Movistar presenta pruebas falsificadas para justificar el registro de un usuario como moroso

La asociación Facua-Consumidores en Acción ha publicado en su web un polémico caso que enfrenta a un usuario con Movistar. Para intentar justificar la inclusión del cliente en el registro de morosos la compañía ha enviado a Facua un contrato que está en blanco y cuya firma ha sido falsificada digitalmente.

Según podemos leer en la versión de los hechos que da Facua-Consumidores en Acción, el caso de Movistar contra un cliente podría acabar en los tribunales tras hacer llegar la asociación de consumidores las pruebas presentadas por el operador a la Fiscalía. Además, Facua ha decidido denunciar "estos graves hechos" ante la Agencia Española de Protección de Datos.

La asociación se remite al inicio del conflicto. En septiembre de 2010, Carlos F.L., residente en Sevilla, recibió una factura de Movistar en la que constaba un número desconocido para él. El usuario reclamó entonces la anulación de la línea pero lo que recibió fue un segundo recibo de 589 euros. La intención de la compañía era cobrar dicha cantidad en concepto de penalización por haber incumplido el contrato de permanencia que iba ligado a un iPhone que Movistar afirma entregó al afectado.

Tras no pagar dicha cantidad, la compañía decidió incluirle en los registros de morosos Asnef y Badexcug. Acto seguido, Carlos acudió a Facua para que la asociación defendiese sus derechos, a lo que esta procedió reclamando al operador que anulase los recibos emitidos de forma irregular y que a su vez se excluyese al afectado de los registros de morosos.

Fue entonces cuando Movistar respondió a través de una carta de su director de Servicios Comerciales en la que asegura que Carlos sí había contratado la línea. "Adjuntamos contrato para su comprobación", justificaba el escrito de la compañía.

Sin embargo, el supuesto contrato presenta unas graves carencias. A la ausencia de datos personales y del número de teléfono dado de alta se le añade una firma que no ha sido manuscrita por Carlos, sino que fue manipulada digitalmente e insertada en el documento. La asociación no lo ha dudado y la Fiscalía de Sevilla ya tiene este polémico caso que podría ser instruido por el procedimiento penal dada esta presunta falsificación de la firma del usuario, lo que podría suponer una fuerte multa para el operador.