Convierte así tu tablet en una pantalla secundaria para tu ordenador

Convierte así tu tablet en una pantalla secundaria para tu ordenador

Érika García

Cada vez es más habitual trabajar con dos pantallas, nos permite ser mucho más ágiles a la hora de poder escribir distintos documentos, trabajar con planos o analizar distintos datos. Hoy en día ya no nos extraña que en nuestros puestos de trabajo tengamos un setup con dos o más pantallas. Pero en los viajes de negocios es imposible desmontar esa configuración de monitores para llevarla con nosotros todo el tiempo.

Además, el uso de los ultrabooks cada vez está más extendido y aunque es la forma más sencilla de llevar nuestra oficina a cualquier sitio, las limitadas dimensiones de la pantalla hacen que sea bastante incómodo trabajar en según y qué tareas en las cuales necesitamos un extra de pantalla o algo aún mucho mejor, una pantalla secundaria.

Una forma sencilla de poder añadir una pantalla secundaria sin necesidad de llevar a cuestas un monitor y todos sus cables y accesorios sería usar una tablet como segunda pantalla.

Añadir una tablet como pantalla auxiliar nos puede sacar de más de un apuro, ya que la podemos usar como teleprompter en una presentación o podemos extender la pantalla del PC para tener abiertas diferentes programas o ventanas y disponer de la pantalla principal para trabajar.

Usando una tablet

Opciones de uso de una pantalla auxiliar

Si trabajamos con Windows 10 y queremos usar una segunda pantalla el sistema operativo nos permite diferentes usos.

Duplicado

Si seleccionamos esta opción lo que nos mostrará en la segunda pantalla será lo mismo que en la pantalla principal y lo que hagamos en la pantalla principal se verá reflejado en la segunda. Es una opción útil si tenemos que enseñar una pantalla a un grupo de personas en una mesa y nosotros debemos trabajar sobre lo que ellos están viendo.

Ampliar

Si elegimos ampliar pantalla lo que hará el sistema será extender el escritorio en dos pantallas para que podamos trabajar con elementos independientes. Por ejemplo, en la pantalla secundaria puedo abrir distintos gráficos y datos mientras que en la pantalla principal tengo una hoja de cálculo abierta para poder rellenar los datos que voy viendo. De esta forma podemos trabajar mucho más rápido que si tenemos que ir maximizando y minimizando ventanas.

Solo segunda pantalla

Si trabajamos con segunda pantalla, tal y como su nombre indica la imagen de nuestro PC solo se mostrará en la segunda pantalla. Es una opción útil cuando conectamos nuestro portátil a una pantalla más grande y queremos ver, por ejemplo, una película sin que se esté reproduciendo en nuestro portátil y la pantalla de forma simultánea.

Aplicaciones para transformar tu tablet en monitor secundario

Una vez hemos conocido las opciones que nos da Windows 10 para usar una segunda pantalla llega la hora de saber qué necesito hacer para poder trabajar con mi tablet como segundo monitor.

Para realizar esta acción hay varias aplicaciones que nos lo permiten, a continuación, os traemos unas cuantas.

Spacedesk

Spacedesk es una de las aplicaciones más conocidas para usar tu tablet como monitor secundario. Está disponible para Windows 8.1/10 y es necesario descargarse la aplicación cliente para instalarla en nuestro ordenador. Una vez instalado tenemos que instalar la APP Spacedesk en nuestra tablet.

La tablet tiene que cumplir con los siguientes requisitos:

  • Windows 7/8.1/10
  • Android (versión 4.1 o superior)
  • iOS (versión 9.3 o superior)
  • Navegadores compatibles: Chrome (versión 16 o superior), Safari (versión 5.1 o superior), Internet Explorer (versión 10 o superior), Opera (versión 27 o superior.

Para que podamos conectar la tablet a nuestro PC ambos dispositivos tienen que estar en la misma red. Abrimos el cliente en nuestro PC y desde la APP conectamos al PC. Una vez hecho esto tan solo tenemos que ir a la configuración de pantalla de Windows y elegir de qué modo queremos usar la pantalla secundaria (Duplicar, ampliar o usar solo pantalla secundaria)

Splashtop

Splashtop es quizá la aplicación con más sistemas operativos compatibles del mercado. Como en la mayoría de las aplicaciones de este tipo es necesario que nos descarguemos la aplicación en nuestro PC y también en nuestra tablet Android o iPad.

Una vez hemos instalado el servicio en nuestro PC debemos crear una cuenta en la opción Create a Splashtop Account. Una vez tenemos nuestra cuenta creada instalamos la APP en la tablet y nos aseguramos de que tanto el PC como la tablet están conectados a la misma red WiFi.

A continuación, tenemos que ir a la opción Seguridad en la versión de escritorio de nuestro PC y asignamos una contraseña para asegurar la conexión entre el PC y la tablet. Una vez los dos dispositivos están conectados ya podemos seleccionar nuestro segundo monitor en la configuración de pantalla de Windows y nuestra tablet se convertirá en nuestro monitor auxiliar.

Duetdisplay

La última de las aplicaciones que os traemos es Duetdisplay. Esta aplicación permite usar un iPad o iPhone como segunda pantalla de Windows y a diferencia del resto de aplicaciones que os hemos presentado Duet Display solo permite la conexión a través de cable para lo que según sus desarrolladores tengamos la mejor experiencia de uso sin el lag de la conexión WiFi.

Aunque quizá sea la aplicación que mejor funciona también hay que decir que si queremos hacer uso de ella nos tocará abonar los 15’99€ que tiene de coste.

El funcionamiento de esta solución es realmente sencillo, ya que la conexión entre los dispositivos es plug and play. Tan solo hay que descargar e instalar la aplicación y conectar el iPad o iPhone por cable a nuestro PC.

Una de sus ventajas es que nos permite trabajar con la tablet como segundo monitor, pero que conserva todas sus capacidades y características de su pantalla táctil.

El principal hándicap para usuarios de Windows es que el sistema operativo reconocerá la tablet como si esta fuera un monitor genérico. Por este motivo, el sistema operativo limitará su resolución de la misma a tan solo 1024 x 768 píxeles. Esto es sin duda algo muy importante para tener en cuenta en el caso de que quisiéramos usar la segunda pantalla para, por ejemplo, reproducir vídeos en alta definición.