La Ley Sinde podría amenazar la existencia de miles de blogs en la Red

La Ley Sinde podría amenazar la existencia de miles de blogs en la Red

Redacción

Las webs de enlaces P2P son sin duda el principal objetivo de la Ley Sinde, una norma hecha a medida para que la se permita el cierre de este tipo de sitios de forma express minimizando la actuación del juez. Sin embargo, los blogs también pueden ser objetivo de la industria cultural según contempla el texto aprobado en el Senado.

Como podemos leer en un ameno y recomendable artículo publicado en Microsiervos, la industria cultural podría parapetarse en la polémica Ley Sinde para disparar a fuego a discreción apelando a los derechos de autor y sus supuestas infracciones en la Red. De todos es sabido que portales como Seriesyonkis o Cinetube están en su punto de mira a pesar de que no albergan contenidos protegidos con derechos de autor y han sido legitimados por numerosas sentencias judiciales en nuestro país.

Mas la lucha en la defensa supuesta defensa de estos derechos de los artistas en la Red podría poner en el disparadero a miles de blogs alojados en nuestro país. El texto de la norma asegura que se podrán "adoptar las medidas para que se interrumpa la prestación de un servicio de la sociedad de la información que vulnere derechos de propiedad intelectual o para retirar los contenidos que vulneren los citados derechos siempre que el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial".

Es frecuente la utilización de archivos como imágenes para acompañar las entradas en los blogs y la actual Ley de Propiedad Intelectual ya contempla que su utilización no es de libre uso salvo aquellas que tengan licencias abiertas como Creative Commons. A este desfase en dicha ley hay que añadirle nueva norma, que permitirá que las solicitudes de retirada de estos contenidos se produzcan con mayor facilidad, sin necesidad de una demanda por parte de un abogado, siendo la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual quien tome una decisión y no un juez como hasta ahora.

Aunque parece probable que la industria y los autores no se dedicarán a perseguir a la gran mayoría de blogueros y sí a otro tipo de sitios web que parecen crear mayores perjuicios, este tipo de situaciones sirven para entender el retroceso que ha supuesto la aprobación de esta ley. Retirar contenidos de Internet con la ley en mano y sin la autorización de un juez nunca fue tan fácil.