El tethering, en el punto de mira de los operadores

El tethering, en el punto de mira de los operadores

Redacción

La llegada de los smartphones y la banda ancha móvil ha traído consigo múltiples posibilidades a través de los terminales móviles. Una de las nuevas funciones de éstos es permitir ofrecer la conexión móvil a otros dispositivos a través del smartphone. Denominada "tethering", esta técnica no gusta a algunos operadores.

Desde el blog de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) conocemos el último acercamiento a la técnica bautizada como "tethering". Esta permite transformar nuestro teléfono móvil en router para ofrecer Internet a otros dispositivos como, por ejemplo, un ordenador portátil o una tableta. La forma de hacerlo es sencillo, ya que basta sincronizar ambos dispositivos por cable o Bluetooth e inicar la conexión.

Aunque parece obvio, hay que recordar que no todos los smarpthones permiten esta técnica. Para llevar a cabo el proceso, cada móvil cuenta con un sistema propio, y en algunos casos se necesitan aplicaciones como PDANet o AziLink para terminales con sistema operativo Android. De este modo, se puede compartir la conexión WiFi o de la propia red 3G con otros equipos. Este último aspecto no acaba de convencer a los operadores y por eso limitan las posibilidades de sus conexiones móviles en algunos casos.

A pesar de que no todos los operadores lo hacen, algunos bloquean el tethering si no se dispone de una tarifa especial para su utilización. En las condiciones de uso de cada conexión detallan cuáles pueden ser compartidas a otras plataformas desde el móvil y cuáles no. En Estados Unidos la batalla entre operadores y usuarios que demandan tethering para cualquier conexión ha crecido en los últimos meses.

Mientras, en España existe una situación más calmada y no del todo transparente. En la teoría, con las tarifas planas de datos siempre se permite el tethering, aunque algunas compañías sólo lo consienten con las tarifas más caras. Los usuarios demandan con mayor asiduidad este servicio, mientras las compañías se muestran reticentes. El argumento de los primeros pasa por poder hacer lo que quieran con su conexión y su teléfono puesto que para ello los pagan. Por su parte las compañías ven en el consumo excesivo de datos el punto más negativo del tethering, a la par que pretenden obtener una rentabilidad económica por ello.