Las operadoras dejaron de facturar miles de millones de euros por culpa de WhatsApp

La batalla entre los SMS y los nuevos servicios gratuitos como Whatsapp para lograr la supremacía en el envío de mensajes cortos se convirtió en una pesadilla para las operadoras hace tiempo. Muchos ya afirman abiertamente que el SMS ha muerto, y lo peor es que los resultados indican que el agujero económico que esta guerra ha dejado parece ser enorme.

La caída del servicio de mensajes cortos de las operadoras telefónicas es de hasta un 9 por ciento con respecto a los resultados del año anterior. Estos datos significan que las telefónicas han perdido globalmente la astronómica cantidad de 10.000 millones de euros por el descenso del uso de los servicios de mensajería instantánea. Estos resultados proporcionados por un estudio de la consultora tecnológica Ovum apuntan a un descenso progresivo y que parece no tener fin. Para 2012, el citado estudio augura que los datos serán mucho peores todavía.

En España la situación sigue la misma tendencia, hace algunos años el SMS suponía una de las mayores fuentes de ingresos de las operadoras nacionales. Ahora, el auge de Internet le supone a estas empresas una caída interanual de entre el 12 y el 21 por ciento de la facturación por el envío de mensajes cortos.

No obstante, no podemos caer en la lectura fácil. El negocio de la telefonía móvil está cambiando y las empresas se adaptan a esos cambios. Una de las muestras más claras de ello la tenemos en los resultados que France Télécom acaba de presentar sobre Orange España en 2011. La filial española ha aumentado sus ingresos por tráfico de datos en un 24,1 por ciento con respecto al año anterior.

A pesar de ello, en nuestro país las operadoras hacen piña y ya se espera el inminente lanzamiento de Joyn, su plataforma anti-Whatsapp. Esta tecnología, conocida como RCS-e, es la respuesta de la industria al problema y su posible éxito es todavía una incógnita para muchos.

¿Has dejado de enviar SMS por culpa de WhatsApp?