¿Se acelerará el fin de la tarifa plana de ADSL con la llegada de películas en resolución 4K?

La evolución de la calidad de vídeo es imparable. En los últimos días hemos asistido al lanzamiento de la primera película en formato 4K (4096 × 2304 píxeles de resolución). Esto se traduce en un mayor peso en estos archivos, lo que podría acelerar las restricciones de los operadores a las conexiones ADSL.

El formato 4K amenaza con acabar con las tarifas planas de ADSL. En los últimos años hemos asistido a las quejas por parte de los operadores del aumento en el tráfico de datos a través de las redes y cómo se podría dar una situación de saturación. El vídeo tiene gran parte de la culpa de este aumento. No en vano, las predicciones más recientes indican que los servicios de vídeo -desde YouTube a otras páginas de streaming o videoclubs online- harán que el tráfico se dispare en los próximos cuatro años.

En los últimos años hemos asistido a la mejora de las resoluciones de los archivos de vídeo en la Red. De las resoluciones DVD que dominaban hace unos años se ha pasado a la calidad HD (720p) y poco a poco se extiende el formado Full HD (1080p). Los archivos de vídeo de una resolución mayor suponen también un mayor peso de los archivos a descargar o visualizar en streaming. Sin embargo, el nuevo formato 4K amenaza con multiplicar más si cabe este tamaño gracias a la altísima calidad de esta resolución.

Como vemos en XatakaON, recientemente se ha presentado TimeScapes: The Movie, película que presume de ser la primera vendida de forma oficial en este formato 4K. Los usuarios pueden descargarla en varias resoluciones y es en este punto donde vemos las diferencias de tamaño de cada una de ellas. La más alta de ellas ocupa nada menos que 140 GB y se envía a través de un disco duro al usuario que la adquiera, lo que indica el altísimo peso de este formato. Una versión más reducida (31 GB) se envía a través de una memoria USB, pero también podemos ver en este tamaño la diferencia con los actuales archivos HD o Full HD.

Aunque aún es pronto para que se masifiquen los archivos con esta alta resolución, debemos tener claro que es el formato hacia el que se avanza inevitablemente. Por el momento no existe demanda suficiente ante la carencia de dispositivos (monitores, televisores, etc.) que aprovechen al máximo este formato 4K, pero a medio plazo serán una realidad. El miedo a que sea entonces cuando se colapsen las conexiones de banda ancha fija podría mover a los operadores a introducir algunas restricciones como límites de GB mensuales a máxima velocidad.

Esto ya sucede en países como Estados Unidos, donde algunos de los principales operadores apuestan por una limitación en número de GB al mes para las conexiones ADSL y con bonos de GB extra que el usuario puede contratar para descargar o visualizar más contenidos. Este modelo podría ser importado en nuestro país en un futuro.

Otro aspecto que pone de relevancia la futura llegada de las películas 4K es la mayor necesidad de conexiones de alta velocidad. En estos momentos en España tan solo los operadores de cable como Ono así como Movistar con su red de fibra óptica, ofrecen conexiones que permitirían acceder con calidad a archivos de semejante tamaño. Es de esperar que cuando lleguen los nuevos contenidos estas conexiones tengan una mayor tasa de penetración en España.