española en comparación con los países europeos. Nuestro país tiene el dudoso honor de ser el más caro a la hora de ofrecer Internet de alta velocidad solo superado por Grecia. Llama la atención que ambos países se encuentran en plena crisis económica y con altos índices de paro, aunque en este último aspecto España sí aventaja tristemente al país heleno.

En concreto, la banda ancha española tiene un precio medio de 4,15 euros por megabit por segundo, lo que contrasta con la media de otros países. Por ejemplo, el mega tiene un precio medio en Italia de 3,04 euros, mientras que en Francia y Portugal es de 1,56 y 1,25 euros respectivamente. Otro de los datos aportados por la organización señala a nuestro país como uno de los países donde existe una mayor diferencia de precio entre operadores, puesto que el precio mínimo y el máximo varían hasta 82 euros por Mbps. La diferencia es muy grande si comparamos con países como Reino Unido, donde varían en apenas 5 euros.

Por debajo de la media en velocidad

La OCDE también asegura en su informe que España está por debajo de la media en lo que a velocidad de banda ancha se refiere. Mientras que en nuestro país los operadores ofrecen una conexión media de 27 Mbps (un dato que contrasta con los ofrecidos por la propia CMT), la media está fijada en 41 Mbps destacando Japón, que roza los 150 Mbps de media en sus conexiones de banda ancha de alta velocidad. Igualmente, nuestro país también queda por detrás de la media de los países de la organización en lo que a porcentaje de hogares con banda ancha fija, siendo del 57,4% por el 61,4% de la media de la UE.

Los datos aportados por esta organización chocan con lo que recientemente afirmó el presidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. Bernardo Lorenzo aseguró la semana pasada que "al contrario de lo que publican los medios de comunicación, las conexiones de nuestro país son más rápidas que en la media de la UE". El precio medio según el regulador de las conexiones españolas en 2011 fue de 37,6 euros al mes, contando la mayoría de hogares con conexiones de velocidades medias de entre 10 y 30 Mbps.