Las tabletas Windows 8 convertibles en portátiles llegan para salvar el mercado del PC

Los fabricantes de ordenadores ven en Windows 8 la tabla de salvación de un sector que ha caído en picado en los últimos años. La llegada del nuevo sistema operativo impulsará el lanzamiento de equipos híbridos, con pantalla táctil convertibles en portátiles e incluso PC de sobremesa de los que se puede extraer su pantalla para ser utilizada como tablet.

A finales de este año (con toda probabilidad en octubre), se lanzará al mercado Windows 8. El nuevo sistema operativo de Microsoft destaca por ser el primero que podrá ser instalado tanto en PC tradicionales de sobremesa y portátiles así como en los nuevos equipos táctiles de moda: las tabletas. Los fabricantes no han tardado en mostrar su confianza en Windows 8 y ya han mostrado sus apuestas en forma de equipos híbridos para intentar revertir la tendencia a la baja que han vivido en los últimos años, culpa en gran medida de la llegada de las tabletas como el iPad.

La feria Computex 2012 celebrada en Taipei ha servido para mostrar los derroteros que seguirá esta industria a corto y medio plazo. Los principales fabricantes han dado a conocer sus nuevos equipos. Sin dejar de lado los llamados ultrabooks, los portátiles de reducido peso y potentes prestaciones, se ha observado la tendencia a la convergencia con el sector de las tabletas, algo propiciado por las posibilidades táctiles que añade Windows 8.

El abanico de dispositivos con los que contará el usuario en apenas unos meses será muy amplio. "En la nueva era pos-PC estamos viendo cada vez más dispositivos que son difíciles de encajar en las categorías tradicionales", señala un analista a CincoDías.com. En la feria asiática se ha podido ver la apuesta de las compañías por lanzar tabletas a las que se pueda adaptar fácilmente un teclado y dotarlas así del aspecto y las características de un ordenador portátil. Ejemplo de ello son las tabletas Acer Iconia W700 y el W510 de 10,1 y 11,6 pulgadas respectivamente.

El fabricante asiático sigue los pasos de otro gigante como Asus, que ya agregó un teclado a su tableta Eee Pad Transformer y que, igualmente, ha presentado nuevos modelos que ofrecen esta posibilidad. Sin embargo, la presentación más llamativa de Asus ha sido su Transformer AiO, un equipo que cumple la función de PC de sobremesa y de tablet si se extrae la pantalla de la base. Mientras que como equipo de sobremesa funciona con Windows 8, en el modo tableta se puede utilizar con Android 4.0 como sistema operativo. Al ser la pantalla de 18,4 pulgadas, estaríamos ante la tableta más grande del momento, aunque dicho tamaño reduce las ventajas de movilidad que caracterizan a este tipo de dispositivos.

Otras compañías como Toshiba también apostarán por lanzar tabletas con teclados que las conviertan en portátiles, por lo que se confirma que esta tendencia es mayoritaria dentro del sector. El camino elegido por los fabricantes pasa por tanto por la mimetización con los nuevos dispositivos que han provocado un importante frenazo a sus ventas. ¿Conseguirán estas firmas revertir esta progresión negativa gracias a los equipos con pantalla táctil?