El padre de Internet señala a Apple y Facebook como amenazas para la libertad en la Red

La libertad en Internet cada vez está más amenazada por los gobiernos y las grandes empresas como Apple y Facebook. Esta es una de las reflexiones hechas por Tim Berners-Lee, uno de los fundadores de la web, que la revista Scientific American se ha encargado de recoger y en las que clama por que la Red sea un espacio "libre y democrático".

Según Berners-Lee, tanto Facebook como Apple se han convertido en grandes enemigos de la libertad que de por sí tiene un medio como es Internet con sus prácticas. Este reprochó a la red social que los usuarios no puedan hacer uso de sus datos exportándolos a otros espacios, lo que supone ir contra los principios de la Red al aislar la información.

Respecto a Apple, Berners-Lee criticó la política de "estándares cerrados" de la compañía en ejemplos como iTunes, que impiden "impulsar la innovación". En su opinión, hay que apostar por la descentralización en la web, ya que hará posible una innovación tal y como ha sucedido en el pasado. Por otro lado, quiso poner como ejemplo de "herramienta que ayudará al progreso" el protocolo HTML5, ya que permitirá a los usuarios desarrollar contenidos de forma libre y gratuita para continuar avanzando y mejorando en la Red.

Defensa de la neutralidad de la Red

Por otro lado, y como no podía ser de otra forma desde su posición, Berners-Lee insistió en la protección del principio de neutralidad de la Red que ha existido desde el nacimiento de Internet. Desde su origen, la web "se ha basado en principios igualitarios que han fomentado que miles de personas hayan formado parte de la World Wide Web", apuntó.

Sin embargo, la situación actual está poniendo en serio peligro este principio. La mayor amenaza en estos momentos la constituyen los operadores, que en su opinión, "están siendo tentados para frenar el tráfico a los sitios con los que no han hecho acuerdos". Por otro lado, otros agentes que también ponen en riesgo este principio son "los gobiernos totalitarios y democráticos que están monitorizando los hábitos online de las personas, poniendo en peligro importantes derechos humanos".

Prácticas como la gestión del tráfico por parte de las empresas y los gobiernos no sólo supone atentar contra los principios fundamentales de Internet sino que podría suponer la pérdida de "libertad para conectarnos con cualquiera en cualquier sitio". "La web es de los usuarios, es un recurso público", sentenció. Todo un ejemplo de sensatez y buenos argumentos que podrían ser completamente ignorados si las legislaciones avanzan camino a destrozar un principio tan básico para la libertad en Internet como es el de neutralidad de la misma.