Microsoft estudia el lanzamiento de su propio smartphone con Windows Phone 8

Las recientes presentaciones de Surface, su primera tableta, y Windows Phone 8 no serían las únicas novedades en las que estaría metido de lleno Microsoft. Varios analistas aseguran que la compañía estaría ultimando su próximo smartphone para competir de forma más directa contra el resto de fabricantes.

Tan solo unos días después de la flamante presentación de Windows Phone 8, el rumor ha sonado con fuerza. Microsoft quiere volcarse de lleno con la citada nueva versión de su sistema operativo móvil y para ello estaría estudiando seriamente el desarrollo de su propio hardware. Así lo ha asegurado un analista de Wall Street muy cercano a la compañía de Redmond, según publica Europa Press. "Nuestras fuentes en la industria nos dicen que Microsoft podría estar trabajando con un fabricante para desarrollar su propio dispositivo para Windows Phone 8", aseguró.

El analista no dio más detalles e incluso dejó en el aire que el dispositivo en cuestión fuese un móvil. "No está claro para nosotros si esto será una plataforma de referencia o si será un teléfono que saldrá al mercado con la marca Microsoft", señaló al respecto. No obstante, la apuesta por un terminal móvil no sería descabellada siguiendo así la línea marcada por otros desarrolladores de plataformas móviles que tienen sus propios equipos como Apple y Google, ésta última con su gama de móviles Nexus y cuyo salto al sector de las tabletas parece inminente de la mano de Asus.

Por el momento desde Microsoft se ha guardado silencio en torno a las especulaciones. Tan solo se ha limitado a confirmar la buena relación son sus "socios de hardware y juntos estamos centrados en llevar al mercado Windows Phone 8 este año", en palabras de un portavoz. En concreto se espera que este lanzamiento se produzca en otoño, un periodo que parece de lo más interesante dentro del sector tecnológico, puesto que coincidirá con la llegada de Windows 8 y el esperado lanzamiento en el mercado móvil del iPhone 5.

La noticia se conoce cuando se cumplen dos años del último fracaso de Microsoft dentro del sector móvil. Kin fue el último proyecto del gigante norteamericano como fabricante de equipos móviles, pero los dispositivos no despegaron en ventas y la compañía decidió incluso no lanzarlos en Europa. Una mala planificación que dejó a los terminales sin el propio sistema operativo móvil que Microsoft preparaba para entonces, Windows Phone 7, y la falta de aplicaciones provocaron que los usuarios no adquiriesen unos equipos destinados al público más joven por el hincapié que hacían en las redes sociales.

Con la experiencia del pasado y todo un sistema operativo móvil renovado, Microsoft podría hacer un nuevo intento en este mercado con el objetivo de aumentar la cuota de mercado de Windows Phone, reducida en la actualidad al 2% ante el poder de Android y iOS. Su tablet Surface ya está en camino. ¿Le acompañará un smartphone con marca Microsoft?