Políticos, policías y famosos no son denunciados por la industria si usan BitTorrent

En el último año nos hemos hecho eco de las numerosas denuncias a usuarios particulares de redes P2P como BitTorrent, con especial incidencia en Estados Unidos. Sin embargo, ahora conocemos que en función de sus profesiones, algunos de estos usuarios se han librado de estas demandas.

Nuevos datos que confirman la arbitrariedad de las persecuciones por parte de los grupos antipiratería y la industia cultural y del entretenimiento contra los usuarios de BitTorrent. En los últimos meses hemos asistido a una política de demandas, especialmente en territorio estadounidense y británico, muy intensa que nos ha deparado todo tipo de casos extravagantes a la par que indignantes. Un ejemplo fue el de una denuncia de la industria pornográfica contra un usuario ciego, a quien acusaban de haber descargado sus películas.

Recientemente el portal Torrentfreak.com informó sobre unos testimonios que vendrían a confirmar que ciertos usuarios de redes P2P recibirían un trato de favor por parte de los demandantes. En concreto la industria evitaría enviar sus amenazantes cartas en las que se piden cantidades económicas para evitar llevar a juicio al usuairo a determinados y poderosos colectivos.

Por ejemplo, los policías y soldados del país norteamericano no serían culpables de infringir el copyright aunque descarguen material pornográfico. El citado portal revela que tanto en estos casos como en los de políticos, famosos y usuarios que fallecieron se les ignoraba y se pasaba a denunciar a otra persona. Como excusa para fundamentar el no demandar al colectivo policial es que podrían estar realizando "operaciones encubiertas".

Las listas de denunciados por parte de la industria del copyright engloban a miles de usuarios a pesar de que la Justicia acaba por desestimar la mayoría de las denuncias. El pasado mes de agosto, sin ir más lejos, vimos cómo un juez desestimaba el 99% de las más de 23.000 demandas contra usuarios y no precisamente porque fuesen policías, políticos o simplemente famosos, sino por el escaso fundamento de estas persecuciones.