Los operadores móviles podrían ir a los tribunales ante la bajada de precios propuesta por la CMT

Los grandes operadores móviles han vuelto a mostrar su disconformidad ante la decisión de la CMT que pasa por acelerar los plazos para la rebaja en los precios de terminación de llamadas en las redes móviles. Su siguiente paso podría ser acudir a los tribunales para intentar frenarla.

La pasada semana la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) soprendía anunciando el adelanto en la rebaja de las tarifas de terminación en llamadas a móviles. En un principio, la propuesta del regulador de las telecomunicaciones en nuestro país pasaba por disminuir estos precios de 4 céntimos (4,98 céntimos en el actual caso de Yoigo) a 1,09 céntimos en octubre de 2014 de una forma escalonada. El anuncio de la CMT supuso acortar estos plazos y sería el 1 de enero de 2014 la fecha definitiva para esta reducción.

En el momento de anunciar los plazos iniciales ya informamos sobre el malestar creado entre los grandes operadores al respecto. Según señalaban fuentes relacionadas con Movistar, Vodafone y Orange, se consideraba una "bajada artificial" de los precios que haría "muy difícil" que los operadores pudieran recuperar los costes, recordando que este sector es uno de los pocos "deflacionistas" que ofrece continuas rebajas en los precios finales a los usuarios sin la intervención de otros agentes.

Pero en esta ocasión, el adelanto de nueve meses en la rebaja de los precios de terminación podría haber colmado la paciencia de algunas compañías. CincoDías.com asegura que Movistar y Vodafone estarían planeando recurrir a la Justicia si finalmente se aprueba este calendario. En un primer momento intentarían agotar la vía administrativa mediante un recurso público potestativo ante la CMT. En caso de perderlo optarían por acudir a la Audiencia Nacional aunque no estaría descartado que fuesen directamente a este tribunal a formular su queja.

El diario cita a fuentes jurídicas consultadas sobre el tema y éstas señalan que hay posibilidades para pedir medidas cautelares que frenarían el proceso si los operadores demuestran que provocaría un impacto directo en sus cuentas afectando a su planificación presupuestaria. Las compañías subrayan que ya están "moviendo a los clientes a planes de precios más atractivos" y que no es el momento adecuado para una medida similar dada la grave crisis económica actual. Consideran que el sector ya está muy gravado fiscalmente y que la rebaja propuesta reduciría sus ingresos y consecuentemente sus planes de inversión, por ejemplo, en nuevas redes de banda ancha móvil.

Hasta que la Comisión Europea no dé el visto bueno a la propuesta de la CMT no se aprobará el calendario de forma definitiva. Habrá que ver entonces cuál es la reacción de las principales compañías, que verían cómo -en caso de aprobarse- España estaría en la línea de otros países europeos como Reino Unido, Francia, Italia, Bélgica, Holanda o Portugal, cuyos precios son acordes con la rebaja propuesta por el regulador.