Vodafone pide a la CMT que Movistar alquile su red de fibra por encima de 30 megas

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) tiene sobre la mesa la propuesta de Vodafone para la eliminación del límite establecido en su normativa y por el cual Movistar sólo está obligada a compartir su red de alta velocidad hasta 30 megas ya que para el operador la evolución de los servicios en Internet así lo demanda.

Como leemos en información de Europa Press, Vodafone continúa pidiendo la eliminación del actual límite de 30 megas que la CMT dictaminó para que Movistar comparta su red de fibra óptica. A partir de esa velocidad, el operador histórico no tiene la obligación de alquilar su infraestructura a ningún operador, lo que sí hace con las conexiones inferiores.

Para el organismo regulador de las telecomunicaciones en nuestro país, obligar a Movistar a ello supondría desincentivar la inversión de los operadores alternativos como es el caso de Vodafone. El límite se impuso en 2009, cuando la CMT dictaminó la obligación para Movistar de proporcionar un servicio mayorista de acceso indirecto de banda ancha de hasta 30 megas en todo el territorio, independientemente de la infraestructura que soporte el servicio, con unos precios orientados a cubrir los costes.

En el momento en el que se impuso el límite, las conexiones con velocidades por encima de los 10 Mbps eran muy escasas en nuestro país, pero la evolución de las tendencias y usos en la Red requieren velocidades mayores y de ahí el despliegue de infraestructuras como la red de fibra óptica que está desplegando Movistar.

El XXV Encuentro de las Telecomunicaciones que se está celebrando esta semana en Santander ha vuelto a servir a Vodafone para pedir que se acceda a la red de fibra de Movistar para que exista una competencia real en las altas velocidades en España. Precisamente, en las mismas jornadas del año pasado, el operador alternativo realizó la misma petición y a lo largo de estos meses la CMT no se ha pronunciado al respecto.

Aunque podemos entender todas las posturas lo cierto es que los clientes que gana Movistar con sus conexiones de 50 Mbps / 5 Mbps (la conexión ultrarrápida más extendida de la compañía) son de muy difícil recuperación por parte de los alternativos. Otra de las posibilidades, como ya apuntó Orange en el día de ayer en las mismas jornadas, pasaría por compartir el esfuerzo inversor entre los distintos operadores para el despliegue de las redes y que todas las compañías compitan una vez desplegadas las infraestructuras, al igual que se está haciendo en otros países como Italia.